jueves, 19 de enero de 2012

EL ARTE DE TOMAR CONCIENCIA

Cierra los ojos y rescata aquel lejano recuerdo que yacía en la sima más recóndita de tu hemisferio derecho, recréate en los detalles, experimenta la sensación…
Cierra los ojos y sitúate frente al mar, aspira la brisa marina, imprégnate e impregna tu espíritu, experimenta la sensación…
Cierra los ojos y sitúate en la cima de una montaña, siente el aire de la sierra y las hojas de los árboles acompasadas con el vaivén, experimenta la sensación…
Cierra los ojos y escuchando tu canción favorita baila hasta caer extenuado, experimenta la sensación…
Cierra los ojos justo cuando el vagón de la montaña rusa decida proceder a su vertiginosa caída, entonces chilla lo más alto y fuerte que puedas, experimenta la sensación…
Cierra los ojos a pleno sol, siente su temperatura y su calor, experimenta la sensación…
Ahora…
Abre los ojos y sé consciente del paso del tiempo a través de los recuerdos almacenados…
Abre los ojos, mira al mar o hacia la montaña y sé consciente de la belleza y de las riquezas que tenemos en la naturaleza…
Abre los ojos y sé consciente de la relación tan especial que el ser humano puede mantener con la música, fusionándose con ella a través de la expresión corporal…
Abre los ojos desde lo más alto de la montaña rusa y siéntete capaz de los desafíos más descabellados…
Abre los ojos y aunque te cueste mirar al sol se consciente de su importancia para nuestra vida y supervivencia…
Debemos ser conscientes para tener los ojos abiertos justo en el preciso instante en el que realmente necesitemos cerrarlos para contar hasta cien, tomar aire y continuar pues los desafíos son muchos y a veces los obstáculos son más poderosos, impidiendo que nuestra toma de conciencia llegue a situarse justo en el punto en el que debe de estar.
La ventaja que tenemos es que biológicamente estamos preparados y entrenados ¿acaso la función básica de los ojos el parpadeo, sólo sirve para ayudar a difundir a través de las lágrimas y eliminar los irritantes de la córnea?...Claramente el parpadeo es como tomar carrerilla, un entrenamiento innato e inherente que debemos aprovechar.
Abrir y cerrar los ojos podría resultar ser el  regulador por excelencia en la toma de conciencia, a mayor toma de conciencia más abiertos los ojos a menor más cerrados, sin embargo, el cierre de los ojos en determinados momentos y en su justa medida puede servir para profundizar  y ahondar en una toma de conciencia más arraigada, pues hay aspectos o sensaciones que con los ojos cerrados es más fácil sentirlos que si los tenemos abiertos y esta información puede ser reveladora.
La toma de conciencia, todo un arte al servicio del ser humano.

sK

                            
                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece puedes expresar tu opinión.