domingo, 2 de octubre de 2011

EL DOMINICAL: ESTÍBALIZ

Nadie sabía quién era Estíbaliz, ese tampoco era su nombre real…Se escapó de la casa familiar con veinte años y marchó a otro país muy lejano…Allí inició una nueva vida y dentro de ésta, decidió no dar cabida a nadie que le hiciese preguntas acerca de ella, así que de momento estaba y seguía sola…No echaba de menos nada ni a nadie, tan solo todos los quince de Mayo se encerraba en su casa y lloraba…Una vez al año, ese particular aniversario, un día en el que no salía a la calle y solamente lloraba…Nadie sabía nada de Estíbaliz, ni tan siquiera sus vecinos que además ni se permitían extrañarse, pues era correcta y educada, y nunca faltaban de su parte los buenos días, las buenas tardes o las buenas noches; sin embargo, ninguno pasaba por alto después de catorce aniversarios, los llantos desesperados de ésta en esa fecha tan señalada para ella y desde luego para sus vecinos más próximos, pues alguno de ellos también lloraba con ella desde su casa, tabique con tabique…
Estíbaliz era una mujer rota, con una vida hecha añicos, con unos valores aniquilados y con un alma destrozada y azotada por un mar de lágrimas que inundaba su ser una vez al año…Pasaba el resto del año sumida en una sequía existencial que muchas veces le traía recuerdos que no quería recordar…
Estíbaliz se llamaba Clara, pero ese era el peor nombre que podían haberle puesto, pues entre unos y otros se encargaron de oscurecerlo a costa de su sentir y sus emociones…Así que Clara se hacía llamar Estíbaliz pero en el fondo era Clara y aunque no le gustaba la historia y la persona de Clara ésa era su realidad, y ésa era ella…Clara era oscura y Estíbaliz estaba vacía…Una noche paseando por la calle, un sin techo le pidió un cigarillo y ella se lo dio, el hombre le sonrió agradecido y ella le preguntó:  “¿Cómo se llama?”…El anciano le respondió riendo fuera de sí:” ¡Nombre, yo no tengo nombre!”…

sK

2 comentarios:

  1. Curioso pensar en la importancia ó no de un nombre, de tu nombre... está claro que a la hora de ponerlo se conjugan muchas cosas: si es ó no sonoro, corto, si te recuerda a alguien, si te dá paz, si suena importante, si es facil de decir, si tiene raices de otras culturas, si es antiguo.... mil distintas razones que dan que pensar que es algo importante (al menos) para el que lo pone...

    La importancia que tú quieras dar a tu nombre y la dependencia que tengas de él, es la que le quieras dar. Te puedes sentir ó no identificado, a gusto, conforme... no sé; pero si no es así, con hacer como Clara y cambiártelo, todo solucionado! pero no creo que sea como para ponerse de luto...

    Creo que, a la mayoría no nos gusta especialmente nuestro nombre, pero forma parte de nosotros (como nuestra nariz ó nuestras orejas), nos dá "personalidad" ó no según como lo llevemos.... ja,ja,ja,

    Lo terrible suele ser los primeros días de curso en los que todos son completos e impersonales!

    ngp

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que en el fondo el nombre no es tan importante sino la história o la vida de cada persona... Clara no quería llamarse así porque su história era muy triste y su história se desarrolló con ese nombre, fue su asignación al nacer... Nuestros nombres para nosotros evocan cosas muy diferentes que a los demás, para empezar pueden incluso no gustarnos,y probablemente nuestras vidas hubieran sido las mismas, aunque nuestros nombres hubieran sido distintos a los que tenemos actualmente ...¿O tal vez no?...
    Saludos ngp

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.