jueves, 1 de septiembre de 2011

PENSANDO VOY PENSANDO VENGO


¿No somos inmortales porque la vida cansa?...
La cuestión es que unos se cansan antes de ésta, otros después, los hay que ni tan siquiera lo hacen…En cualquier caso esta cuestión no es relevante, pues al final todos cumplimos con los planes que al nacer nos dieron, todos somos mortales y nos vamos cuando nos toca, no cuando nos corresponde sino cuando nos toca…¿ O quizá sí nos corresponde irnos cuándo lo hacemos?...En cualquier caso, lo único que parece sensato ante esta situación de corte universal (pues es para todos igual), es asumir nuestra impermanencia y disfrutar de lo que tengamos, cuándo queramos o cuando podamos, valorando el regalo de la vida y asumiendo su final como parte integrante y condición irrenunciable de ésta…Pero sobre todo, rodeándonos de mucho amor y agradeciendo cada día el milagro de contemplar un nuevo amanecer.

sK

3 comentarios:

  1. Pues para disfrutar de eso que dices que es tan efimero, en muchas ocasiones lo mejor es dejar de pensar y reflexionar. Solo vivir y equivocarte, y que el viento te lleve donde sea, como a Ulises. Porque lo importante no es Itaca, sino el camino recorrido hasta llegar a Itaca.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Jorge, posiblemente la felicidad en nuestras vidas está en el camino hacia ésta y no en ella propiamente dicha, de cualquier manera hay que vivir para experimentar, y experimentar para aprender...Creo que la reflexión y el pensamiento forman parte de nuestra mente y me parecen un proceso muy común en nuestra especie, lógicamente cada persona es un mundo, pero a mí particularmente el mundo de las ideas y de las reflexiones me atrae mucho, eso sí...Sin dejar de vivir y sin dejar de equivocarme...
    Muchas gracias por tu comentario, me ha parecido una interesante aportación a mi pensamiento de hoy...
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.