jueves, 15 de septiembre de 2011

LA SOLEDAD: AMPLIANDO SU CONCEPTO

Sentimos la soledad...La sentimos a cada momento, en cualquier situación , la sentimos como el escenario en el que toda una vida transcurre con la normalidad de un destino predeterminado ...La sentimos y es que nunca dejamos de sentirla, aunque en ocasiones la juzgamos más cercana y en otras se aleje temporalmente ...Y nos entristece y nos alegra a la vez y nos incomoda y nos complace también y siempre permanece en nosotros incondicional y perseverante ...Es un sentimiento tan profundo e intenso que me pregunto si será fruto de nuestras circunstancias, o quizás es algo natural e inherente  a la especie humana...De su mano podemos aprender muchas cosas, decía Jamyang Khyentse “que el  maestro interior no nos ha dado jamás por perdidos, ni por un solo segundo, trabaja duro para despertarnos y guiarnos de vuelta a la verdad, cuando alcanzamos ésta, el maestro interior se convierte en maestro exterior y ese encuentro es el más importante que puede producirse en una vida.”…¿Por qué no aprovechar ese sentimiento de soledad cuando surge?, disfrutar de nuestra sola y única compañía para encontrarnos a nosotros mismos, para sentir y fluir sin tapujos, para aceptarnos o re-educarnos…La soledad no es estar solos, estar solos es no saber muy bien quién es la persona que habita nuestra piel, y no importa estar rodeado de cientos de personas, pues si no sabemos quienes somos realmente nos sentiremos más solos todavía…Rodearse de gente con un auto-conocimiento razonable sí es saludable, hacerlo ignorando nuestra esencia real puede ser contraproducente para nosotros mismos, pues nuestra vulnerabilidad queda expuesta descarada y peligrosamente.
Resulta evidente y aunque todo depende del prisma con el que se mire, el hecho de que la soledad a veces nos llega sin querer, sin embargo si este es el caso, siempre estaremos mejor preparados para lidiar con ella, si nos sentimos a gusto con nosotros mismos y aprendemos a disfrutar de nuestra propia compañía…No tenemos nada que perder, sabiendo que todos tenemos un maestro interior por convertirse en maestro exterior, y sabiendo además, que en este encuentro tan importante los protagonistas somos nosotros…Cada uno de nosotros…La soledad no es estar solos, ni tan siquiera sentirse solos, la soledad es algo más profundo, es pensar que sólo somos lo que está a la vista, lo que todos ven y lo que algunos pueden tocar… 

sK

4 comentarios:

  1. Excelente artículo.Sólo podemos disfrutar estando en compañía si somos capaces de estar en soledad y saborear ese momento de ausencia, conectando con nuestro ser más profundo y sabio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué es eso de que "la soledad es pensar que sólo somos lo que está a la vista, lo que todos ven y lo que algunos pueden tocar...?

    Ese pensamiento no es de estar ó sentirse solo sino más bién Vacío, que es bastante más fuerte... de tu soledad puedes hasta disfrutar y tomar fuerzas para seguir, pero de la sensación de estar vacío, de no ser ni valer ni servir...eso es mucho más destructivo y de eso es mucho más dificil salir sólo!!!

    ngp

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la soledad puede implicar también una sensación de vacío, si ahondamos y traspasamos lo que se ve de nosotros y entramos en nuestro mundo interior la sensación cambiará seguro, somos algo más que lo que se ve exteriormente y creo que con lo que tenemos dentro podemos hacer muchas cosas y muy grandes, por ejemplo, no sentirnos solos...También puedes sentirte solo y ese vacio ser fértil pues puede servirte para remontar...¡Cuántas cosas ngp!...Normalmente sentirse vacío responde a una serie de circunstancias que te llevan a sentirte también solo,o a la inversa, en cualquier caso no es lo mismo sentirse solo o vacío que estarlo realmente...
    Muchas gracias por tu interés y el estudio detallado de mis post, gracias por tus aportaciones...
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.