domingo, 27 de noviembre de 2011

EL DOMINICAL: DAVINIA

Davinia no sabía distinguir el bien del mal, era una mujer llena de obsesiones , era consciente de las mismas y el número acumulado desde su más tierna infancia era considerable. Sus padres ya habían fallecido y según ella eran los culpables de su daltonismo ante los colores del bien y del mal. Davinia no se sentía inmadura por responsabilizar a otros de sus acciones erróneas, ni tampoco culpable, pues los culpables de todo eran sus padres, a los que nunca había plantado cara y con los que ya no podía hablar. Incluso siendo abandonada por su esposo y por sus hijos Davinia seguía sin reaccionar...En ocasiones decía que ellos debían entender su carácter obsesivo y que si no la entendían era porque no la querían de verdad...Davinia tenía una amiga obsesionada con sus obsesiones y una tarde que quedaron a tomar un café y después de justificaciones y más justificaciones a su soledad, su amiga algo enfadada con esta actitud de Davinia le dijo con un tono de voz un poco exaltado: "¡De acuerdo con tus obsesiones Davinia!, pero ¿y tus emociones?, ¿cómo te sientes?"...Davinia rompió a llorar, después de un rato desconsolada y ambas en silencio Davinia abrazó a su amiga: "Gracias, creo que debería hacer unas llamadas de teléfono para empezar...". Su amiga sonriendo y cogiendo su mano le dijo: "¿Para empezar a qué Davinia?"... Ella añadió: "Para empezar a escuchar a los demás y dejar mi obsesión por mi escucha interna".

sK

sábado, 26 de noviembre de 2011

PARA REFLEXIONAR...

Los que conocen a otros son inteligentes; los que se conocen a sí mismos son sabios. Los que dominan a otros son fuertes; los que se dominan a sí mismos tienen verdadero poder.

Lao-Tsé

                                          

                                    

viernes, 25 de noviembre de 2011

SOY UNA PERSONA TERRIBLE

Soy una persona terrible, pues creo que cada uno de nosotros posee su particular estilo para incentivar patrones facilitadores en dar continuidad a vidas sin sentido...Soy una persona terrible pues considero este complejo proceso todo un arte, y lo admiro aunque como buen arte que se precie me cuesta entenderlo, de hecho no lo entiendo, al igual que esas obras abstractas vanguardistas de tantos artistas admirables pero incomprendidos para mí...Soy una persona terrible pues pienso que sólo los moribundos son capaces de desechar las máscaras y las superficialidades de la vida cotidiana...Soy una persona terrible pues creo que no existe en nosotros mayor miedo que el cuestionamiento de los mandatos aprendidos desde nuestra infancia, ya que esto sería un primer paso hacia el cambio, y no hay nada que más pueda desestabilizarnos y aterrorizarnos que los cambios, sobre todo si éstos son sustanciales...Soy una persona terrible pues con el nuevo gobierno en España creo que deberíamos acuñar novedosos términos acordes como "Dictadura Democrática", y soy tan terrible que me parece éste un concepto muy atinado para definir la manera de gobernar a nuestra especie, pues no he conocido ninguna tan generosamente contradictoria como la humana...Soy tan terrible que me permito generalizar, sabiendo que hay interesantes y modélicas excepciones que por cierto admiro y sigo...Y soy tan terrible que pese a todo me siento orgullosa de ser persona y no objeto...
¿Tal vez soy terriblemente humana?.

sK


                                                    

                                           


