domingo, 2 de diciembre de 2012

CON CIERTO SINSENTIDO

De entre todas las búsquedas pienso que la búsqueda del sentido es la madre del cordero. El sentido como conciencia y percepción, entendimiento o finalidad, el sentido como razón de ser del mundo exterior. Sin embargo esta búsqueda para mi no es efectiva si no se acompaña de un crecimiento personal y este a su vez no es tal sin un aprendizaje vital, costoso y constante. Vital porque la vida lo trae, costoso porque nuestra dinámica a veces consciente a veces inconsciente del “ensayo-error” cuesta mucho de sobrellevar y constante porque es un no parar constituido por el continuo serial de nuestra experiencia.

De entre todas las búsquedas, la búsqueda del sentido es la que más tiempo lleva, en ocasiones la propia existencia se queda corta, sin embargo su oscura y oculta belleza merece la pena aunque todavía no hayamos llegado a su razón  de ser o  tal vez nunca alcancemos su entendimiento. Tal vez con sólo percibir un leve atisbo podamos sentir o dar por valioso nuestro trabajo, tal vez incluso podamos sentirnos válidos, pero tal vez esto sólo nos distraiga de su genuina y auténtica búsqueda… ¿Quién sabe?...
Puede ser que la perversa belleza de esta búsqueda resida en el sinsentido de que el sentido no se busca, se encuentra, sin embargo nuestra complejidad no nos permite llegar a este sencillo nivel de entendimiento, pues nuestros desequilibrios retuercen nuestros pensamientos y éstos distorsionan nuestra búsqueda real…Si el sentido llegase a nosotros a través de un encuentro fortuito e inesperado ya no tendríamos que llevar a cabo más búsquedas del mismo, en ese caso sólo nos quedaría una opción, vivir, pero vivir una vida sin sus búsquedas ¿no sería un sinsentido?... ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con el sentido y hemos desaprovechado la oportunidad?.

Tal vez hasta que no aprendamos a mejorar la calidad de nuestros encuentros con él no alcanzaremos su razón de ser, y no sé porqué pero me gusta pensar que esto sólo será la punta del iceberg.

sK


                                               



martes, 20 de noviembre de 2012

PENSAMIENTOS DESBORDADOS

No creo que el mundo necesite milagros, no creo en ellos, ni en su existencia, ni aunque así fuese en su fuerza productiva, el mundo sólo necesita que las cosas sean como tienen que ser, justas y en su justa medida, ni más ni menos.

No es difícil de entender pero sí parece difícil de materializar. Sin embargo, esta dificultad no es más que el producto de un complicado, retorcido y maquiavélico proceso personificado y concretado en lo que hoy es nuestra realidad.
Ahora más que nunca quisiera creer que lo que veo no es real, sin embargo nada más lejos: injusticias atroces, desigualdades descabelladas, farsantes disfrazados de banqueros, ladrones con disfraz de políticos, pobreza de solemnidad en el pueblo, y todo este conjunto es mi mundo, un mundo con el que nunca hubiera soñado, ni en mis peores pesadillas, ni en mis peores crisis existenciales incluso ni en mis más agudos trances de valores, nunca nada igual…Jamás…Ahora más que nunca tengo serias dudas acerca de nuestra inteligencia, de la supremacía de nuestra especie y de sus innumerables ¿avances, inventos, descubrimientos?...Ahora más que nunca me cuesta tolerar a los intolerantes, a los que no saben ponerse en el lugar del otro, a los que no miran por el prójimo, a los que sólo piensan en enriquecerse a costa de los demás, me cuesta y no me avergüenza decirlo, pues todo tiene un límite y cuando se rebasan los límites traspasando sus fronteras, las consecuencias no se hacen esperar, y es que estamos hablando de las fronteras que separan el bien del mal, lo justo de lo injusto, ni más ni menos , ni menos ni más, ¿de qué se creen que estamos hablando de cualquier cosa?...Ahora más que nunca los ciudadanos podemos sentirnos víctimas de un maléfico plan urdido desde la fealdad y la maldad morales, desde la inconsciencia consciente y desde el egoísmo más cruento y salvaje…Ahora más que nunca es cuando podemos decir que “el hombre es un lobo para el hombre” como dijo Thomas Hobbes en 1615 en su Leviatán, sin embargo el lobo es un ancestro del perro y éste es el amigo más fiel del hombre desde más o menos la era intermedia entre el paleolítico y el neolítico, ¿significativo no?...Con este pensamiento rondando por mi cabeza insisto en que el mundo no necesita milagros, sólo necesita que las cosas sean como tienen que ser.

sK


                                                  



                                            

lunes, 12 de noviembre de 2012

LAS TRES ERRES -Relato-


Ser un cuentista vocacional y llevar el cabello siempre agitado sanguinariamente resultaba muy atractivo para el sexo opuesto. Además se creía un intelectual y actuaba como tal, con una malignidad inmaculada e impenetrable, tremendamente atractiva, insuperable e irresistible.
Todo lo hacía con ostentación, todo, hasta los bostezos y en el fondo todo este montaje era su cárcel personal y en la superficie aunque se relacionaba constantemente con  muchas y muy variadas personas y personalidades, esta construcción o representación suya no era más que un solitario encierro. Leyó que nuestra tarea como humanos es el esclarecimiento, pero no sabía muy bien porqué la idea le pareció un error tal vez un horror metafísico, con lo cual la sensación de ser incompleto le reconfortó aún más y la visualizó como una partícula extremadamente diminuta de veneno.
Tenía miedo de que sus ideas se realizasen, pues había oído cuando se permitía escuchar a otros, que si uno concentraba sus pensamientos en ellas, las ideas tienen tendencia a realizarse; y este miedo oscurecía su vida y esta oscuridad era la que hacía hervir su existencia incluso a sabiendas de que ninguna idea le salvaría jamás, incluso no siendo y pudiéndose convertir en ser.
Y entre tanta ostentación y confusión generalizada alguien se acercó entre la multitud, en medio de la gran avenida y del ruido neurótico propio del capitalismo, el individualismo y el hedonismo le dijo:
- ¡Escucha atentamente!, ¡son tres, las tres erres!: responsabilidad, respeto y riesgo.
- ¿Quién eres tu? Le preguntó contrariado.
- ¿Y tú? le respondió muy seguro y esclarecido el desconocido.

sK


                                                



                                                 

      
                                               


 


                                         

viernes, 9 de noviembre de 2012

¿POR QUÉ MIRAMOS SIN FIJARNOS EN LO QUE VEMOS? -Relato-


-Vivo en un exilio sin aventuras ni riesgos, sin originalidad ni peculiaridad, una rareza que sólo podría ser inherente a mí y a mi historia de vida.
-Ciertamente amigo, es difícil entender los vicios ajenos…
Ambos rompen a reír.

