miércoles, 22 de junio de 2011

CRECER CON LAS PENAS

El mundo es bonito e infinitamente grande, sin embargo hay muchas personas que viven vidas infinitamente pequeñas, pobres y simplistas, y esto es porque no han crecido, sus experiencias vitales no han sido aprovechadas en forma de lecciones y no han podido o sabido aprender. Estas personas son capaces de hacer mucho daño a los que les rodean pues son tiranas y autoritarias, no saben dar ni recibir, y al final se quedan muy solas pues su incomprensión es generadora de conflictos y penas...
Todos tenemos penas en nuestros corazones aunque no lo expresemos, aunque no lo compartamos, nadie nace inmune a este respecto, sin embargo podemos vivir y crecer con ellas. Ellas son portadoras de tristeza pero también de sabiduría, ellas son la señal más clara de nuestra condición de humanos, el secreto para convivir con ellas es tomar conciencia de su existencia y su presencia en nuestro ser, asumirlas y reconocerlas como parte de nosotros, como fruto de nuestra historia... Hay que dejar que fluya el dolor que ocasionan pero no dejar paso al sufrimiento; el dolor es pasajero, el sufrimiento no.

sK

2 comentarios:

  1. es cierto que hay personas simples que no crecen y que además tienen la osadía de hacer daño como forma de vida sintiéndose excusados por yo que sé: miedos, sentimientos de rechazos, baja autoestima, quizás infancias dolorosas, .... Pero afortunadamente también hay personas, a las que envidio, que fruto de su alma y aprendizaje, han optado (creo que acertadamente) por vivir de forma sencilla (mental, física y sentimentalmente).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, menos mal que como dices hay personas y personas...Afortunadamente...

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.