martes, 9 de agosto de 2011

¿CUÁNTO AGUANTAMOS MIRANDO AL SOL?


La base de las relaciones está en no desear para el otro lo que no deseamos para nosotros, son muchas las veces en las que los juicios y prejuicios nos alejan del compartir desde la aceptación…Pero muchas también son las ocasiones en las que no sabemos con claridad qué es lo que deseamos ni para nosotros mismos… Creo que los conceptos y las definiciones se confunden, por ello no somos comprensivos, porque no conocemos el alcance real de determinados conceptos y en muchísimas ocasiones de lo que sentimos, es decir de nuestras emociones: “¿Estoy enamorado-a, le /la quiero, le/la amo?”…Suele ocurrir que mantenemos y alimentamos relaciones sin saber los “motivos reales”, limitándonos a los “motivos sentidos”, lógicamente esto tiene sus consecuencias…Mirar al sol durante cierto tiempo quema, las relaciones nocivas o no deseadas también lo hacen…
Lograr diferenciar las necesidades sentidas de las reales nos facilitará el proceso de discernir con claridad, para así asegurar el éxito en la toma de decisiones.
Pero a veces, no podemos tomar decisiones correctamente, pues nuestro organismo está sometido a factores externos y estresantes, que importunan la noble tarea o entorpecen el funcionamiento de nuestros mecanismos... ¿Es compleja la vida, somos complejos nosotros o no existe tal complejidad?... ¿Cada uno lee hasta dónde puede, cada cual recoge de lo que siembra, cada quién es cada cual?...
Si no aguantamos nuestra mirada clavada en el sol por mucho tiempo, ¿porqué aguantamos que algunas de nuestras relaciones, nos claven estacas de dolor y sufrimiento en nuestros corazones durante toda una vida?...

sK

2 comentarios:

  1. En las relaciones y sobre todo en las de "pareja", aparte de la lógica cuentan los sentimientos:...

    Lo que siempre comienza siendo un "enamoramiento" dá,rápidamente paso a otro tipo de sensaciones que con el tiempo van cambiando de intensidad(el arrebato se vá calmando), duración(lo que parece eterno se vá tornando ocasional), variedad (lo único se vuelve cotidiano)y así vamos adaptándonos (ó no),acercándonos(ó no), alegrándonos (ó no) y en fín compartiendo (ó no) nuestra vida con la que escogemos (eso, sí)como nuestra pareja...

    Es lo que tiene el ser humano, la eterna lucha al decidir entre la lógica y el sentimiento, entre la teoría y la práctica... esa maravilla del "libre albedrío" que de libre no tiene nada... ja, ja, ja

    ngp

    ResponderEliminar
  2. A lo mejor no hay que decidirse por una sola cosa y buscar la fórmula para combinar ambas...Aunque sea dificil...
    Un abrazo ngp.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.