-¿Sabes?, ni doy mi voto político, ni el económico, ni tampoco doy mi voto del aplauso o del rechazo, a nadie le doy ni le quito prestigios… ¿Y qué?...
-Bueno, tal vez tu sólo estás siguiendo tu propio camino, sin combates ni batallas, sin luchas, tu no discutes con la gente que prefiere a otros… ¿Te parece poco?... ¡Yo te envidio, y no sabes cuánto ni cómo!…
-¿Ah si?, entonces ¿porqué no te retiras al medio rural y te conviertes en un ermitaño auto-suficiente como yo?

Riendo como si no hubiese conocido la cordura jamás contestó a su amigo exiliado.
-Muy sencillo, pues porque para los insensatos nada es más enloquecedor que la sensatez, y tú no te quepa la menor duda, convives con ella, vives en y con ella querido y apreciado amigo.

Ambos rompen a reír de nuevo ante la ironía planteada.
-Tal vez tienes razón pero no me interesa, ni me interesa ni me importa, lo que si he aprendido desde este exilio es que las pérdidas pueden ser ganancias, aunque también es cierto que la espiritualidad de mi madre eclipsó mi realidad, y eso dejó su huella.
-Si, pero este aspecto de tu vida te convirtió en una especie de visionario, el hecho de que tu madre te enseñara a no tomarte muy en serio las palabras y te inculcara el análisis de lo que veías, leías y oías siempre te ha hecho diferente, tu siempre has tenido ventaja frente a los demás, tu estabas siempre más preparado para la vida que nosotros.
-Bueno, tal vez estás dando una sólida razón a este exilio elegido y no es fruto únicamente de mi motivo o razón de vida, ¿recuerdas?...
-¡Claro!...Tu famosa frase:” Hay que intentar lo imposible”.
-Exacto, hay que intentar lo imposible…
-En resumidas cuentas que ser hermoso es una ventaja injusta y por eso ahora tu estás aquí disfrutando de una vida tranquila y apacible, y yo estoy en la ciudad podrido y pudriéndome, jodido y jodiéndome…

Ríen y el amigo jodido continúa…

-¡Mírame soy un Peter Pan, en el fondo no he crecido!
-No te confundas, ser un Peter Pan no significa no crecer, sino hacerlo más tarde.
-Entonces, ¿aún tengo tiempo?...
-Tal vez si, tal vez no…
-¿Ya estamos con la vieja repetición vana?...
-Vana y humana…No lo olvides, nadie está a salvo del horror esencial, nadie, ni tu en la ciudad, ni yo en el campo, sin embargo, ser un Peter Pan en la ciudad es más desatinado y arriesgado, es como el juego eternamente carente de sentido… ¡Prefiero ser una criatura subhumana en el campo!...

Riendo terminaron de pasar la tarde, probablemente hablando de alguna tontería metafísica, o tal vez sobre que es qué, hablando y riendo llamando al ser desde adentro del no ser, con un sentimiento natural alejado de la deformidad antinatural, con el consuelo y la conmoción de que con la muerte se acaba todo…Incluso estos bellos atardeceres en la montaña conversando un hermoso amigo frente a otro jodido…Incluso la fe perfecta que es inexistente…Incluso los Peter Pan urbanos y las criaturas subhumanas campestres…Incluso las gracias gratuitas de nuestra especie…

¿Por qué miramos sin fijarnos en lo que vemos?
sK


                                                 
                                             
                                                      





martes, 6 de noviembre de 2012

COMPLETAMENTE PRIVADO


El dolor va y viene, sube y baja de intensidad, dura más o menos… El dolor es privado, no existe un centro del dolor porque no es público, se siente dentro, en el pecho, en la garganta, en la cabeza, en los ojos, se siente muy dentro y puede doler o puede hacer sufrir…Si duele cura si causa sufrimiento hace enfermar el alma…En ocasiones podemos vernos liberados momentáneamente de sus síntomas, sin embargo en breve, nuestros pasos lentos y desganados nos llevarán de nuevo a su hipocentro y desde allí de nada sirve ser conscientes de que nos criaron y no nos educaron, de nada nos sirve ser conscientes de que por ello todavía no nos hemos convertido en lo que realmente somos, y así cuesta mucho combatirlo...El dolor como una inacabable letanía nos lleva a una triste fabricación casera de espíritus y dioses que nos provocan una dicha intemporal que no es más que el reflejo de nuestra irracionalidad fundamental. Lo que hay dentro de nuestro cráneo y de nuestro corazón es absoluta y estrictamente privado, incluso cuando el dolor se convierte en un usurero chupasangre, pues las cosas no son como se afirman…En ocasiones el dolor es un peligro compartido pero aun así existe ese espacio privado y vacío, y entonces caben las ideas que no salvan a nadie y que por ello nos llevan a plantearnos un ostentoso vómito existencial ante tanta bazofia idealista. El dolor con su cadavérica luz ilumina nuestra hermosa oscuridad y con una carcajada insensible y feroz nos regala fantasías apocalípticas porque duele y duele…Tal vez con su talante fluctuante nos regala un sufrimiento irracional desde la racionalidad y esa minúscula dosis de realismo frente a tan magna cantidad de fantasía maligna es muy difícil de compatibilizar…Sólo un real y profundo auto-conocimiento apartaría de nuestro inconsciente tan absurda y embrutecedora circunstancia.

