domingo, 31 de julio de 2011

EL DOMINICAL: MONSERRAT

Monserrat desapareció una oscura y triste mañana de invierno dejando sus ansiolíticos y la siguiente nota en la cómoda de su habitación:

“Amanece y desde la ventana  puedo verla...La elipse con la tela de araña...Puedo verla con una nitidez que asusta y aniquila, con una precisión total y absoluta, con una claridad inusitada...Solo puedo verla yo, nadie más...Es intransferible y personal...Mi cabeza como su creadora no puede desecharla, pues entiende que en ella mi ser ve la realidad, mi realidad tal y como mi sentir quiere, tal y como mi estructura mental merece...Anoche Jorge en la sesión habitual, me dio a entender que comprendía el significado de mi creación...Él no la ve, pero me comprende y acepta...Él sabe que la elipse es mi sentir y la tela de araña  mi mundo interior, por eso la primera surge como flotando conteniendo a la última...Y no dejo de verla, aunque a veces pasan días sin su presencia, sin embargo cuando menos lo espero surge radiante, allá en lo más alto del firmamento, recordándome que mi obsesión es la que está acabando con mis fuerzas... Esto me provoca tristeza, mucha tristeza; sin embargo no puedo hacer nada, no tengo fuerzas...Estoy sola…”

sK

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.