miércoles, 3 de agosto de 2011

CREANDO UTOPÍAS


Cuanto cuesta entender que no podemos sufrir por aquellas cosas que no podemos cambiar, y sí luchar por aquellas que  podemos transformar…La vida es un cúmulo de experiencias de las que debemos aprender, de lo contrario, aparecen los fracasos que en forma de trastornos nos impiden desenvolvernos saludablemente, y así de forma paulatina, asistimos a la destrucción de  nuestros sueños, que desaparecen entremezclados con el tupido y oscuro velo de la mente.
Una autoestima con calidad, nos permitirá afrontar y enfrentar los continuos ataques a nuestra persona, actos, juicios u opiniones, pues la comprensión, la tolerancia y la aceptación (aunque las hay) en general, brillan por su ausencia.
La individualidad aporta muy poco a nuestro favor, pues aunque es la esencia de cada ser humano, se pierde en el tumultuoso y complejo proceso colectivo que algunos hacen llamar socialización, otros cultura y otros educación, pero que en resumen, no es más que el resultado de una generalidad egoísta, mal pensante, mal sonante y repleta de inseguridades, todas ellas, camufladas bajo formas de vida acomodadas pero que sin embargo y en el fondo, son incómodas en su interior y en su sentir.
La vida mirada de frente no es tan complicada, somos nosotros los que nos encargamos de convertirla en un trance insalvable, tortuoso y esquivo, que deteriora la buena marcha del viaje que desde nuestro nacimiento emprendemos, con claro desconocimiento de causa, pero con un abanico de posibilidades considerable, naciendo desnudos como lo hacemos. Y yo creo que la desnudez es clara, real y genuina, no oscura, aparente y adulterada…
Con una facilidad maquiavélica nos cargamos las emociones del prójimo a base de pensamientos rígidos, incomprensión y crueldad, pasando por alto la evidencia de nuestra condición: todos sentimos.
La diferenciación viene dada por las actitudes tolerantes, que basan en el respeto sus relaciones e interacciones; la ternura y el afecto, la comprensión y la aceptación, la base donde construir la estructura social que nos toque vivir…El problema que no inconveniente, es que nuestra estructura social ya parece estar hecha…Y nuestro papel es fundamental convirtiéndonos en protagonistas de lo que tenemos, ¿quizás, creemos tener?…La CREACIÓN es una palabra con mayúsculas y es sinónimo de creatividad, participación e imaginación, sin embargo, no todo lo que se crea es digno de mencionar o de admirar... Y son tantas las ocasiones en que mencionamos y admiramos creaciones falsas, capciosas y vacías que además sólo nos acarrean desgracias...Eso ocurre tan a menudo, que hemos generado una especie de inercia patológica de la que ya no tenemos escapatoria posible, ¿y acaso esto nos preocupa?... Yo diría que no, porque en el fondo no somos conscientes del mundo que hemos creado…Yo diría que no, porque en el fondo no somos conscientes del dolor y del sufrimiento que hay en nuestro Planeta…Yo diría que no, porque todavía pensamos y creemos en utopías, y esto es un claro síntoma de que lo creado, tiene importantes deficiencias y no cumple con nuestras expectativas reales.

sK

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.