martes, 2 de agosto de 2011

LOS SUEÑOS...

Donde nadie pueda entrar, donde nadie pueda imaginar…Ahí están ellos…A todos se nos están permitidos, todos queremos tenerlos, poseerlos y disfrutarlos…Son algo común a nuestra especie, forman parte de nuestras vidas, y no podemos consentir que se acaben o que mueran por los rincones de nuestras almas…Debemos alimentarlos en su justa medida, y colocarlos dónde más nos convenga: en nuestra conciencia, en el inconsciente, quizás en el supraconsciente….Ellos pueden salvarnos cuando nos situamos al borde del abismo, complacernos cuando las fuerzas flaquean, hacer que nuestros labios dibujen una sonrisa ante la adversidad, transportarnos en un espacio de tiempo tan corto como efímero y por ello de una gran belleza…
¿Habéis dado alguna vez un paseo por un cementerio?...Almas rotas, corazones partidos, razones perdidas, sueños truncados, pasiones secretas, proyectos frustrados…Todos conviviendo desde el no ser, el no estar y el no parecer…
¿Es como algunos dicen un sueño eterno la muerte?... ¿Entonces siendo mortales, cómo es que nuestros sueños adquieren la característica de la eternidad?... ¿Es un sueño la vida, parece un sueño la muerte?...¿Entonces, estamos soñando constantemente?... ¿Haya o no haya latido siempre habrá sueños?...
Me parece bonita la idea de  eternizar nuestros sueños y eternizarnos nosotros, dejando a los que se quedan, el imperecedero recuerdo de nuestra persona. 

sK


                                                                 
 

                                                    

2 comentarios:

  1. De acuerdo y muy bonito el resumen que haces en el último párrafo... y como alguien en algún momento dijo: "los viejos sueños eran buenos sueños! No llegaron a cumplirse, pero me alegro de haberlos tenido"...

    ngp

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que si ngp, hay que alegrarse de tener sueños y de haberlos tenido, y además no dejar de tenerlos...
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.