                                         

miércoles, 23 de noviembre de 2011

EL CAOS ES FÉRTIL

El caos es fértil...La elecciones que hacemos en la vida no siempre vienen desde la libertad aunque a veces creamos que es así...Separar lo inseparable tiene sus consecuencias y la libertad de la que creemos ser dueños es en ocasiones esclavitud...Las consecuencias de no asumir esto, como las dos caras de una misma moneda, pueden ser devastadoras pues al no ser conscientes de nuestra esclavitud actuamos desde una libertad utópica tan falaz y falsa como nuestra propia imagen...Así pues nos vemos sometidos a un mareo existencial que desde luego podría sernos muy útil si supiéramos cómo o de qué manera enfocarlo...Y es que el caos es fértil...Es preciso rectificar, cambiar de opinión si es necesario y no conformarse con el pensamiento positivo, que es sólo pensamiento, sino practicar una actitud mental positiva...Vivir conforme a nuestras creencias y no representar el papel que se nos asignó si no es el que queremos realmente representar; asumir y responsabilizarnos de lo que es nuestro, por nuestro actuar o proceder y desde esa misma actitud de plena y total madurez, no asumir ni responsabilizarnos de lo que no nos corresponde...Y entre éstas y las otras fluir, pues el caos es fértil y desde él y a ratos se puede fluir y latir...Y así vivir...Desde el caos se puede vivir porque al ser fértil de él podemos extraer tantas enseñanzas como nuestras capacidades y nuestra resiliencia nos permitan, el caos es un espacio que nos corresponde por excelencia, en él somos excelentes habitantes y en el podemos manejarnos excelentemente...Sólo tenemos que saberlo, asumirlo, comprenderlo y quererlo...Sólo tenemos que sabernos, asumirnos, comprendernos y querernos...El caos es fértil.

sK


                                                                           

                                                            


martes, 22 de noviembre de 2011

DESDE LA MONTAÑA RUSA DE LA VIDA

Con las posaderas de nuestro sentir y nuestras emociones aferradas a los vagones de la montaña rusa de la vida, nos sometemos a los más extravagantes y radicales altibajos que nos hacen pasar de las más grandes pasiones a las situaciones más estresantes y de fatal ansiedad posibles e inimaginables.
Subiendo y bajando a una velocidad de vértigo se nos escapan detalles que podrían servirnos para sobrellevar el acusado ritmo de la marcha, sin embargo vamos arriesgando temerosos e improvisando, y es en ese riesgo temeroso donde podemos apreciar e intuir lo inevitable...
Entonces, una vez subidos en la montaña rusa ¿qué estamos evitando cerrando o tapando nuestros ojos?, ¿qué estamos evitando cuando vislumbramos desde arriba una caída inminente y entonces gritamos?...¿Evitamos lo inevitable?...¿Tal vez creemos que podemos evitarlo?...

sK


                                                   



                                                    

                                       


                                      

domingo, 20 de noviembre de 2011

EL DOMINICAL: JULIO

En milésimas de segundo vio pasar toda su vida como en un fotograma...La chica que le acompañaba en el coche desconocida para su mujer era su amante...El diario secreto que guardaba en la caja de los pañuelos en el altillo del armario, sería el encargado de darle las explicaciones a su esposa, y el interrogante repetitivo que surgía prácticamente de todas las páginas de éste, el gran misterio de su vida sin resolver: "¿Porqué no soy feliz?"...
Julio vio venir el camión de frente, su acompañante se aferraba a la vida gritando sin cesar...El impacto frontal fue mortal y sesgó sendas vidas, la de Julio y la de la chica desconocida para su mujer...
De repente Julio se vio flotando en la nada, no sentía su cuerpo, no sentía dolor ni tampoco sufrimiento...Julio resolvió el misterio de su vida desde su muerte. Ahora Julio era feliz.

sK

sábado, 19 de noviembre de 2011

PARA REFLEXIONAR...

Planta un acto y recoge una costumbre. Planta una costumbre y recoge un carácter. Planta un carácter y recoge un destino.

