miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL AMOR

Ese sentimiento del que todos creemos ser dueños y del que todos disfrutamos sin saber su verdadero alcance y significado...¿Qué es estar enamorado?, ¿cuándo queremos a alguien?...¿Cuándo se ama en el sentido estricto de la palabra?...La atracción inicial y la pasión que sentimos en los inicios de una relación nos pueden llevar a querer a esa persona, pero esto no implica que lleguemos a amarla...El amor es un nivel muy superior para el que no estamos preparados si no nos aceptamos a nosotros mismos y sino aceptamos al otro tal y como realmente es...Querer es más sencillo, de hecho yo creo que podemos querer a muchas personas, pero amar lo que se dice amar, digamos que el número de candidatos-as para ser amados se podría reducir escandalosamente por mucho esfuerzo que en el empeño pongamos.
El amor es tan superior que posee una suposición de no correspondencia muy diferente de la que se produce en el querer, con lo cual puede darse unidireccionalmente y este aspecto lo engrandece aún más, pues esto implica la complejidad de su consecución...¿Porqué?, pienso yo que la bidireccionalidad, es decir el amor correspondido, sería un ideal tal que podría presuponer una capacidad muy superior por parte de las dos personas comprometidas, hecho que significaría una calidad emocional por ambas partes bastante considerable...¿Tenemos o no calidad emocional?,¿sabemos distinguir lo  que sentimos de lo que somos, lo que ansiamos de lo que necesitamos?...Si además contamos con factores añadidos y estresantes a la relación de pareja como la rutina, el apego, el cariño o la comodidad, el panorama se muestra más esclarecedor, por lo menos a mis ojos...
Querer se puede querer sin aceptarse a uno mismo y sin aceptar facetas del otro, amar sólo se puede amar si nos aceptamos y si aceptamos a la otra parte...Resulta tan fácil y común caer en vicios como intentar cambiar a nuestra pareja sutil o descaradamente, manipularla o auto-engañarnos, todo ello fruto de frustraciones ante la no aceptación propia o ajena...Y creo que el que llega a amar previamente ha querido desde la propia y la ajena aceptación total e indiscutible...
En cualquier caso el amor sin sinceridad no es amor y el reto desde que nacemos es aprender a ser sinceros con nosotros mismos.

sK


                                                    


                                           


2 comentarios:

  1. http://marietaysuotroyo.blogspot.com/2011/12/pequenos-fragmentos.html

    Me encanta tu post, me veo reflejada en él en dos sentidos: el de compartir todas tu ideas y el de verificar que son la pura realidad.

    El mío es más corto, pero muy romántico... ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Sofya, navegaba por tu blog buscando algo más que leer y el título, por simple y conciso, me llamó y aquí estoy, aterrada, porque llevo mucho tiempo en una gran encrucijada por culpa de eso mismo sobre lo que disertas ahí arriba: ¿amar o querer? ¿y cómo saberlo? Lo que escribes es tan cierto que parece sacado de algún manual del ser humano, sé que para resolver mis preguntas tengo que mejorar la calidad emocional de la que hablas, y empezar a quererme cien por cien a mí. Leerte es fácil y fluye, ponerlo en práctica y saber lo que se siente, es complejo. Gran texto sobre el Amor, sí señora. Un beso grande.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.