miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿ACASO TÚ NO ERES DIFERENTE?...

Tengo un terrible defecto fruto de la herencia genética que a través del núcleo o cabeza del espermatozoide, mi padre me transmitió cuando sin piedad lo depositó altruistamente en el óvulo de mamá... Y ése defecto que es una de las características de mi personalidad no es otro que el aburrimiento o hastío...¡Tengo una facilidad horrorosa para cansarme de todo!: Siendo bastante niña me cansé de insistir a mis padres para que me diesen un hermano o hermana, y cuando ellos se aburrieron de oírme me dijeron que a mamá la tuvieron que vaciar cuando yo nací, así que igualmente me cansé de pedirles un hermanito adoptado de cualquier rincón del Planeta, pero ellos no creían en la adopción y supongo que ya no se querían. Empecé a dar clases de guitarra y me aburrí, inicié un curso de gimnasia rítmica, luego de danza, de gimnasia deportiva y actualmente hago aeróbic pues me aburrí del resto de las modalidades, en otra época de mi vida me dio por las manualidades y también me cansé, he cambiado tres veces de coche y ahora tengo visto un BMW que no me deja dormir, a los diecisiete años inicié una relación con un chico al que creí el amor de mi vida hasta los veinte, fecha en la que concluí que me aburría con él. Con los mismos años me aburrí de vivir con mis padres (normas, peleas, horarios, explicaciones) y me alquilé un pisito con una compañera de la facultad. Una vez finalicé mis estudios ya cansada de compartir piso me compré un apartamento muy cuco cerca de la playa (para mí sola), gracias a papá que rápidamente me colocó en el periódico, fuente de mis ingresos, de mis vicios y de mi felicidad y que en un futuro no muy lejano será mío, mi periódico... Así pues, puedo presumir de sentirme realizada profesionalmente hablando, adoro el periodismo (tanto o más que mi padre), las ciencias de la información me sedujeron siendo ya una cría aunque en mí interior tengo una espina clavada...El arte dramático...Los cursos de teatro me aburrieron, pero sé que los estudios de arte dramático no me hubieran hastiado (mamá no quería oír hablar del teatro como de mi profesión), si hay algo que no la he perdonado ni jamás le perdonaré, es su oposición y negativa total cuando a mis dieciséis años llegué a casa ilusionada diciendo que me iba a presentar a una prueba para una obra de teatro representando a una secretaria, aún lo recuerdo, una secretaria que rompía una familia, ¡la de su jefe!, ¿cómo?, liándose con él y volviéndole tan loco que al final, hundiéndole en la más grande de las miserias acaba por aburrirse de vivir y decide dar fin a su propia existencia con un tarro de pastillas y una botella del mejor whisky... Mamá sabe que no la he perdonado, aunque el respaldo del periódico que presuponía mi vida resuelta ha tranquilizado los ánimos, y ahora creo que mi tren ya pasó y el barco en el que navego es el más seguro  o estable para que mi vida transcurra sin riesgos, por lo menos económicos...Y en cualquier caso siempre hay tiempo para aburrirse, tanto tiempo como vida me reste...

sK


                                                                

                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.