Charles Reade

                                           

                                    

jueves, 17 de noviembre de 2011

PENSAMIENTOS FEMENINOS EN CASCADA -Relato-

La semana pasada dimos la bienvenida a un nuevo fotógrafo... Cuando menos lo espero aparece rápido y fugaz como un hombre duro, de gesto impasible marcado por alguna herida fruto de un pasado agitado sentimentalmente hablando (¡seguro, mis suposiciones no pueden fallar, nunca lo hacen!).Pues todo esto se me ocurre cuando pasa ante mí con esos andares desordenados y locos de huida...Una huida intencionada pero no deseada en el fondo, una huida simbólica fruto de su conducta antisocial. Salta a la vista que el futuro no le preocupa en absoluto, diría yo que su bandera es la filosofía del Carpe Diem...Todo a su manera, a su estilo, incapaz de adaptarse a alguien, de cambiar su vida en favor de la estabilidad ansiada en nuestra sociedad...Con un concepto negativo de las instituciones del matrimonio, la familia, la religión, la política o la economía, es decir de todos los sistemas  básicos que componen la gran estructura social.
Pienso que todo esto no es negativo, aunque los extremos nunca son recomendables y si algo destacable hay en su misteriosa actitud radical, es la anomia como estado vital y por supuesto, una composición mental inaccesible, cortante e inoportuna (¡seguro!). Pero también un aura de sencillez y sensibilidad le envuelve de pies a cabeza, un altruismo innato hacia los más vulnerables, una sensibilidad especial...Todos acuden en su busca, él se deja querer, claro está a su manera; Muy fácil de conocer pero muy difícil de acceder...Muestra indiferencia ante todo ¡cualquier cosa o ser es válido para ello!, interesándose realmente por todo, por todos y especialmente por mí (pienso o quiero pensar que es así)... Parece lógica y congruente la idea de un conflicto interior, expresar lo que uno siente causa estrés y ansiedad, soledad... Y él siempre va solo... Pasea solo, canta solo, desayuna en el bar solo, tiene amigos pero prefiere estar solo; tuvo novias pero ahora está solo...
Esta mañana dibujó una sonrisa bella, muy bella dentro del conjunto facial tan extraordinariamente diferente y antiestético que constituye su rostro: Sus cicatrices fruto de un acné mal tratado o cuidado, su piel áspera y acompañada casi siempre por el negro pelo de su barba y además sus espesas patillas... ¡Cómo cambió su expresión!, su rostro se tornó angelicalmente perverso, irremediablemente digno de deseo, vicio y un sin fin de placenteras atrocidades de indudable creatividad emocional (¿qué he dicho?...). Dijo algo a través del cristal pero no pude oírle, (¡tampoco me importó!), lo que dijera no alteraría jamás el ritmo apresurado de mis sentimientos, mi corazón se salía de la caja torácica...Definitiva e innegablemente me he enamorado...Ha sucedido...Creo…
¿O quizá no?...

sK


                                                        
                                   

miércoles, 16 de noviembre de 2011

LA ERA DEL HOMBRE DE PLÁSTICO

Las consecuencias de lo inasumible nos acarrean más problemas y conflictos de los deseables para crecer con una armonía considerable. Esto es material inflamable, pues se traduce en emociones no reconocidas, no consideradas y en ocasiones reprimidas, que además nos agotan en el ejercicio consciente a veces e inconsciente otras, de un doble trabajo consistente por una parte, en la necesidad de sacar la emoción y por otra parte, en el esfuerzo por reprimirla...¿Y reprimirla porqué?, porque no sabemos qué puede ocurrir si la sacamos a la luz, y esto se traduce en un miedo más a añadir a la lista interminable e innumerable de la que todos en mayor o menor medida disponemos e incluso almacenamos a lo largo del camino.
Los miedos nos paralizan y bloquean el transcurrir de nuestra experiencia vital pues nos dejan en una posición de no avance, no correspondida por nuestro sentir pero sí correspondida por nuestra mente, ya que es nuestro cerebro el aliado con nuestros miedos, el que da la orden de paralización, y entonces podemos estancarnos en un aspecto, faceta o en diferentes o en varios, evitando el transcurso normal de nuestras equivocaciones y/o lecciones que nuestro proceder y nuestros actos traen consigo. Así es como nos alejamos inevitablemente del aprendizaje necesario para crecer cualitativamente hablando.
Todo este proceso es bastante común, más de lo que debiera o debiese, resultando del mismo que siendo seres con vida de carne y hueso, debido a estos bloqueos ocasionados por esos miedos parecemos ser de plástico, quietos, parados y paralizados llenos de temores que se traducen en impedimentos u obstáculos para poder aprovechar al máximo la fantástica y gran oportunidad que en su momento se nos dió y que además no sabemos cuando tocará a su fin...Es impresionante la fuerza que tienen sobre nosotros, algo abstracto que se traduce en una idea o construcción mental y que es capaz de paralizar el funcionamiento de todo un ser tangible y complejo, tan complejo que es capaz de paralizar su complicado funcionamiento por una sola idea repetitiva e incisiva, eso sí.

