domingo, 17 de agosto de 2014

EL ÚLTIMO BAILE -Relato-

El último baile. Y era la rabia la que le hacía bailar. Noches insomnes y largas, días sin fin en los que la odió por su indiferencia. Su amor había muerto, era un amor mortuorio pero además conocía muy bien esa mirada, no volvería a verla…Se sentía como un mutilado por el amor o tal vez por la carencia de este, y bailaba porque sabía que era el último baile, y giraba y giraba impulsado por su propia rabia…Aún sabiéndose un segundón pudo sentir por ella desprecio y en él vio la antítesis del amor que no en el odio. Así, desde su tumba interior y mirándola de soslayo le dijo:

-      Este será el último baile.

Ella no se pronunció y con su silencio de una gran crudeza emocional él pudo comprender que vivía en un mundo colmado de señales confusas, comprendió que su soledad era su condición más íntima y entendió que enamorarse no es más que dibujar corazones con dos nombres dentro.

Sintiéndose como se sentía en el bando hostil decidió aprovechar el último baile, pese a su rabia, pese a la indiferencia de ella, pese a su amor  mortuorio, pese a aquella mirada huidiza, pese a sentirse un segundón y percibir el desprecio, pese a aquel silencio de gran crudeza emocional, pese a su soledad más íntima…Pese a todo, decidió girar y girar como el mundo lo hacía colmado  de señales confusas, y giró y giró en el que fue su último baile, colmado de tristes y profundas señales confusas también.

Y todo esto mientras ella permanecía en silencio.

sK


                                                     

miércoles, 16 de julio de 2014

CERRADO POR VACACIONES

                                                                 

sábado, 12 de julio de 2014

MÍRAME Y NO ME TOQUES

Dicen que todo lo que empieza está condenado a terminar, sin embargo aquí estoy preso de mis cavilaciones.

Todo tiene su alma y aunque pueda parecer  muy fuera de razón a mí no me faltan razones para vivir cada día con la actualidad de mi meta…Sin embargo la vida manda y nos lleva por lugares imprevistos y en esta tesitura cualquier sorpresa puede ser el adelanto de una pésima suerte…

Mírame y no me toques porque si no se terminará de deshacer el puzzle de mi persona, al que le faltan piezas, que un destino hostil se está esforzando por extraviar.

Mírame y no me toques porque al mínimo contacto podrás comprobar que cada soledad depende de las condiciones de su mundo, y como nuestros mundos son diferentes no me comprenderías, aunque ahora, yo no necesito comprensión.

Mírame y no me toques porque tal vez este vértigo confuso sea contagioso y entonces tengas las mismas inclinaciones que yo, verás claramente que la vida no es directa, ni va nunca por un solo camino y esto de una manera casi inapelable te llevará al punto en el que yo estoy.

Mírame y no me toques porque si no te introducirás en mi alma y cuando yo vuelva a entrar en mi interior sentiré esa asfixia que ocasiona la incomodidad existencial.

Mírame y no me toques porque desde la distancia y la ironía siento que tengo armas para defenderme del mundo entero y estando como estoy en el centro del Universo sólo puedes aprender a mirarme, a sospechar o a inventar porque si me tocas, esta experiencia personal iluminadora se echará a perder y entonces tendré que volver al principio, a vivir, a tratarme con la gente, a sentirme solo en situaciones extrañas, a afrontar los acontecimientos, a tomar decisiones, a descubrir la realidad, que por cierto, es una máquina de exigencias que yo no estoy dispuesto a asumir.

Mírame y no me toques, y recuerda que todo lo que empieza está condenado a terminar…Yo intentaré recordarlo también…

sK