martes, 17 de abril de 2012

EL EGOÍSTA

El EGOÍSTA no ve todo lo que por él se ha hecho  ensalzando sólo lo que él ha hecho por el prójimo, siendo además esto y en comparativa una cantidad irrisoria de acciones benévolas ya que éstas tienen un claro y contundente límite, su egoísmo.
El EGOÍSTA quiere que todos accedan ante él y ante sus actitudes o acciones, no respetando así los límites que establecen unos mínimos ya sean subjetivos ya objetivos, y que se traducen en el respeto al prójimo y en la no interferencia en el auto-respeto al ser del mismo.
El EGOÍSTA no es objetivo aunque pueda serlo, sin embargo no lo es porque le resulta más fácil utilizar todo tipo de razonamientos y justificaciones egoístas, que convierten su discurso en una serie de manipulaciones y falsedades que lejos de comunicar incomunican.
El EGOÍSTA nace y se hace, pero desde luego no hay que adaptarse a él, ya que sus creencias son erróneas y en el fondo es posible que sean sus miedos y su vida los que le originen infinidad de carencias, por lo tanto y para todos los EGOÍSTAS siempre debe haber alguien que no les permita cruzar esos límites, pues será esa negativa la que en un momento dado pueda favorecer un cambio integrador que a su vez de a luz relaciones profundas y duraderas, no distantes ni superficiales y es que ¿quién quiere profundizar en este sentido con un EGOÍSTA?...
Creo que todos nacemos egoístas para sobrevivir, nuestras relaciones lo tienen a éste como telón de fondo, en ocasiones y gracias a él nos convertimos en supervivientes sin embargo, no debemos convertirnos en EGOÍSTAS (con mayúsculas), pues esto se traduce en un uso abusivo y desproporcionado del mismo que nos puede llevar a la soledad y al aislamiento, y desde luego no pienso que el problema sea no sentir esa soledad sino no ser capaz de sentirla porque nuestro egoísmo nos lleve a creer que tenemos toda la razón.

sK


                                           

6 comentarios:

  1. ¡Qué bien lo has expresado! Totalmente de acuerdo con tu visión del egoísmo o del mal uso que a veces hacemos de él. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que a más auto-estima más posibilidades de querer al otro y a menos auto-estima menos posibilidades de querer a los demás.Tal vez la persona egoísta se quiere solo a sí misma sin embargo, lo mismo no se quiere tanto como piensa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que el egoísmo es natural y propio del ser humano, pero el altruismo y la empatía también. Y éstas últimas no son sólo positivas para el sujeto en sí, sino para toda una especie.

    Por lo tanto, yo también abogo por la generosidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. He conocido gente egoísta que realmente eran como expresas. Jamás reconocen un fallo en ellos mismos, creen que los fallos siempre están en los demás y no solo exigen que constantemente se les pida perdón si no que ellos no conocen esa palabra.

    Los egoístas son a su vez testarudos y son capaces de romper amistades, relaciones y lazos en general porque su ego no les permite ceder jamás.

    Los egoístas tienen la autoestima por los suelos y de ahí, como una falsa protección, nacen sus actitudes.

    Un saludo.

    Oski.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.