Esto son sólo cavilaciones privadas, tu piénsatelo e inspira seis veces cuando lo sientas.

sK
                                                 

jueves, 25 de octubre de 2012

EL FRAUDE EXISTENCIAL -Relato-


Recordaba aquella tarde lluviosa de un invierno como pocos, cuando juntas madre e hija tomaban un chocolate muy caliente frente al ventanal de mosaicos del cálido y acogedor salón. Recordaba las palabras de su madre que antes de ser madre fue filósofa y ahora ya no estaba, no físicamente. Fue en esta tarde lluviosa cuando su madre le dijo dónde podría encontrar su diario secreto cuando ella ya no estuviese. Y ahora lo estaba leyendo, ahora que ella ya no estaba…


“El fraude existencial no llega mágica ni altruistamente a nuestras vidas. No es un complot del universo ni una conspiración cósmica, sentimos que nuestra vida es un fraude porque nosotros también lo somos…No podemos cargar a factores externos o a otras personas el peso de las causas de lo que nos ocurre, pues en gran medida, nuestra conducta y actitudes ante determinadas circunstancias o hechos, no son más que vaticinios de las consecuencias venideras. Tampoco podemos esperar que los demás nos salven, pues tener personas de confianza a las que recurrir en determinadas situaciones es importante y necesario, sin embargo, somos nosotros los que debemos solventar, somos nosotros los que debemos actuar en primera y en última instancia, es decir, en instancia única. Somos el mejor recurso para nosotros mismos y lo demás son apoyos o abandonos y nada más.
Cuando no somos justos somos un fraude, cuando no afrontamos ni nos enfrentamos somos un fraude. Cuando no actuamos conforme a nuestro sentir seguimos siéndolo, y cuando somos un fraude para nosotros mismos, lo somos para los demás y entonces nuestra vida, toda ella, es un fraude existencial.
Si no merecemos esto tampoco lo merece el prójimo, pues a fin de cuentas todos disponemos de un tiempo finito y en general, ese final viene más pronto de lo que podamos imaginar, así pues, si por mucho que tratemos de usar nuestra imaginación nunca alcanzaremos este conocimiento finito, no creo que sea fructífero proliferar en fraudes existenciales, pues éstos producen una agónica sensación de infinitud, y en el fondo, por muy preparados que creamos estar para asumir esta tremenda carga, ser un fraude y que tu vida también lo sea, es del todo improbable de asumir… Quién crea que lo lleva bien o lo asume estupendamente, debe tener presente que este pensamiento puede ser sólo una creencia y que o bien no es consciente de lo que le ocurre realmente, o bien su creencia errónea no es más que la confirmación de lo que es: Un fraude existencial.
¿De los siete mil millones de humanos que dicen hay en el mundo cuántos podrían considerarse un fraude existencial?”.

Después de leer estas palabras y mirando al cielo habló con su madre y llorando musitó: “Yo soy un fraude mamá y mi vida es un fraude existencial”. Llovía y era una tarde lluviosa de invierno, un invierno más, un nuevo invierno sin ella.

sK


                                                    


                                               

lunes, 8 de octubre de 2012

LA DISTANCIA PSICOLÓGICA


Existe un gran abismo que nos separa del otro, me refiero a nuestra distancia psicológica. Además en el terreno psicológico todo vale, todo por muy disparatado que pueda resultar: el cómo creo que soy y el cómo soy realmente, la competencia y la incompetencia para ocultar emociones o sentimientos, el hacer el mal incluso todo el mal que no queremos hacer, los gustos y los disgustos y un largo y complejo etcétera de mecanismos, creencias y pensamientos sin trillar ni digerir que tragamos y se nos indigestan inevitablemente. Esto unido a que somos víctimas y beneficiarios de nuestra propia cultura, nos lleva en ocasiones a convertir ese abismo en un obstáculo infranqueable. Esta dificultad a su vez como por arte de birlibirloque nos hace aferrarnos a una pugna por afirmarnos, y así vivimos casi constantemente en un infierno propio que además no dudamos en compartir con los demás. Desde luego que la autodeterminación es primordial ya que probablemente sólo una parte de nuestro destino es controlable, sin embargo, si nos desapegamos un poco más de esas relaciones menos saludables, menos responsables que no nos aportan una comprensión más profunda, evitaremos ansiedades y pugnas inútiles, pues para ser nosotros mismos no necesitamos luchas que acaben con nuestras energías o nos lleven a hacer un mal uso de éstas.
Leí que hay una cantidad importante de la pena que es casera e innecesaria y que el resto nos viene por el universo, tal vez ese abismo que nos separa los unos de los otros se puede franquear con sensatez pura y dura, observando sin censuras ni malicias; Tal vez se pueda franquear sin aferrarnos, pues aferrarse no es ni digno de mérito ni sinónimo de amor.
El mundo muestra indiferencia ante la certidumbre de la muerte, incluso parecemos indiferentes ante nuestra futura decrepitud, ¿si todos vamos hacia ambas qué nos está distanciando?... ¿Tan perversa y malévola es la distancia psicológica?... ¿Tan lógicamente irracional puede llegar a ser nuestro cerebro?.

sK


                                                    


                                            

domingo, 30 de septiembre de 2012

EL DECÁLOGO DE LOS TRECE SÍES Y NOES

Si huimos del dolor no superaremos nuestros sufrimientos.
Si no sabemos reflexionar no tendrán sentido nuestros pensamientos.
Si no creemos en nosotros mismos no creeremos nunca en los otros.
Si vivimos conforme a los principios y valores ajenos no viviremos nuestra propia vida.
Si vivimos con miedo no podremos temer a las experiencias que nos estamos perdiendo.
Si somos capaces de guiarnos por los prejuicios no estaremos preparados para el encuentro auténtico.
Si no sabemos lo que queremos no seremos nunca conscientes de lo que necesitamos.
Si no podemos ponernos en el lugar del otro no podremos esperar que el otro nos comprenda.
Si teniendo fe estamos intranquilos no estamos teniendo una fe auténtica.
Si afirmamos por afirmar no debemos extrañarnos de las negaciones ajenas.
Si nuestras mentiras nos fortalecen no podremos esperar alcanzar nuestra esencia.
Si tener vida no es motivo suficiente no conocemos la verdadera implicación y el verdadero sentido de nuestro latir.