sK


                                                   


                                     

                                       

lunes, 14 de noviembre de 2011

ÉSTA ES NUESTRA ESPECIE Y ÉSTE ES SU PODER

Podemos ser candidatos a la Presidencia del gobierno de un país y en el período denominado de pre-campaña, en un debate público y televisado, practicar una triste verborrea infértil con la cual permitirnos no decir nada acerca de lo que se denomina programa de un partido político y encima, recibir la cantidad de votos necesarios y muchos más para convertirnos en Presidente, para así seguir enriqueciéndonos y corrompiéndonos pero además, contando con el beneplácito y el consentimiento de esa mayoría considerable de los ciudadanos ...Ésta es nuestra especie...
Podemos ponernos delante de una pantalla, llámese televisión u ordenador y viendo como actores y actrices del sexo fingen e interpretan gemidos, o movimientos eróticos simulando escenas pornográficas, llegar a sentir un orgasmo a partir de esa estimulación visual...Ésta es nuestra especie...
Podemos pasar año tras año las fiestas de Navidad en familia, aunque año tras año estemos deseando que pasen acaben y no lleguen, ya que no nos gusta fingir pero en el fondo nuestra vida es un gran teatro...Ésta es nuestra especie...
Podemos decir no cuando es sí y decir sí cuando es no, porque tenemos la excusa perfecta ya que el cerebro, nuestro mecanismo básico y primordial es el perfecto desconocido y por lo tanto nunca sabemos por dónde va a salir o cómo va a reaccionar...Ésta es nuestra especie...
Podemos identificarnos con quién o quiénes queramos, podemos pensar lo que deseemos incluso lo que no también, podemos hacer lo que queramos o lo que nos plazca (con límites o sin ellos, eso ya va en las denominadas conciencias) porque dicen de nosotros que para gustos los colores y que además en la variedad está el gusto...
Ésta es nuestra especie y éste es su poder.

sK


                                                     


                                         

domingo, 13 de noviembre de 2011

EL DOMINICAL: MILA

Mila vivía siempre de cara a la galería, todos sus actos, conductas y acciones eran para agradar a los demás, para sentirse valorada desde esa falsa aceptación. Nació y creció anulándose a sí misma y aceptando este aspecto como una faceta más de su existencia que debía ser así a toda costa, sin embargo Mila sentía un vacío terrible que empezaba a distanciarla de su familia, ese sistema que jugó a manipularla desde su nacimiento y con el que ya no tenía nada en común, pues desde su conciencia parecía tener muy claro lo que no era. Y es que Mila no era como ellos...Mila era una joven feliz, risueña y alocada que siempre guardaba la compostura y ahora necesitaba desprenderse de esos patrones de auto-control que le fueron impuestos y ella misma interiorizó...Mila era una joven concienciada con los más desfavorecidos y ahora necesitaba plantar su carrera de derecho, para también plantar a su padre en su proyecto de que ella heredara su cartera de clientes, personas millonarias y de ideologías de derechas a las que a ella les costaba hasta saludar, con la implicación de que esto significaría la jubilación, en su momento, no sólo de su progenitor sino también del bufete del mismo...Mila era una joven enamorada de un joven trabajador procedente de una familia trabajadora y ahora necesitaba romper la relación actual que mantenía con el hijo de una poderosa y afamada familia y con el cual además no podía practicar sexo hasta que llegara el matrimonio. Mila era independiente, autónoma y liberal y ahora necesitaba decirle a su madre claramente que ni era ni quería ser como ella.
Mila tenía ya preparada su maleta, no esperaba comprensión y no la necesitaba, aunque un poco triste sentía que ya estaba en el camino hacia su felicidad, y ese era el más maravilloso regalo que la vida hasta ahora le había podido ofrecer: ser consciente de sí misma y de su entorno y así poder actuar en consecuencia.

sK

sábado, 12 de noviembre de 2011

PARA REFLEXIONAR...

