lunes, 10 de octubre de 2011

LA JOYA DE LA CORONA


La joya de la corona: La reputación.
Si nos dan a elegir entre ganar o perder la opción es clara, entre fracasar o triunfar resulta también evidente…Así pues cuando conseguimos una reputación de la que nos enorgullecemos y ésta está en juego, ¿qué nos ocurre?...Aunque jamás mostremos nuestra desesperación ni nuestra ira, pues hayamos aprendido a sonreír, (e independientemente de que no haya nada más engañoso que una sonrisa en un momento dado), estaremos desesperados y la ira nos estará reconcomiendo las entrañas, pues la reputación no puede estar en juego nunca y bajo ningún concepto…

Seamos realistas, ¿acaso no están nuestras vidas en juego desde que nos levantamos y hasta que anochece?...Si nos dan a elegir entre la reputación o la vida ¿qué elegir?...A la reputación se le unen otros conceptos como el orgullo, el narcisismo, la dignidad mal entendida o interpretada, el honor igualmente, la notoriedad…¿Que añadir a la vida?...A la vida se le  añaden tanto el ganar como el perder, los fracasos como los triunfos, y con todo esto debería bastarnos, pues es más que suficiente asimilar que tanto los unos (los fracasos y pérdidas) como los otros (los triunfos y ganancias) son buenos maestros, y en nuestro fondo y en nuestra superficie, lo que realmente necesitamos son buenas lecciones procedentes de buenos maestros, pues  la vida cuesta mucho mantenerla, ya que nos la estamos jugando desde que nacemos y hasta que perecemos.
La joya de la corona es la vida, ¡nos preocupamos de que nuestra reputación está en juego cuando nuestra vida está siempre en esa tesitura, y de esto no nos preocupamos!, ¿como llamar a esto?, ¿indecencia, ignorancia, inusual, irrisorio, intolerante, insensato, incalificable?...Preocuparnos de que nuestra vida está en juego constantemente, es simplemente cuidarnos un poco más y cuidarla a ella valorándola como realmente se merece…

sK 


                                                                              



                                                         
 


                                                          

1 comentario:

  1. ... Ya sabes eso de "cría fama y échate a dormir"!!

    La reputación (ó fama) que hayas adquirido por méritos propios ó como "herencia", siempre formará parte de tu "equipaje" y una de las primeras cosas que habrá que aprender es a asumirla como tal y a valorarla en su justa medida y no dejar que sea una lacra que nos impida Crecer como personas disfrutando de la Vida y aprendiendo de ella...

    No será importante, sino un simple "rasgo" que nos caracterice, si no le damos máyor importancia...

    ngp

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.