En resumidas cuentas, si nuestra vida carece de sentido no tendrá sentido tampoco nuestra muerte.

sK


                                           

 

lunes, 24 de septiembre de 2012

LOS ALTIBAJOS

Nuestra vida y nuestra historia están llenas de altibajos, por eso para aquellos que ven en el negro el color de la muerte, les diría que el de la vida podría ser muy bien el gris. Esto es sólo mi parecer hoy, tal vez mañana el blanco y el rosa hagan su aparición estelar y entonces la vida y la muerte serán diferentes, o por lo menos yo las veré de otra manera distinta. Probablemente esto ocurra porque hoy estoy abajo y mañana porqué no, me vendré arriba. Tengo la excusa perfecta, la vida es así y así es como se hace la historia de una vida, subiendo y bajando , bajando y volviendo a subir.
Nadie nos enseña a vivir, las pautas que nos dan son fruto de historias ajenas y para poder vivir y crear nuestra propia historia están los altibajos, esas circunstancias cómodas e incómodas, fáciles o difíciles, alegres o tristes, deseables u odiosas que van ocurriendo y se van sucediendo a lo largo y a lo ancho de nuestras existencias. Junto a ellas nuestro carácter y personalidad jugarán un papel primordial y de la misma manera lo que llevemos hecho o trabajado en nuestra historia de vida también servirá como guía, incluso en ocasiones actuará como un visionario que nos llevará con precisión hacia la bajada o hacia la subida. Quiero pensar que ésta precisión será el resultado de lo que necesitemos no de lo que queramos.
Tal vez el secreto está en obtener un buen aprendizaje, por lo tanto la historia de vida que construyamos tiene que ser buena para aprender en y con ella.
Veo en nuestros altibajos un claro conjunto de elementos de vital importancia en nuestro proceso, sólo con ellos podremos aprobar la asignatura de la vida, subiendo y bajando, bajando y volviendo a subir...
sK


                                                    
                                                  


lunes, 10 de septiembre de 2012

REFLEXIONES NOCTURNAS

Ando seducida con el libro de Aldous Huxley titulado “La isla” y llevo un par de días dando vueltas a las palabras que éste pone en boca de uno de sus personajes: “Un ser humano normal es el que puede tener orgasmos y está adaptado a su sociedad”.

¿Qué le impide a muchas personas sentir orgasmos?, ¿qué le impide a otras muchas adaptarse a su sociedad?...Hay personas que no tienen orgasmos porque se auto-castigan, las hay que no se adaptan a la sociedad porque se auto-marginan. Existen personas que no sienten orgasmos porque otras las han castigado y de igual manera hay muchas personas que no pueden adaptarse a la sociedad porque no les dejan y son otras las que las marginan.
En cualquiera de ellos y en todos los casos no hay mayor daño que el ocasionado por el calificativo de “normal” y por ende el de su opuesto, no importa que seas tu o sean otros los que te ocasionan el dolor, desde el momento en el cual se te considera que no eres “normal”, ya sabes, o tu vida sexual está incompleta como mínimo o eres un inadaptado social, por lo tanto estás enfermo y además en el punto de mira…Y mira que la sexualidad es importante en el desarrollo del ser humano, mira que adaptarse a todos los sistemas que constituyen tu estructura social es igualmente primordial en ese menester…¿Cuánto se puede aprender cuando la vida íntima o sexual no es plena ni satisfactoria?,¡cuánto cuando te sientes solo, repudiado o rechazado!...¿Porqué son normales los que no pasan por circunstancias tan difíciles?, ¿y si sienten sus orgasmos porque éstos son fruto de atrocidades sexuales castigando a otros?, ¿y si su adaptación a la sociedad es fruto de un maquiavélico adiestramiento de otros que les castigan a ellos?... Creo que lo normal sería que a todas las personas se nos estuviera permitida la libertad de elección desde una igualdad de oportunidades, sin etiquetarnos ni castigarnos, y hablando como estamos de utopías también serían normales el respeto y la tolerancia, el apoyo y la comprensión.
Desde este prisma se me ocurre que lo que la sociedad considera “normal” puede ser en muchas ocasiones anormal, en tantas otras patológico y en no pocas de ellas algo digno de rechazar o marginar pues adolece de los principios básicos y primordiales, gracias a los cuáles podríamos asegurarnos nuestros orgasmos y nuestra adaptación a la sociedad, e insisto que éstos son el respeto, la tolerancia, el apoyo y la comprensión.
Sin embargo y llegados a este punto yo me pregunto, ¿son el castigo y el auto-castigo pautas demasiado interiorizadas o enraizadas en nuestra cultura, en nuestra educación y por lo tanto en  nuestro desarrollo como personas?.Quizás deberíamos aceptar que es un insulto a nuestra inteligencia etiquetarnos los unos a los otros con criterios basados en prejuicios, ignorancias y creencias obsoletas caducas y en mal estado, además de todo tipo de maldades humanas, cuando la evidencia no es otra que crecemos y nos desarrollamos castigando y castigados. El concepto de “normal” y su opuesto es necesario pues se trata de otro castigo con el que debemos crecer, no es justo ni es exacto pero tristemente y al parecer en nuestra especie parece ser necesario…¿Será necesario porque el ser humano es un animal desviado y miserable?...

sK


                                                                    


                                      





miércoles, 5 de septiembre de 2012

PRECIPITÁNDONOS

Precipitándonos no llegamos al lugar deseado ni cubrimos nuestras expectativas satisfactoriamente. La precipitación no ayuda a los demás ni nos ayuda a nosotros mismos, con ella no podemos aprender ni enseñar la forma de pasar por la vida sin ser hendidos en dos; Con ella sólo podemos aspirar a convertirnos en eso, en seres precipitados al vacío, un vacío de muy difícil llenado porque alejados de la serenidad, nada puede ofrecernos la calidad oportuna para sentir que la vida es un bien de incalculable valor e infinita belleza.

Precipitándonos las decisiones pueden convertirse en errores de los que tampoco podremos aprender si nos precipitamos en entender o asimilar. Quien se precipita no disfruta del goce de las alternativas ni del disfrute de la búsqueda de soluciones. Quien se precipita no piensa y quien no piensa no sabe lo que se pierde, pues pensando en su justa medida nadie suele arrepentirse de lo que hace o decide, y por supuesto, tampoco suele darse el arrepentimiento por el “cómo” se hacen las cosas….A fin de cuentas el “cómo” ofrece más y mejor información que el “porqué”, que en ocasiones huye o elude las responsabilidades y a veces se limita a justificar lo injustificable.
Nacemos precipitados hacia la vida y en algunos casos nos precipitamos hacia la muerte, es por ello que el tránsito de la primera a la última debería implicar un viaje de aprendizaje hacia la serenidad, que se traduzca en la búsqueda del verdadero y profundo sentido de todo esto.
Si alejamos la precipitación de nuestros criterios nos acercaremos cada vez más al verdadero sentido de nuestra vida, podremos optar así a un auto-conocimiento más profundo y sabremos diferenciar más nítidamente el bien del mal, lo claro de lo oscuro, lo factible de lo utópico, lo que es de lo que parece ser. Si alejamos la precipitación de nuestras pautas seremos más conscientes de nuestros actos y probablemente seremos dadores de comprensión, tolerancia, aceptación y justicia no de sufrimiento, destrucción o injusticias…Es muy sencillo, sentido común y serenidad para poder captarlo.