" Cuando un hombre se asoma al abismo se encuentra solo, y en ese momento es cuando se forma su carácter y es eso lo que evita que caiga al abísmo".

Wall Street

                                   

                                  

viernes, 11 de noviembre de 2011

PENSANDO VOY PENSANDO VENGO

Un cielo azul, claro y nítido, no hay en él ni tan siquiera un atisbo o una amenaza en forma de mancha...Ni una nube...Miramos hacia delante y no dejamos de buscarla, la perseguimos...Incluso la podemos divisar...La felicidad y sus efímeros momentos...
Un cielo gris, oscuro y cargado, hay en él amenazas constantes, manchas espesas...Nubarrones...Miramos hacia atrás y no deja de buscarnos, nos persigue...Incluso nos alcanza...La tristeza y sus penas...
¿Perseguimos la felicidad mientras la tristeza nos persigue a nosotros?....

sK


miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿ACASO TÚ NO ERES DIFERENTE?...

Tengo un terrible defecto fruto de la herencia genética que a través del núcleo o cabeza del espermatozoide, mi padre me transmitió cuando sin piedad lo depositó altruistamente en el óvulo de mamá... Y ése defecto que es una de las características de mi personalidad no es otro que el aburrimiento o hastío...¡Tengo una facilidad horrorosa para cansarme de todo!: Siendo bastante niña me cansé de insistir a mis padres para que me diesen un hermano o hermana, y cuando ellos se aburrieron de oírme me dijeron que a mamá la tuvieron que vaciar cuando yo nací, así que igualmente me cansé de pedirles un hermanito adoptado de cualquier rincón del Planeta, pero ellos no creían en la adopción y supongo que ya no se querían. Empecé a dar clases de guitarra y me aburrí, inicié un curso de gimnasia rítmica, luego de danza, de gimnasia deportiva y actualmente hago aeróbic pues me aburrí del resto de las modalidades, en otra época de mi vida me dio por las manualidades y también me cansé, he cambiado tres veces de coche y ahora tengo visto un BMW que no me deja dormir, a los diecisiete años inicié una relación con un chico al que creí el amor de mi vida hasta los veinte, fecha en la que concluí que me aburría con él. Con los mismos años me aburrí de vivir con mis padres (normas, peleas, horarios, explicaciones) y me alquilé un pisito con una compañera de la facultad. Una vez finalicé mis estudios ya cansada de compartir piso me compré un apartamento muy cuco cerca de la playa (para mí sola), gracias a papá que rápidamente me colocó en el periódico, fuente de mis ingresos, de mis vicios y de mi felicidad y que en un futuro no muy lejano será mío, mi periódico... Así pues, puedo presumir de sentirme realizada profesionalmente hablando, adoro el periodismo (tanto o más que mi padre), las ciencias de la información me sedujeron siendo ya una cría aunque en mí interior tengo una espina clavada...El arte dramático...Los cursos de teatro me aburrieron, pero sé que los estudios de arte dramático no me hubieran hastiado (mamá no quería oír hablar del teatro como de mi profesión), si hay algo que no la he perdonado ni jamás le perdonaré, es su oposición y negativa total cuando a mis dieciséis años llegué a casa ilusionada diciendo que me iba a presentar a una prueba para una obra de teatro representando a una secretaria, aún lo recuerdo, una secretaria que rompía una familia, ¡la de su jefe!, ¿cómo?, liándose con él y volviéndole tan loco que al final, hundiéndole en la más grande de las miserias acaba por aburrirse de vivir y decide dar fin a su propia existencia con un tarro de pastillas y una botella del mejor whisky... Mamá sabe que no la he perdonado, aunque el respaldo del periódico que presuponía mi vida resuelta ha tranquilizado los ánimos, y ahora creo que mi tren ya pasó y el barco en el que navego es el más seguro  o estable para que mi vida transcurra sin riesgos, por lo menos económicos...Y en cualquier caso siempre hay tiempo para aburrirse, tanto tiempo como vida me reste...

