martes, 6 de diciembre de 2011

AFECTOS Y EFECTOS

Pensamos, imaginamos y sentimos, he aquí tres aspectos privilegiados de nuestra esfera privada; Nos comunicamos y actuamos, ambos aspectos privilegiados de nuestra esfera pública (según E. Jorge Antognazza) y gracias a los cuales los demás nos conocen, nos juzgan y prejuzgan, nos quieren o nos odian.
Nuestros afectos privados son llevados a esa dimensión pública de diferentes maneras y esto provoca unos efectos en los otros y en nosotros mismos. Así pues y dependiendo de los efectos que queramos provocar hacemos llegar los afectos más o menos distorsionados, más o menos claros o nítidos incluso más o menos inalterables al ámbito de lo público...Parece sencillo pero no lo es, los afectos y sus efectos son dadores de dicha y de desgracia, como la vida misma, como la misma muerte...En ocasiones decidimos que los afectos no trasciendan del ámbito privado y entonces se quedan ahí dentro pasando como una pelota del pensamiento a la imaginación y de la imaginación al sentir...Con el tiempo pasando de uno a otro la pelota se hace más pesada y entonces es como una inmensa bola de acero que tal vez se quede en el sentir y ya no pueda por su peso pasar al pensamiento ni a la imaginación, causando así graves daños en este aspecto de la esfera privada...¿ Cuántas personas tienen dañado su sentir?...Muchas veces no sabemos que la solución es reducir el peso de esa pelota convertida en bola de acero por los procesos mentales, y utilizando la comunicación que es compartir y elemento de la dimensión pública, como por arte de magia hacerla más liviana convirtiéndola en una pelota de trapo...El efecto lógicamente es otro muy diferente, más positivo y reparador...
Los afectos nos realizan como seres humanos y sus efectos nos delatan como tales...¿No es maravilloso?...

sK


                                                         

                                             

1 comentario:

  1. Hay que tener en cuenta, además, que al final no estamos dando vueltas al problema o sentimiento que nos preocupaba al principio, sino que lo vamos distorsionando poco a poco.

    Según vamos dando vueltas a lo mismo, al final la bola de nieve es enorme... pero porque la hemos creado así.

    Menos mal que tenemos a los demás para que nos ayuden a salir de estos atolladeros :)

    Un saludo,

    Jose

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.