sK


                                                   






                                         


                                               





                                              



                                                



                                               



                                                  



                                              

jueves, 23 de agosto de 2012

UN HOMBRE CON SUERTE -Relato-


Estoy en mi molde y no quiero cambiar pero necesito acceder a mi dolor, dejarle salir, que se deslice suave y contundente por mi esófago y mi laringe. Mi boca está preparada, necesita gritar, chillar como si esto fuera el fin.
Aquellas conversaciones antiguas que no nos llevaban a ninguna parte vuelven a mi, ¿cómo conseguiré no rendirme, lograré no hundirme?...Aquellas mentiras enquistadas que opté por creer y se convirtieron en una realidad, una falaz y maldita realidad, y todo esto ha resultado ser mi vida, una vida más… ¡No, me niego, mi vida no es una más, es la mía!...Necesito aire, no puedo respirar, sólo lloro y lloro…Me falta el aire…Mi vida tiene todo lo que necesito menos aire para respirar…Soy un hombre con suerte, sí tengo suerte, tengo fiebre de libertad, fuego en mis manos y no siento la desgracia de estar en el punto en el que estoy ni de ser quién soy…Soy un hombre con suerte, tengo un amor que nunca morirá, es una mentira pero nunca morirá, mi suerte es tal que yo pereceré pero mi amor nunca lo hará.
Dime lo que ves, ¿tal vez todo terminó?, ¿alguien o algo llenará este vacío entre la vida y la muerte?...Soy un hombre con suerte, olvida todo lo que te he dicho…Ya sale, ya empieza  a salir todo el dolor acumulado que hay en mí, grito:”¡Bendito vacío ya te llenaré!”...Sale por su cuenta y no cesa, hay mucho dolor, muchas lágrimas…Del dolor se aprende aunque ahora debo aprender a respirar, a coger aire cuando tus mentiras vuelvan de nuevo a mí, con aire podré aguantar más tiempo así, viviendo esta vida que es una dura mentira que yo escogí, con aire mi vida podrá tener todo lo que necesito: mentiras, dolor, sufrimiento y la desgracia de un amor falaz pero eterno.
¿Con qué podré llenar este vacío que siento?... ¿Con suerte?... ¡Pero qué estoy diciendo, si yo soy un hombre con suerte!.

Nadie está exento de vivir una mentira, nadie de crearla, nadie de alimentarla.

sK


                                                    



                                            

domingo, 12 de agosto de 2012

EL ARTE ES TERAPIA

Nuestra inteligencia creadora es nuestra salvadora, José Antonio Marina habla de ella como de la “gran solución, al fin y al cabo crear es hacer que exista algo valioso que no existía antes de ser creado y eso es en el fondo lo que todos queremos”.
No importa qué ni cómo, la cuestión es crear, el arte es terapia…Escribir, componer, pintar, escenificar, interpretar…Todo vale…Pequeñas rosas rojas cayendo de un cielo azul intenso; Un océano de lluvia que algodones a modo de nubes descargan desde un cielo gris y profundo; Una inmensa nube de golondrinas cubriendo el cielo de un cementerio; Una oscuridad terrorífica y una especie de haz de luz muy potente apuntando a tierra, un hombre mira hacia la luz, hay lágrimas en sus ojos y una triste sonrisa en sus labios…¿Qué quieren decir éstas imágenes, qué significan, qué simbolizan?...A cada persona le dirán algo diferente y esa diversidad es la que nos ayuda a comprender, a respetar, a no limitarnos a estar sino a ser, a no pedir permiso para vivir, a saltarnos la autoridad y los poderes para ser los conductores de nuestras propias vidas, esto es el arte y por ello es terapia…Nuestra inteligencia creadora nos hace libres para elegir nuestro camino, para actuar conforme a nuestro propio ser. La inteligencia al servicio de la creatividad y ésta al servicio de la humanidad…La expresión expresada a través de la creatividad es gratificante y digna de agradecer, es además portadora de una paleta de emociones básicas que se permite mezclar usando intelecto y corazón, haciendo surgir así en nosotros nuevas emociones…Crear es latir, fluir, vivir, enfrentar, confrontar, comprender y soñar, pero nunca morir. El que crea no deja morir su alma ni su esencia, con su muerte física su alma sigue latiendo, su expresión sigue sintiendo, su arte sigue haciendo latir y  sentir a otros, la inteligencia creadora nos hace trascender siendo los dueños de nuestras propias vidas. Desde esa libertad auténtica es desde donde podemos expresarnos de una manera tan genuina, que podemos permitirnos por una vez abandonar nuestro ego y contactar con nuestro yo más profundo en un encuentro único, alejado del desencuentro al que le sometemos con la rutina de unos días que van pasando en nombre de la vida.
Una inteligencia cuyo indicador o juez no es el cociente intelectual sino el propio ser que se abandona a sus pasiones pero de una manera creativa al servicio del propio espíritu y por supuesto, al servicio de la espiritualidad colectiva.
No sólo hay que ser sino que también hay que ser creativos es una bonita manera de inmortalizar nuestras almas.

sK


                                                       


                                       