sK


                                                                

                                                    

martes, 8 de noviembre de 2011

EL SUICIDIO

Hay algunos errores de los que se puede aprender, en cambio hay otros que te pueden cambiar la vida, y claro está, mientras haya vida hay posibilidad de aprendizaje pero cuando ya no la hay, éste ya no es posible...¿Es un error el suicidio?...Parece una pregunta retórica pues ningún afectado ha vuelto para decirnos si hubo o no arrepentimiento después de su acción suicida, sin embargo, éste es un tema que siempre ha dado mucho que hablar y es que en él convergen y divergen teorías diversas que diferentes disciplinas han estudiado o tratado de estudiar, pues resulta ser un fenómeno curioso en una especie que siempre tiende a la supervivencia incluso en ocasiones, desde su autodestrucción.
Tal vez la sola presencia del dispositivo cerebral debería ser más que suficiente para justificar el suicidio, pues la complejidad de nuestro cerebro da para eso y para mucho más, máxime si al parecer como recientes estudios apuntan, la ocupación de las emociones y la intuición ocupan la inmensidad cerebral a comparación de la razón que podría ocupar muy poco; sin embargo y dejando la ciencia de lado, el debate social muestra una variedad de opiniones que desde luego no puede dejarnos indiferentes, hablando como estamos de nuestros iguales...Se critica el carácter tremendamente egoísta del suicidio, se tacha de cobarde al suicida otros lo califican como valiente por su auto-agresión letal, los hay que aventuran que su alma siempre estará en pena y vagando, los hay que sin embargo piensan que así ya ha descansado...Técnicamente se habla de un estado de enajenación mental transitoria que lleva a la persona a la acción de suicidarse, pero ¿no podría ser un estado de claridad mental transitoria el causante del mismo?...
¿Qué sabemos de cierto, porqué se suicidan las personas?...Buscamos la muerte estando en vida, ¿porqué?...¿Tal vez les ha dado tiempo a arrepentirse a aquellos que se han suicidado lanzándose desde un piso muy alto en el preciso instante en el que ya se vieron caer?, ¿O aquellos a los que se les desvió la bala y tuvieron una lenta agonía hasta que les llegó la muerte?, ¿y los que acabaron de tomarse la última pastilla del tarro y se tumbaron en la cama conscientes aún de su acción?...Tal vez...No lo sabemos y aunque testimonios escritos  de personas con mentes suicidas, revelan un claro hastío por la vida, un cansancio vital y aburrimiento existencial considerables, nadie tiene acceso a ese momento de soledad elegido en el que una persona decide que ya se acabó, que ya no más, que ya no puede, que ya no quiere vivir...Sólo nos queda respetar de la misma manera las opciones de vida que las opciones de muerte, y por supuesto no pasar por alto las expresiones de tristeza y soledad como las que expresó Marilyn Monroe en su diario, una mujer cuya muerte es todavía un misterio pero que al parecer siempre ha apuntado a  un asesinato, en cualquier caso si éste no hubiera sucedido, tal vez ella misma hubiera puesto remedio a su tristeza irreparable y a su angustia vital, pues según su diario no pensaba en otra cosa que en el suicidio:
" Ay maldita sea me gustaría estar muerta, absolutamente no existente, ausente de aquí, de todas partes, pero cómo lo haría. Siempre hay puentes, el puente de Brooklyng. Pero me encanta ese puente, todo se ve hermoso desde su altura y el aire es tan limpio, al caminar parece tranquilo a pesar de tantísimos coches que van como locos por la parte de abajo. Así que tendrá que ser algún otro puente, uno feo y sin vistas, salvo que me gustan en especial todos los puentes, tienen algo y además nunca he visto un puente feo".

