jueves, 22 de septiembre de 2011

PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN, ¿SÍSTOLE Y DIÁSTOLE DE LA MENTE?


Los pensamientos sin reflexión pueden dirigirnos a una vorágine emocional considerable. Si entre éstos pensamientos se entremezclan recuerdos, historias, capítulos o hechos del pasado y posibles acontecimientos futuros, nuestro equilibrio emocional puede tambalearse muy desapaciblemente.
Creo que ordenar los pensamientos y dirigirlos hacia una reflexión, nos puede servir para asimilar plenamente las realidades o conceptos, y es en el momento en el que se produce la asimilación total cuando podemos pasar a otra cosa…La cuestión sería intentar no acumular e ir cargando nuestros hemisferios cerebrales, los cuales parecen tener una gran capacidad, sin embargo, a veces nos avisan de su sobrecarga y en ocasiones cuesta mucho descongestionar el tumultuoso tráfico psicológico al que les sometemos.
Acumular sin trillar todo este material de nuestra mente podría ser la causa de numerosos bloqueos que surgen en forma de dificultades relacionales, sociales, psicológicas o personales, y en principio, todos podemos enfrentar y afrontar ciertas búsquedas, empezando por la primera y principal, la búsqueda de nuestro yo íntegro, nuestra esencia, nuestro ser…
Me parece éste un trabajo que engrandece y ennoblece a nuestra especie, esa búsqueda de la verdad que la apariencia esconde, fruto de una inteligencia tan completa y compleja, que puede permitirse ahondar en zonas conceptualizadas pero no tangibles como el alma o el espíritu…Una inteligencia tan completa y compleja que puede permitirse  su auto-destrucción simplemente abandonándose y dejándose llevar por sus propios pensamientos…
Sístole y diástole son al corazón como el pensamiento y la reflexión a la mente. 

sK

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.