sábado, 4 de agosto de 2012

LA CARCAJADA ESCATOLÓGICA -Relato-

Entre grandilocuentes taquicardias ocasionadas por su mal de altura recordó la frase de Epícteto: “Eres una pequeña alma que sustenta un cadáver”. Este recuerdo en su estado de nerviosismo le hizo soltar una carcajada escatológica. Casi todos los pasajeros le miraron perplejos, su desconocida acompañante se giró hacia él  y le miró por encima de sus gafas cerrando el libro que leía. La azafata sonriente y complaciente se aproximó:” ¿Está usted bien?”. Él la miró sonriente y complaciente y contestó: “Es usted encantadora, gracias estoy bien, aunque tengo un poco de miedo”. De nuevo siguió con sus pensamientos y en esta ocasión recordó algo que leyó, aquella lectura era algo así como que nada sucede por accidente, que existe un Gran Plan y dentro del Gran Plan innumerables planes pequeños, un plan pequeño para cada uno de nosotros…Este nuevo pensamiento acompañado de sus nervios le llevó de nuevo a soltar otra carcajada escatológica. Así fue como por segunda vez se convirtió en el centro de todas las miradas, su acompañante extrañada cerró de nuevo su libro y en esta ocasión se quitó las gafas directamente, la misma azafata  se acercó con la misma sonrisa y complacencia para preguntarle: “¿Quiere que le sirva algo?”. Él igualmente le contestó:”No, muchísimas gracias, es sólo miedo”. Su acompañante tranquila y discreta esperó a que la azafata se alejara y entonces en baja voz le dijo:”Probablemente sea usted demasiado inteligente para creer en Dios”. Él sonrió:”Probablemente señorita”. Ella sonrió también:”En ese caso le diré que lo importante es LA OTRA COSA”…Él extrañado le preguntó:” ¿La otra cosa?"...”Sí, la cosa a la que llega uno al final del sendero” sentenció la joven…El pasajero con mal de altura, taquicardias y nervios le respondió:”Veo que está usted adiestrada en la vida del espíritu”…La joven se puso las gafas, abrió su libro y sacando una foto de un buda iluminado que usaba como marca páginas añadió sin mirar al compañero de pasaje aterrorizado:”¿Y a usted qué es lo que le sirve?”. Ella reanudó su lectura, él permaneció unos instantes observándola pero después desvió su mirada hacia la ventanilla de donde de nuevo surgió el terror, aparecieron sus miedos entre las nubes de algodón y entonces surgió otra carcajada escatológica. Para su asombro nadie le miró esta vez, nadie, la azafata ni se acercó a preguntarle, su acompañante seguía leyendo su libro sin inmutarse. Todos los pasajeros aparecieron ante él metidos en burbujas transparentes y personales, flexibles e irrompibles, resistentes e inaccesibles, la suya se había roto, sus carcajadas escatológicas la habían reventado.
Empezó a sentirse diferente, desnudo ante los otros, sin embargo ahora nadie le prestaba atención, era como si no existiese y todo porque su persona no lucía dentro de una de éstas burbujas, que realmente eran escudos fuertes y recios que todos usaban para aislarse y protegerse, todos sin distinción, todos menos él.
Un nuevo pensamiento acudió a su caótica mente:” ¿Qué puedo saber?,¿qué debo hacer?,¿qué puedo esperar?”, un pensamiento Kantiano desde las alturas que de repente le llevó a otra idea y ésta no era otra cosa que un conocimiento nuevo y revelador que le sirvió para afrontar su miedo:”Tengo que lograr satisfacer estas tres extraordinarias curiosidades” y este pensamiento le hizo dibujar una serena sonrisa que le llevó a mirar las nubes de algodón, que esta vez sí lucían un blanco nuclear que además no se empañó en ningún momento con la oscuridad de sus miedos.
En una hora de tranquilo y apacible trayecto, el avión aterrizó y justo al atravesar el finger pudo percibirla, justo al salir del avión y continuar su viaje su burbuja surgió de la nada, aunque tal vez surgió de la evidencia que supone ser humano, sin embargo caminaba más seguro que antes pues sabía que cuando quisiera podría deshacerse de ella y reventarla como sólo él sabía, con una magnífica y escalofriante carcajada escatológica fruto de sus miedos, esto le hacía más humano, esto le convertía en un ser evidentemente humano.

sK


                                                     



                                             

miércoles, 25 de julio de 2012

SANAR NUESTRA MEMORIA DE VIDA

Nuestra vida no es sólo lo que recordamos, la memoria de nuestra vida es tan solo una versión de ésta. Haciendo un recorrido por nuestra biografía podremos encontrar nuevos datos que complementen a nuestra memoria y nos sitúen justo ahí, en ese momento decisivo o traumático del que no habíamos querido volver a hablar o tal vez ni tan siquiera recordar. Situarnos en ese momento o en esa edad y ahondar en ese recuerdo nos provocará una emoción que si es dolor, miedo o rabia podríamos intentar transitarla ahora, desde nuestro presente, desde nuestro aquí y ahora para intentar sanar nuestra memoria de vida. Todo lo que podamos sanar desde nuestro presente es una manera de cambiar nuestro pasado y eso contribuye a que podamos vivir con otro talante y con otras expectativas…Perdonar, olvidar, “cortar cabezas” si es necesario, llorar, todo es válido si contribuye a sanar nuestro corazón, nuestra mente y nuestro cuerpo.
Toda expresión no expresada se pudre dentro de nosotros y en incontables ocasiones se somatiza adoptando diferentes formas que se traducen en diferentes enfermedades psicosomáticas y éstas, son un claro síntoma de que hay algo pendiente que si solucionamos podrá conducirnos a la sanación.
Transitar por la vida es duro, la vida es dura, volver a nuestra vida pasada también lo es, pero en ocasiones es necesario y oportuno, sobre todo cuando en  nuestro presente tenemos ciertos obstáculos que se traducen en capítulos sin cerrar. Hay que cerrar para ir abriendo, los asuntos inconclusos del pasado tarde o temprano se hacen presentes en nuestro ahora y tarde o temprano debemos llevarlos a nuestra consciencia para concluirlos y continuar la marcha.
Este proceso no tiene un momento determinado en el que acontecer, sin embargo seguramente se pondrá en marcha cuando nuestra madurez  sienta que ya no se puede demorar más porque ya es hora de limpiar y pasar a otras cosas. Y mientras llega y no llega debemos ocuparnos de vivir intensamente el presente, pues la vida es el aquí y el ahora puro y duro, sin distorsiones del pasado y sin alucinaciones futuras.

sK


                                                     



                                            

sábado, 14 de julio de 2012

LA PANDEMIA DE LA INFELICIDAD

Soplan vientos contrarios que alteran y alternan nuestra contrariedad. Entre engaños y distracciones van transcurriendo nuestras vidas sin apreciar la  evidencia, valorando la imaginación o los supuestos, dejando siempre paso a una “lógica irracional” inventada por nuestros delirios y no respetando la obviedad ni el privilegio de la duda.
Así, actuando contra nuestra  naturaleza crecemos  considerándonos preparados, superiores e inteligentes, crecemos hiriendo y heridos, dañando y dañados, enfermando y enfermos. Nada ni nadie nos para pues el sentido común nos abandona constantemente desbancado por nuestras pasiones, y nada ni nadie nos salva pues ésa es tarea nuestra y andamos todavía muy contrariados para darnos cuenta.
El que nace erra y el que erra constantemente muere como todos por haber nacido, sin embargo para éste además la muerte será el fin de un error, mientras que para otros ésta será un proceso natural de su ciclo vital.
Errar es humano pero la humanidad dispone de recursos suficientes para no convertir en un error total las vidas de los mortales. Y aunque de los errores se aprende también podemos aprender a no errar tanto, ya que las consecuencias de muchos de los errores de los nacidos mortales aunque humanos van contra la humanidad, y los daños, heridas y enfermedades ocasionados por infinidad de éstos errores históricos, políticos, económicos, colectivos e individuales, heredados o transmitidos están trayendo una pandemia de muy dudoso tratamiento y además de una expansión y virulencia escalofriantes.
La cepa del virus del error constante infecta nuestro mundo con la pandemia de la infelicidad, ¿cómo inmunizarnos?.

