lunes, 12 de septiembre de 2011

LOS MALOS ENTENDIDOS Y LOS "MALOS COMPRENDIDOS"

Defendemos nuestras posturas a capa y espada, incluso en ocasiones, construcciones que sólo están en nuestra imaginación...¿Porqué?...¿A qué se debe este complejo proceso psicológico?...Tenemos creencias ¿o quizá falsas creencias?, tenemos ideologías ¿o falsas conceptualizaciones?, tenemos moral ¿o falsa moral?, pensamientos ¿o cavilaciones?, vemos cosas ¿o creemos verlas?...Y es con este vasto, complejo y espeso conjunto "vacío" con el que nos relacionamos mal o bien, mejor o peor, poco o suficiente, funcionamos como autómatas, sin pararnos realmente a analizar la información que nos llega, o que nos ha sido introducida desde la niñez, a través de la bien intencionada tradición de nuestros antecesores...
Funcionamos por inercia, una inercia torpe sin base real ni estructura férrea, y la solución está en nosotros, en saber manejar nuestras mentes para discernir y elegir lo que se ajusta a nuestro modelo personal de existencia...Las bien intencionadas tradiciones a veces, tienen una considerable carga de ignorancia, y en nuestra realidad actual las necesidades son otras y los propios valores también.
En cualquier caso, debemos analizar siempre, en función de lo que nuestro sentir y nuestra personalidad nos dicten, pues aunque estemos integrados en la sociedad, no podemos anularnos si queremos estar mentalmente sanos...Además es posible estar adaptados a la sociedad y sentirse felices y realizados personalmente en y con ella, hay muchas fórmulas y si no existe "la fórmula", nuestra mente ejercitada será capaz de crearla...
Así pues, me parece natural que hayan entre nosotros tantos malos entendidos...La mejor opción cuando surge uno de éstos y se origina un conflicto, es ponerse en el lugar del contrincante y pensar que en su estructura mental hay tantos o más "malos comprendidos" (es decir, creencias, ideologías, moral, pensamientos que pueden no ser tales) como en la nuestra, supongo que este es un sensato proceder para que la sangre no llegue al río, aunque si tenemos pruebas tangibles, no hay nada como la razón o lo científicamente demostrable para defender a capa y espada una postura o posición determinada.

sK


                                                                         

                                                    

3 comentarios:

  1. Todos tenemos nuestra propia realidad, creada y sustentada por nuestras creencias y actuamos según esta realidad. Al igual que el mapa no es el territorio, lo que vemos es sólo una parte de la realidad.
    "No vemos las cosas tal como son...vemos las cosas como somos nosotros" (Antonio Blay Fontcuberta)

    El ser humano necesita tener razón, para confirmar sus creencias, porque eso dá seguridad y una falsa creencia de que contralamos la vida.
    Ahora, me viene a la cabeza una frase de un profesor mío que siempre dice: ¿quieres ser feliz o tener razón?. Yo opto por ser feliz.

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta la de tu profesor...Aunque la razón no tiene porque estar regañada con la felicidad, y lo que sí es cierto es que se puede ser feliz teniendo o no teniendo la razón de tu lado...Yo también opto por ser feliz...
    Muchas gracias por animarte a aportar nuevos razonamientos Ana...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ... A mí me "atacan" de vez en cuando insistiéndome en que espabile, reaccione, asuma la realidad de la vida y deje de pensar, a estas alturas, que "todo el mundo es bueno"!...

    Yo "me defiendo", insistiendo y reafirmándome en mi sentir, porque aunque haya mucho pedazo de inutil que te haga daño con facilidad, son los menos y no merece la pena gastar "energías" con ellos... pensar lo contrario es muy triste y yo, por supuesto, también opto por ser feliz!

    ngp

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.