lunes, 27 de junio de 2011

LAS NEURONAS ESPEJO

En la vida nos encontramos ante situaciones difíciles, inoportunas, complejas y no en pocas ocasiones, estas circunstancias bloquean nuestro sentir haciendo oscurecer las emociones, complicando así, el proceder de nuestras acciones y conductas.
        Y nadie puede juzgar a nadie, pues el simple hecho de pertenecer a nuestra especie (la humana) ya es per sé la causa y consecuencia de multitud de hechos que se suceden en el camino de la existencia…Por tanto, y siempre lejos de excusar determinadas conductas o acciones alejadas de lo que se denomina ético o moral (complejo debate por cierto), me gustaría hacer hincapié en el denominado beneficio de la duda, pues nunca se sabe cómo procederíamos ante un determinado acontecimiento que nuestro vecino ha vivido pero a nosotros no nos ha tocado vivir…
        No resulta difícil respetar al prójimo estando lejos de compartir su proceder, se puede aceptar pero no necesariamente entender…Y de lo que deberíamos estar exentos es de juzgar a nuestros iguales, pues esta etiqueta ya nos incluye en el mismo grupo, y eso implica que nosotros en un momento dado o sin dar podremos reaccionar de la misma manera como mínimo.
        En el camino de la tolerancia el diálogo se hace imprescindible; el intercambio y la reciprocidad fundamentales, y un desarrollo maduro en el mundo de los afectos, el as que nuestra manga debe guardar para asegurar el éxito del” buen proceder”.

        De otra parte resulta innegable la valoración que debemos hacer de la actual estructura social, estamos inmersos en el siglo XXI y las necesidades de la población en general, y de los diferentes grupos sociales o de edad son cambiantes, los gobiernos asegurarían el éxito de sus políticas si realmente escucharan a su pueblo, si realmente fueran los canales de resolución auténtica en cuanto a la cobertura de las necesidades reales, que no sentidas…Si por un instante los dirigentes políticos se pusieran en el lugar de los emigrantes, los discapacitados, los grupos étnicos, los homosexuales, las víctimas del terrorismo, los toxicómanos, los desempleados y un largo etcétera de colectivos en desventaja social …¿y sus familias?, ¿quién se pone en el lugar de éstas?...
       
        Cuando era una niña siempre pensaba que de mayor quería ser feliz…Ahora con la madurez machacando mis emociones ya he asumido que la felicidad es un bien efímero, y sé que hay muchas personas en el mundo para las que no es ni tan siquiera eso…Es tan triste … Un sentimiento devastador para aquellos de la especie que además somos humanos , y para los  que no nos resulta complicado utilizar las denominadas neuronas espejo...Devastador por la impotencia que genera, porque parece que estamos abocados a una autodestrucción masiva, de la cual seremos los únicos culpables y para la cual tampoco parecemos preparados…La fuerza temible e irrefrenable de la naturaleza con sus elementos, parece también colaborar y sin lugar a dudas todos deambulamos por el camino del fracaso, el cual podría ser un mal bien merecido.

        Así pues, si el destino es uno, único y final ¿porque no podemos hacer más llevadero este tránsito?...¿Porque nos esforzamos en poner centenares de limitaciones?, llámense prejuicios, cuestiones culturales e incluso trabas psicológicas…Resulta casi dramático pues ni desde un punto de vista egoísta se puede ver la luz, somos seres incompletos porque necesitamos de los demás, todos necesitamos el reconocimiento de los otros, su calor, cariño, amor y de la manifestación de afectos: una sonrisa, un beso, un gesto cariñoso, abrazos…¿Qué estamos haciendo?...¿ De que estamos hablando?...¡De un bloqueo universal que nos impide valorar al prójimo como merece, como todos merecemos!...Pinta mal el panorama, muy mal y me planteo que casi no hay hueco para la tristeza ya que andamos alejados de poder sentir en el sentido más amplio y estricto de la palabra…

sK


                                            



                                            

                             
                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.