sK


                                                   


                                               

domingo, 1 de julio de 2012

AGRADECER DESDE NUESTRA ESENCIA

El ser humano está constituido por un tapiz ecléctico  y casi psicodélico de aspectos mentales que le convierten en una especie compleja y en ocasiones contradictoria.
Ninguno de nosotros se ha levantado a pulso, hemos llegado porque alguien se ha agachado para ayudarnos como dice el proverbio africano; así pues, hagamos que el niño que fuimos se sienta orgulloso de lo que somos hoy y reconozcamos que en el camino, además de nuestro coraje han habido personas significativas; personas que tal vez ya no estén pero que en el fondo se hacen presentes cuando reconocemos algo de ellas en nosotros, tal vez cuando esto no ocurre; éstas personas que han estado y están apoyándonos, valorándonos, confrontándonos, educándonos, enseñándonos, sufriendo con y por nosotros han sido y son una parte importante de lo que somos, así pues añadamos al coraje  corazón y sintámonos dichosos por ésta retroalimentación mutua, por esa aportación incondicional, por aquella insistencia perturbadora que nos violentaba de vez en cuando y que no tenía fin.
El agradecimiento nos hace más humanos y si no podemos exteriorizarlo debemos interiorizarlo y tenerlo en cuenta, pues esto además contribuye a dar mayor calidad a nuestro crecimiento personal. Esto nos hace más buenos y ésta es otra posible vía hacia la felicidad.
Fomentar la apertura a la vida desarrollando esta capacidad de agradecimiento nos puede llevar a explorar espacios que están en precario o dejándose afectar por parásitos letales, tales como la desidia, la dejadez y la dejación, el hedonismo, el narcisismo, la pasividad y la propia ingratitud, y de esta manera suministrar a nuestro ser de una serie de elementos más potables, para evitar peores consecuencias por esa contaminación masiva a la que constantemente estamos expuestos y ante la cual mostramos nuestra vulnerabilidad más vulnerable.
Vivimos desnutridos de lo esencial, tenemos hambre y sed de lo superficial y esto presupone una muerte en vida asegurada, la cuestión es que ésta puede llegarnos con mayor o menor dolor y con mayores o menores sufrimientos, pero llegará... Fomentar la apertura a la vida podría ser también el hecho de reconocer que agradecer es esencial y que nuestra esencia debe ser y estar siempre agradecida, y por supuesto, fomentaríamos mucho más esta apertura si del reconocimiento pasáramos directamente al agradecimiento.

sK


                                                  



                                             

martes, 26 de junio de 2012

Y ESTE CUENTO SE HA ACABADO -Relato-

Callado le decía mucho más… En silencio… Porque junto al silencio a la princesa le resultaba más fácil extraer los mensajes y rara vez se equivocaba en sus extracciones, aunque en ocasiones esto le provocara lágrimas. En silencio con sus lágrimas venía la pena y entonces ella entendía que su solidaridad, su responsabilidad y su tolerancia eran prioritarias en su actividad pública pero no en la privada, al menos no con él… En su palacio estaban rodeados de todo tipo de riquezas materiales, todas las comodidades posibles e inimaginables, todo tipo de enseres cuya utilidad distaba mucho de la felicidad subjetiva. Objetivamente el mundo entero creía que no les faltaba de nada, sin embargo la realidad se ubicaba muy lejos de esa apreciación colectiva, y se situaba en un punto de no retorno desde el cual ella no dejaba de recordar algo que leyó y cuya idea era algo así como que sin apego no hay empatía, era algo así como que la vida íntima trasciende de la propia situación personal y sin la presencia del otro no podemos llegar a ser nosotros mismos, ¡no podía dejar de recordar esta idea porque ni él estaba ni ella sabía quién era!. Claramente si el amor es una expresión de la intimidad entre dos personas siempre y cuando se preserve la integridad de cada uno, esto no era ni podía ser amor, ella pensaba esto además bajo ningún concepto podía ser amor, bajo ninguno.
Esta ficción era mantenida por ambos, continuamente la pintaban, la apuntalaban por aquí y por allá, sin cesar porque cuando conseguían apuntalarla por un lado empezaba a desmoronarse por el otro y así día tras día. La princesa empezaba a ver la belleza de la verdad que no necesita mantenimiento, que es y punto. Ella empezaba a darse cuenta de que el tamaño del pene de su príncipe, el tiempo de resistencia antes de eyacular y el número de orgasmos que alcanzaba no era importante, no más que su conducta antes y después del acto sexual, que era deplorable, egoísta y en no pocas ocasiones hasta cruel. La princesa empezaba a ver que su príncipe le devolvía sus frustraciones en forma de agresión, que la violentaba y se dejaba llevar por sus pulsiones haciéndole mucho daño, causándole mucho dolor. Ella no se sentía una princesa, no se reconocía a sí misma, no encontraba sentido a su vida y no conseguía llenar de una manera fértil el vacío existencial en el que vivía desde hacía mucho, mucho tiempo atrás.
Él creía en Maquiavelo y por eso pensaba que el príncipe  debía ser desleal, mentiroso, cruel, calculador, déspota, vengativo, egoísta y codicioso como lo eran todos los hombres, pero en su caso debía saber disfrazar bien este carácter y tener habilidad para fingir y disimular.
Ella creía en Marco Aurelio y por eso entendía que si no convenía no había que hacerlo y si no era verdad no había que decirlo. Tal vez es cierto que el ser humano es el único animal que se ha extraviado…Tal vez nos hemos dejado seducir muy fácilmente por el famoso “Y fueron felices y comieron perdices” ya que nunca se nos dice cómo se las comen o cómo se las comieron…Tal vez el príncipe le introdujo una perdiz entera en la boca a la princesa, la cual se atragantó, tal vez hasta se ahogó y pereció…Tal vez fue ella la que hizo lo propio, o quizás fueron los dos a la vez.
Y tal vez ahora sí que proceda el famoso “Colorín Colorado este cuento se ha acabado”… Ahora sí que somos conscientes, ahora sí porque nos hemos dado cuenta, ahora sí y no antes.

