domingo, 23 de octubre de 2011

EL DOMINICAL: LORENA

Lorena llevaba seis meses desarrollándose en el seno materno, desde ese lugar privilegiado y en el cual alargaría su estancia hasta tres meses más, había aprendido a diferenciar la voz de su madre de las del resto, había aprendido que cuándo su madre tomaba glucosa y por tanto ella también, no podía parar de moverse y esa sensación le agradaba...Había aprendido a relajarse cuando oía determinadas melodías y a inquietarse cuando el corazón de su madre se alteraba o cuando ésta sollozaba y lloraba, sobre todo por las noches, en el silencio y la soledad nocturna, pues al parecer Lorena no tenía identificada ninguna voz masculina de manera especial, y esta carencia era motivo de tristeza para su madre.
Lorena tenía preparada una bonita y acogedora  habitación toda ella de color rosa, color que desde el preciso instante de su alumbramiento comenzaria a odiar con todas sus fuerzas. También tenía preparado en su cuna junto a la almohada, un osito despeluchado fruto de una herencia familiar, muy querido por todos, pero que sin embargo en un futuro, se convertiría en la causa de sus pesadillas infantiles y por tanto en el motivo de su insomnio nocturno, hasta que Lorena con su crecimiento psicomotriz también en un futuro, se pudiera sentir capaz de lanzarlo fuera de su cuna en señal de su claro descontento o repudio hacia el animalillo.
Lorena iba a nacer con escasos recursos, pocas habilidades y una total dependencia, sin embargo con el tiempo sería una de esas personas que en seguida sería consciente de que ella misma iba a ser la obra maestra de su propia vida.

sK

2 comentarios:

  1. En ocasiones, las personas mas sobreprotegidas por sus progenitores o aquellas que no tienen ningún tipo de carencia, no desarrollan determinadas actitudes necesarias para la vida adulta. Ser la protagonista de tu propia vida es el mayor de los tesoros que se pueden tener; tomas tus propias decisiones...

    ResponderEliminar
  2. ... De ahí el que todos nacemos trayendo, no ya un pan bajo el brazo pero sí un equipaje de sentimientos y emociones también por desarrollar..

    Imposible para cualquier persona, (fijo!!), el no proteger a un ser que consideremos frágil, débil, dependiente... aún y cuando a todos nos dicen y todos sabemos que:
    - de todo se aprende...
    - hay que dejar que maduren...
    - tienen que valerse por sí mismos
    - han de tropezar para saber levantarse... etc, etc, etc..

    Por supuesto que lo mejor que puede tener una persona es la oportunidad de ser libre para poder tomar sus propias decisiones y aprender de ellas y seguir creciendo.... lo complicado es que desde el nacimiento cada uno de nosotros vamos "creciendo" de manera y forma distintos tanto física como psiquicamente: nuestra sicomotricidad no acompaña a nuestra edad mental ó sentimental ó física en muchos casos... así qué ¿como diferenciar si estás (ó nos están) protegiendo y cuidando y valorando en la justa medida ó estamos (ó nos están) creando una "raza" de sobreprotegidos incapaces, inútiles y soberbios, con sentimientos de superioridad ante todo y todos e incapaces de tomar las riendas de sus destinos y de involucrarse en lo que suene a "bien común"????

    ¿Cuando enpezar a dejar (ó que nos dejen) que tropecemos para aprender a levantarnos?

    Lo ideal es ser (como Lorena)consciente cuanto antes de que eres tú el autor de tu propia vida, y actuar en consecuencia con los medios que seas capaz de conseguir!!

    ngp

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.