martes, 6 de septiembre de 2011

DESPUÉS DE VEINTE AÑOS -Relato-

Un vuelo majestuoso, elegante, casi envolvente; observándola pude comprender que su vuelo en la ciudad podría convertirse en torpe, cargado, podría incluso pasar desapercibido…Sin embargo, actualmente no era ese el caso y la belleza de su colorido quedaba realzada por el ambiente…Un ambiente relajado en un espacio abierto… La libertad por excelencia, los anhelos cumplidos…De repente alguien interrumpe a la fascinada espectadora, es decir a mí…
-“¡Buenos días!”...Sorprendida en mi mundo giro la cabeza sin mover el resto del cuerpo y respondo sonriendo...
-“¡Buenos días!”...
-“¿Puedo sentarme junto a ti?”.
-“¡Sí, claro que puedes!”... Lo cierto es que sola me encontraba muy bien pero el chico no me desagradaba… El joven se acomodó a mi lado y descubrió  rápidamente el motivo de mi encantamiento…
-“¡Es preciosa, nunca había visto una mariposa de esas dimensiones y con ese colorido!”... Le miré sonriendo. Él también sonrió. Después de unos minutos en silencio me dirigí de nuevo a él…
-“Tengo la esperanza de encontrar sentido a mi vida, y esta mañana desde aquí, observando esta  maravilla, mi interior se ha removido”…
-“¿Y eso es bueno o malo?”...Retiré mi mirada de la suya y contemplando el monte añadí...
-“Ciertamente… ¡No lo sé!”… Rompimos a reír…Y a continuación  le pregunté…
-“Y tú, ¿porqué estás aquí?”...
-“¡Buena pregunta!...Supongo que no me gusta la idea de ser quién soy, gracias a los palos de la  vida, y a los demás”… Hizo una pausa y continuó…
-“Es mi mente ¿sabes?, tengo la esperanza de entender”…
-“¿Entender qué?...
-“Entender”…
Nos miramos profundamente, quizá comprendiéndonos, quizá sintiéndonos incomprendidos, nos miramos y después miramos al valle… Era la hora del desayuno así que entramos en el comedor. La disposición de éste era perfecta, como en un hotel de la costa, en su centro, unas amplias y rectangulares mesas con nítidos manteles de algodón de un blanco nuclear, y sobre éstos, bandejas con bollería de todo tipo, pan, mermeladas variadas, mantequilla y margarina, café, té de todos los sabores y colores, zumos variados y fruta…Un buffet en toda regla… No sentamos juntos, dos desconocidos desequilibrados que habían decidido conocerse, pero al parecer y sobre todo, así mismos .Comimos  frente a frente, en una pequeña mesa redonda  cuyo centro lucía un hermoso centro de flores naturales, que el servicio se encargaba de cambiar a diario, y que esa mañana se le había antojado  de color naranja, eran caléndulas naranjas mezcladas con unos ramilletes blancos que crecían por doquier en los alrededores de la casona…Varios ventanales inmensos y antiguos rodeaban el comedor haciendo que la claridad y la ventilación se convirtieran en dones maravillosos que por cierto, no pasaban desapercibidos … Todos nos habían visto entrar desde el porche, hecho que no podía pasarse por alto en un entorno tan pequeño y con tan pocas personas, digamos que cada uno ató sus propios cabos, y nosotros lo pudimos presentir a través de las miradas cuando entramos en el comedor y saludamos. Sin embargo, decidimos en ese preciso instante que no nos iba a importar... No, nada en absoluto… El desayuno transcurrió apaciblemente…Nuestra vida en común sin embargo no, por eso nos separamos irremediablemente, para poder encontrarnos a nosotros mismos ya que juntos, esto no podía suceder… Ahora que me he encontrado a mí misma, le necesito y quiero estar con él… Ahora que han pasado veinte años y definitivamente ya no puede ser… Irremediable y definitivamente ya no puede ser...

sK


                                                                           

                                                  

                                                 




                                                                                                                                                                 

5 comentarios:

  1. Como cantaba Gardel y, posteriormente Estrella Morente en la peli de Volver (Almodovar)...

    "Sentir que es un soplo la vida, que veinte años no es nada que febril la mirada, errante en las sombras
    te busca y te nombra".

    ¿Y qué son 20 años? Nada en una larga vida.

    ResponderEliminar
  2. Aunque en veinte años, que pasan volando, pueden ocurrir muchas cosas...
    Buenos días Marieta, un beso...

    ResponderEliminar
  3. Jajajajjajajajjajajajajaj!!! Tu veraaaaaaaaaas. "Volando voy, volando vengo. Por el camino, yo me entretengo" (Camarón). Hay música para todo.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que 20 años es mucho... para lo bueno y para lo malo... puede significar una condena mayor ó un gran regalo, pero en ambos casos de larga duración!! otra cosa es que día a día se nos pasen los años sin tener conciencia de ello.... pero que pasan, pasan!! así que a aprovechar lo bueno y a intentar remediar ó cambiar ó asumir y continuar con lo no tan bueno...

    Y por supuesto no quedarse anclado en lo que pudo ser y no fué!!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.