domingo, 8 de abril de 2012

EL CEMENTERIO

Intentando no sufrir demasiado, logro inútil e inalcanzable…
Desde el Cementerio todo cambia de perspectiva…La vida y la muerte como parte integrante de la primera, el dolor y el sufrimiento o la ausencia total de ambos…El no sentir que ya no sientes, la ausencia de hipocresía por la ausencia de actos…La quietud infinita y eterna, la pesadumbre que aligera y no espesa la mente…Vivir y morir para no poder valorar una pobre existencia repleta de acciones infames y sin sentido cuya guía ha sido el egoísmo humano, la envidia patológica y el dolor innato…Así desde la muerte no poder contemplar la pobreza existencial y la abundancia escasa...No poder comprobar que no se ha dado el todo por el todo porque no era posible en un mundo injusto y terrible, porque no se ha sido lo suficientemente válido como para en un momento justo y preciso poder dar la talla.
Desde el viejo cementerio repleto de cipreses y secas flores, fruto del olvido de todos aquellos que se esfuerzan porque aún pueden, en errar constantemente, en emplear vanos esfuerzos viviendo unas existencias mórbidas y malsanas…Desde el viejo cementerio sabio en su silencio, acorde a  su filosofía de frío mármol y piedra repica insonora la voz interior de todos aquellos  que ya conocen el secreto de la soledad perpetua…Almas rotas, corazones partidos, razones perdidas, sueños truncados, pasiones secretas, proyectos frustrados, todos conviviendo desde el no ser, el no estar, y el no parecer…
Y yo desde la vida intentando no sufrir demasiado, logro inútil e inalcanzable…

sK


                                                   


                                           

7 comentarios:

  1. Resulta difícil ver la vida con optimismo desde un cementerio. La muerte y la consciencia de la misma es una lección vital ineludible.

    Un saludo.
    Ehse

    ResponderEliminar
  2. Un saludo Ehse, estoy totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  3. La muerte no nos hace comprender la vida, pero sí apreciarla en su justa medida...lo equilibra todo por así decirlo. Tiempo se nos da y tiempo se nos quita, sin poder escoger, por supuesto. Los cementerios dicen aquello que callamos en vida...quizás la muerte sea tan solo eso, silencio al fin y al cabo...pero caminando entre las tumbas uno nunca podrá decir que hay silencio, como mucho, que no oye.
    Precioso espacio!!!
    Un abrazo inmenso!!!
    Favole

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver lo paradójica que resulta la vida a veces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus palabras Favole.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego Perséfone...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una inquietante y sin embargo, placentera definición de la muerte:

    "El no sentir que ya no sientes, la ausencia de hipocresía por la ausencia de actos…La quietud infinita y eterna, la pesadumbre que aligera y no espesa la mente…".

    La liberación de la carga que todos estamos obligados a llevar encima y que no todos estamos destinados a saber llevarla de igual manera.

    :)

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.