sK


                                                                   


                                                  

lunes, 7 de noviembre de 2011

LA ABUELA -Relato-

Volviendo al ayer y en concreto a la abuela, sé como toda mi familia, que gracias a ella mi infancia no me convirtió en una menor con trágico y desdichado destino.
Sin ella mi cuerpo inerte podía haber sido portada en cualquier periódico o revista sensacionalista, ¡en el asfalto ante la entrada de mi casa, o colgado de la araña del salón de invitados, o con la pistola de papá en mi boca!... Quién sabe lo qué podía haber ocurrido, sin ella yo podía haberme convertido en una bomba de relojería con un único  destino: Explotar...Pero no fue así, y hoy una gran satisfacción me invade con los recuerdos, nuestros recuerdos...
Recuerdo el olor a café, el ambiente cargado de humo y los grandes éxitos de orquestas latinas sonando sin cesar... Todo acompañaba, la abuela disfrutaba enormemente, eran ésos momentos que todos necesitamos de vez en cuando y ella los disfrutaba, los saboreaba segundo a segundo con su nieta. Recuerdo que yo permanecía sentada en el sillón orejero (el favorito del abuelo) vestida con un traje de los “años locos” de la abuela; y en mi mano con un bolígrafo simulaba que era una señorita con mis piernas cruzadas, haciendo como que fumaba, la abuela con otro de sus vestidos bailaba alrededor de mí con su copa de brandy en la mano izquierda y con un rubio en su derecha... Recuerdo que no parábamos de reír, me gustaba verla bailar, ¡siempre lo ha hecho muy bien!... Podíamos permanecer un par de horas así, bailando, porque yo también me animaba a hacerlo... Ahora el “mambo” es uno de mis favoritos y lo bailo perfectamente. Una de ésas tardes probé por primera vez el café y aunque al principio no me gustó nada en absoluto, con el tiempo me he convertido en una consumidora de café muy exigente. Hubo alguna de aquellas tardes en las que la abuela lloró... Pero recuerdo que nunca dejó de bailar, bailaba, lloraba y sonreía al mismo tiempo, yo me acercaba a ella, me cogía sin perder el ritmo a su cintura y le decía: “No llores abuela, ¿por qué lloras?...” Ella sonriendo con sus mejillas ligeramente húmedas añadía: “Son lágrimas de contento cariño, la abuela es muy feliz...” Y luego cogía mis manos y bailando sin cesar decía: “Te quiero pequeña “... Para mí eran momentos de felicidad, mi interior rebosaba de alegría; ¡era una felicidad tremenda!... Lo que la abuela sentía por mí era amor de madre y como tal se portó conmigo desde el principio de mi vida y hasta el final de la suya... Yo la adoraba.
Después recogíamos todo y el gabinete volvía a su estado primitivo, abría la ventana para airear la estancia y me preparaba el baño... Llenaba la bañera con agua tibia y sales aromáticas (sólo ella sabía cuál era la temperatura ideal para bañarme, recuerdo que un día mamá lo intentó, pero una vez preparado el baño metí el pie en el agua y lo saqué corriendo, ¡aún siento el calor abrasador en la planta del pie!...). Entonces la abuela sacaba su cofre secreto y me leía cartas de amor de pretendientes y admiradores... Más adelante me leyó las miles de cartas de amor que el abuelo le había escrito durante toda su vida. Mientras, yo la escuchaba pasándome la esponja por mi cuerpo, así cogí el hábito del aseo personal que hoy casi me obsesiona. Eran tardes ineludibles, era todo como un ritual, un proceso imprescindible, una bella tradición de Domingo.

sK


                                                   
 

                                  

sábado, 5 de noviembre de 2011

PARA REFLEXIONAR...

