martes, 4 de octubre de 2011

LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO

La libertad de pensamiento nada tiene que ver con las mezclas de información y datos que almacenamos en nuestros cerebros...La libertad de pensamiento es nuestra capacidad para hacer de nuestro sentir ideológico, emocional y filosófico nuestra manera o forma de vida. Del grado de depuración de este tipo de libertad depende el ejercicio de la libertad de expresión, pues ésta sin la anterior no tiene mucho sentido.
No podemos ejercer la libertad de pensamiento si nos sentimos coartados o manipulados, si repetimos las teorías de otros e incluso si estamos sometidos al auto-engaño en nuestras conductas, actitudes y acciones. La mejor manera de averiguar si esto sucede es comprobar si nuestras acciones son compatibles con nuestro sentir...Si no existe tal compatibilidad la libertad de pensamiento no cumple al cien por cien con su expectativa de realización pura y entonces debemos plantearnos que nuestra libertad de expresión tampoco será tal, pues probablemente lo que expresemos no se ajuste a nuestra realidad más profunda o sea el fruto de una contaminación masiva de informaciones sin un orden.
Este proceso encierra dentro de sí una belleza de una labor extraordinaria, que constituye una materia de asimilación existencial, y es una asignatura que por nuestro bien no debe figurar en nuestro boletín como un suspenso, podemos tenerla pendiente pero no suspendida...En esa diferencia va nuestra identidad y en nuestra identidad vamos nosotros con nuestra esencia...
Convertirnos en lo que queremos o deseamos ser, es la mayor prueba de que nuestras capacidades trascienden a lo que la apariencia muestra, es como si el continente, que es nuestro cuerpo, no pudiese abarcar todo el contenido, que es la mente con todos sus procesos, y entonces tenemos la necesidad de traspasar esa frontera para llegar tan lejos como nuestras potencialidades nos permitan.
Este maravilloso proceso puede servir para situarnos frente al espejo y entender que somos el reflejo de una inteligencia muy trabajada y comprender que somos además el reflejo de una luz cuyo brillo difícilmente podrá extinguirse.

sK


                                                                       

                                                   

2 comentarios:

  1. Cuanto me gustaría poder ser luz y/ó guía para alguien!!! El otro día escuché en Misa (yo soy de los que practican lo de ir a misa..al menos cuando pueden)uno de mis Evangelios favoritos, qué nos habla de ser "la Luz del Mundo" y dice que no se enciende un candil para ponerlo bajo una cama sino que se coloca en un lugar dónde pueda iluminar a todos los de la casa...

    Si me "enganché" en la lectura de este blog, entre otras cosas fué por la presentación que hacías de tu persona (no sé si otros funcionan así)como una "librepensadora"...

    Yo me tengo por una persona librepensadora también, desde siempre... otra cosa es poder ser siempre alguien libre de expresar lo que piensas y/ó lo que sientes(no siempre es factible) en palabras y/ó hechos.. No por ello creo que te "rechaces"?? "frustres"?? por tu incompatibilidad al no mostrar todo lo que piensas ó de la forma en que lo piensas (ó sientes).. pero en fín "no somos perfectos".. como bien dices es un proceso y eso debe seguir siendo para que por el camino sigamos siendo nosotros, buscando esa completa compatibilidad y dejando en él nuestro rastro, nuestra huella, nuestra estela, nuestra "esencia" (cómo me ha gustado ese término)... En fín: nuestra Luz!!

    Ah!! y cuando me miro al espejo, para lo bueno y para lo malo, me sigo reconociendo!!! ja,ja,ja,

    ngp

    ResponderEliminar
  2. Yo entiendo al librepensador como aquel que es libre para expresarse, sino lo es del todo y sino lo hace, es porque en el fondo sigue alguna imposición dogmática de alguna institución, religión, tradición específica, tendencia política o cualquier movimiento de cualquier índole que trate de imponer su punto de vista, por lo tanto ya no es un librepensador al 100%.
    Creo que el librepensador muestra y demuestra plena compatibilidad entre lo que piensa y cómo actúa.
    Como tu bien dices ngp, no somos perfectos, pero tampoco tenemos que serlo...
    Un abrazo y de nuevo muchas gracias por tus aportaciones...

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.