jueves, 12 de abril de 2012

NUESTRA RELACIÓN CON LA VIDA

Dijo el desaparecido Guillermo Borja que existen cuatro formas de relación con la vida, todas tienen su valor sin lugar a dudas y se establecen:
-         A través del pensamiento.
-         A través de la palabra.
-         A través de la acción.
-         A través de la unión.

Ciertamente el pensamiento puede llevar a la palabra y ésta a la acción cuya consecuencia podría muy bien ser la unión con el prójimo. Sin embargo hay personas que prefieren el pensamiento y desde él establecen su relación con la vida. Las hay que usan más la palabra para este menester. Otras personas fundamentan su relación con la vida en la acción y las hay que prefieren determinadas uniones para relacionarse. Todos utilizamos unas u otras en función de nuestros objetivos, pero sobre todo en función de lo que realmente somos y por supuesto del cómo somos…Partiendo de la base de que lo único que tenemos es lo que somos, cualquiera de éstas formas de relación con la vida pueden ser válidas y productivas, el saber realmente lo que somos es una tarea más complicada que puede llevarnos el tiempo que necesitemos emplear para quedarnos desnudos ante el espejo…Borja también dijo que sólo desnudo puede uno reconocerse y desde luego no creo yo que andara muy lejos de la verdad en este sentido. El despojarnos de las vestimentas e indumentarias, del disfraz o disfraces que lucimos a diario nos facilitará la relación con la vida, siempre y cuando lo que queramos o busquemos sea una relación auténtica y real.
Volviendo a Guillermo Borja voy a utilizar como motivos para ello las siguientes creencias de él mismo:
-         Porque limpiar es manifestar lo que somos.
-         Porque la verdad es curativa, sea la que sea.
-         Porque si no sabemos hablar debidamente con la emoción y la razón en la palabra no hay comunicación.
-         Porque la ausencia crea fantasías.

Estos cuatro motivos y sus implicaciones podrían ayudarnos a mantener una relación auténtica y real con la vida, independientemente de que seamos más de pensamiento o de palabra, de acción o de unión; independientemente de que seamos capaces de alternar las cuatro formas; independientemente de lo establecido puesto que esto no es siempre o casi nunca lo correcto; independientemente del resto de humanos pues a veces éstos nos convierten en dependientes y la independencia en este sentido, depende básicamente de nosotros y de la valoración que de nuestras dependencias hagamos.

sK


                                                       



                                                

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu reflexión. Ciertamente conocerse a sí mismo, es tarea ardúa, más no imposible.

    ResponderEliminar
  2. Sin ánimo de desdeñar todo lo demás me he fijado muy mucho en la frase: "Porque la ausencia crea fantasías..."

    Curioso muy curioso. Nunca me había parado a pensarlo pero sí...realmente es así.

    En fin. Me gustó, aprendí cosas.

    Un saludo.

    Oski.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Oski, la idea sería estar presentes para que el otro pueda vernos de verdad, no ausentes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.