Vivir no es sólo nutrirse y reproducirse: vivir es obrar, ejercitarse, es producirse un sujeto.

Miguel de Unamuno

                                            
                                             

miércoles, 2 de noviembre de 2011

LA TRAICIÓN Y LA TENTACIÓN

La traición y la tentación nos corresponden de manera casi exclusiva; somos seres humanos y nuestros actos y acciones en ocasiones, esconden tras de sí flaquezas y debilidades bajas (a veces muy bajas), aspectos que cuidadosamente nos enseñan a esconder bajo los tupidos velos de la apariencia nuestros progenitores, maestros y en general todos los agentes socializadores que se implican en nuestro proceso de crecimiento y maduración.
Así pues cuando se supone que estamos hechos o maduros, surgen circunstancias en las que solos y como adultos debemos actuar o responder acordes con éstas enseñanzas conceptualizadas como valores éticos o morales...
Pero ¿porqué en ocasiones nuestras emociones y sentimientos nos llevan a inutilizar estas normas para satisfacer unos deseos que la mayor parte de las veces guardan relación con el amor, la amistad o el sexo?, precisamente algunos de los ejes fundamentales candidatos firmes a dar sentido a una existencia, esos sistemas sin los que el sujeto no puede funcionar, por lo menos no de una manera tan patológica; se me ocurre un famoso dicho popular al hilo del tema: “A perro flaco todo son pulgas”...Y bien...El corazón me dicta que debo buscar la felicidad, ¿porqué somos tan infelices?...¿Las contradicciones entre lo aprendido y lo que deseamos nos llevan a este vacío, estamos tocando a las puertas de la infelicidad porque constantemente nos enfrentamos a la lucha psicológica que esta doble vertiente ocasiona en nuestro sentir?, ¿es ésta la condición para ser humano?...
Se me antoja que al hablar de la traición y la tentación parece lógico introducir el concepto de deseo: “Movimiento de la voluntad hacia la posesión o disfrute de una cosa”… ¡No es tan sencillo!...
Resulta que el deseo ha sido y actualmente sigue siendo objeto de innumerables calificativos o concepciones que lo tachan de pecaminoso, alegando que nos aleja de nuestra paz interior, como por ejemplo promulgan ciertas religiones hinduistas, más en concreto el budismo. Así pues y ya hablando de Occidente, se trata de una emoción peligrosa y debemos aprender a controlarla, pero por otra parte resulta que puede ser incontrolable, rebelde en su manejo, y en el fondo puede que nos guste sentirlo así de salvaje. No es difícil dejarse llevar mejor dicho, arrastrar por sus placeres, por que muchas veces jamás volveremos a sentir lo que en un momento de nuestra vida hallamos logrado cabalgando desbocados por sus estrechas, tortuosas y peligrosas callejuelas...¡Más complicado puede resultar intentar evadirlo!...
De cualquiera de las maneras, la educación y la sociedad en general juegan en contra de él (al menos aparentemente) y en teoría a favor de nosotros (¡pobrecitos!)...Sin embargo y realmente, ¿quién está a salvo de sus embates?, mejor aún ¿quién quiere estarlo?...
El paso del tiempo puede servir de lección… ¿Estamos hablando de la traición a quién, a qué?... ¿Y los sentimientos?...A veces las emociones nos superan y nos llevan a actuar de forma cruel, desalmada y egoísta, y entonces traicionamos...El deseo, el temor, el amor, la atracción o cualquier otro sentimiento o emoción tal vez sucedáneo, nos empujan inevitablemente a sus brazos...
Como traicionado sólo cabe plantearse la traición, sin embargo en el fondo y aunque pese, la vida continua y gira y gira...Y en sus constantes giros resulta que lo más patético es traicionarse a uno mismo...A los propios principios morales, al particular código ético... ¡Eso duele más!...Mucho más...
Lo que en el fondo resulta difícil es ser humano y no traicionar a nadie…¿Sería mejor empezar por no tener nunca la tentación de traicionarse a uno mismo?.

sK