sK


                                                     





                                  

jueves, 21 de junio de 2012

PRIMER ANIVERSARIO DEL BLOG

Hace un año que escribí por primera vez en este blog. No podría imaginar que a fecha de hoy tuviera tantas visitas...En este aniversario sólo quiero agradeceros a todos: a los seguidores públicos y a los anónimos, a los que dejáis comentarios y a los que hacéis vuestra reflexión en silencio, a los que me siguen a diario y a los que de vez en cuando os dáis una vuelta por aquí...A los que estáis en países muy lejanos, a los lectores de países vecinos o colindantes y a los de mi propio país...A todos y a todas quiero daros las gracias por leerme y también por animarme a seguir escribiendo con vuestros comentarios y correos electrónicos...Mis más sinceros agradecimientos, y por supuesto mis mejores deseos en el aprendizaje de vuestras vidas...

sK


                                                         



                                                    



                                                                       

miércoles, 13 de junio de 2012

EL DOLOR DEL CRECIMIENTO


Nacemos…Somos...

Crecemos…Nos relacionamos e interactuamos…

Dejamos de ser…Nos convertimos…

Miedo, no somos lo que aparentamos…

Traición a nosotros mismos y cobardía…Angustia…Mucho miedo…

Millones de personas pasan sus existencias buscando su verdadera y profunda esencia, estas personas que conservan este anhelo son buscadoras natas, son hombres y mujeres que funcionan de una determinada manera pero que realmente no son así. Ese anhelo de volver a recuperar su esencia les ocasiona constantemente angustia, ése es el dolor del crecimiento, que surge tempranamente cuando amputamos nuestras almas dejando de ser para ser como nos dicen que seamos…Ese anhelo es el centro magnético y no debemos perderlo hasta que volvamos a encontrarnos con nuestra esencia y la recuperemos definitivamente de nuevo…

Vivir con miedo es difícil y encontrar un lugar en este mundo siempre conlleva traumas, sin embargo el dolor del crecimiento es de gran utilidad si sabemos cómo y cuando usar nuestras energías.


sK


                                                     



                                                

jueves, 7 de junio de 2012

AMANECE QUE NO ES POCO

Leí que para uno mismo no hay nacimiento pero sí amanecer. En ocasiones amanecemos tristes, a veces lo hacemos alegres y también nos ocurre que amanecemos sin sentirnos nosotros mismos. Sin embargo esto es en un sentido literal, amanecemos cuando nos levantamos después del sueño reparador y nocturno, pero también lo hacemos cuando después de mucho tiempo sentimos que algo trastorna nuestras seguridades, cuando entendemos que no estamos cansados de vivir sino de vivir de una determinada manera, lo hacemos cuando entendemos que el afecto puede ser terapia, lo hacemos cuando somos conscientes de que el aburrimiento y la prisa son formas de huída, lo hacemos cuando entendemos que estar descalzo es tener los pies en la tierra, en algunos momentos necesitamos un amanecer porque no tenemos modo de llegar a nuestras palabras, son  nuestras propias palabras pero nos faltan…Amanecemos cuando nos atrevemos a vivir por encima de nuestras realidades y no de nuestras posibilidades y también cuando tenemos muy claro que no tenemos sustitutos y que por lo tanto somos seres irremplazables.
¿Empezar o reanudar?... ¿Nacer o amanecer?...Pero siempre llover y llorar… Tal vez cuando no sabemos qué nos pasa es porque necesitamos un nuevo amanecer... Aunque tal vez sólo necesitemos compañía.

sK


                                              

martes, 29 de mayo de 2012

TENER VIDA ES TENER EXISTENCIA

(A los padres que dan la vida a sus hijos y les quitan la existencia y por ende a éstos hijos de sus padres).

ESCENA PRIMERA
Me resulta difícil aceptar la idea de que llevo intrínseca la fuerza necesaria para afrontar esto…Me resulta difícil porque mis obsesiones infectan mis pensamientos y  mi intelecto me dice repetidamente que no, que no es posible.
No puede ser cierto que yo disponga de cualquier posibilidad que me proponga, esto nunca me ocurrió, además mis padres me lo decían desde niño:” Tu no conseguirás eso, tu no llegarás ahí, tu no sabes, tu no puedes”…Siempre…Yo nunca he podido, eso me ocurría siempre…Nunca supe orientarme en la vida, nunca supe qué camino escoger, mis experiencias casi siempre fueron desagradables, mis problemas nunca tienen solución, además siempre estoy enfermo y con dolores, soy un fracasado.

ESCENA SEGUNDA
Cada persona lleva intrínseca la fuerza que necesita, toda persona dispone de cualquier posibilidad que se proponga. El problema es que esta idea es difícil de aceptar y de llevar a la práctica… Las obsesiones afectan e infectan nuestros pensamientos y nuestro intelecto, es el modo más apropiado o proclive para la negación de nuestras posibilidades.
Nuestros padres nos dieron la vida, pero nuestras existencias son nuestras y no podemos construir sobre la base de unos juicios ajenos, pues son de nuestros progenitores, y por ello son juicios ajenos a nosotros que en muchas ocasiones no ayudan, sino que distorsionan y contaminan la sólida estructura de lo que podrían ser nuestras posibilidades. Nosotros somos los dueños de nuestras vidas y de nuestras existencias, sólo nosotros.
Nunca sabremos orientarnos con mapas y brújulas ajenos, necesitamos los nuestros propios y únicos, acordes a nuestro sentir que además es exclusivo. Así es como aparecerán multitud de caminos, así es como nuestras experiencias desagradables serán aprendizajes y además  surgirán más experiencias agradables que nos reconfortarán para continuar la marcha.
Todos los problemas tienen solución si conseguimos equilibrar cuerpo y mente… Una mente negativa y enferma se reflejará en el cuerpo que la contiene convirtiéndolo en un pozo angosto y oscuro, enfermo y doloroso.
Los fracasos no existen, existen las lecciones y los mensajes de respuesta, que debemos aprender a captar para que nos indiquen la dirección hacia la meta correcta.

ESCENA TERCERA
Tener vida es tener existencia, y tener una existencia propia es el secreto de la felicidad, considerando siempre  a ésta como un bien efímero pues el teatro de la vida no nos permite más.

sK