martes, 21 de febrero de 2012

LA CALLE: MODESTA EXALTACIÓN AL ÁMBITO RURAL

La calle tenía el encanto del mundo rural, era tortuosa y en pendiente, sus adoquines hablaban de otras épocas, de mulas y carros, de grandes nevadas, de pobreza material pero riqueza de espíritu.
Al final el manantial de aguas frescas ofrecía altruístamente su musicalidad a toda la calle, las balconadas unas frente a otras alegraban con sus macetas floridas el paseo y en las esquinas al final y al principio de la calle, dos grandes farolas centinelas negras y antiquísimas le daban un encantador aire de leyenda.
El abuelo bajaba todos los días su calle y llegaba hasta el manantial, allí se sentaba en el banco de piedra y madera mirando el agua caer...Siempre decía lo mismo: "El agua es vida". Los vecinos que pasaban le sonreían y saludaban asintiendo ante su afirmación. Cuando estaba en casa siempre dejaba abiertas las ventanas para seguir escuchando el rumor del agua del manantial y preparándose la comida, recogiendo el salón o haciendo lo que estuviera haciendo siempre decía lo mismo:"El agua es vida"...Y sonreía.
Hoy ya no corre el agua por ese manantial, las balconadas de la pequeña y tortuosa calle no tienen macetas floridas, sus farolas centinelas se han deteriorado y ya no dan luz. El abuelo al igual que muchos de los vecinos falleció, los demás se fueron.
La quietud infinita y la espiritualidad abandonada habitan el pueblo fantasma y todos los días bajan la calle y esperan en el banco de piedra y madera a que el manantial se llene de aguas frescas. Ellas saben que el agua es vida como decía el anciano lugareño, pero igualmente saben que el mundo rural también lo es y su esperanza no es otra que confiar en el buen criterio del hombre.

sK


                                                    



                                         


1 comentario:

  1. Es una pena que la dejadez y el abandono vayan desprendiendo a muchos pueblos de esa vida que un díoa tuvieron.

    ¡Málditas ciudades!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.