martes, 22 de mayo de 2012

KRINO

Mirando al mar, mirando al cielo, mirando los almendros floridos, mirando a cualquier lugar, mirando a cualquier persona siempre afloran en nosotros criterios.
Además nacen y surgen sin darnos cuenta, se introducen y acomodan en nuestras cabezas fruto de mecanismos mentales y sentimentales, se acomodan amueblando nuestros cerebros y nosotros no nos paramos a analizarlos, los hacemos nuestros arriesgándonos a hacer uso de ellos.
Criterio proviene del griego “Krino” y significa separar, y separando o dividiendo es como nos pasamos nuestras vidas…Separándonos de nuestros iguales para diferenciarnos o establecer diferencias, aunque éstas sean ficticias, separando nuestros cuerpos de nuestras mentes dividiendo así lo indivisible, separando lo inseparable…Nos separamos del camino porque éste se divide en innumerables sendas, nos separamos del amor porque el miedo a amar nos divide, nos separamos entre nosotros porque las diferentes ideologías políticas nos dividen, igual que lo hacen las religiones, los países, los equipos de fútbol, las razas o etnias, igual que las diversas culturas y la misma educación…El famoso “divide y vencerás” que actualmente está orquestando desde arriba la clase dirigente y gobernante es lo que debemos cambiar, ese criterio erróneo que además está hundiendo sistemas sociales y económicos, está convirtiendo en pobres a muchos de nuestros iguales o está matando a otros. Un cambio que podría ser permanente si lo aplicamos en nuestros comportamientos, en nuestros pensamientos y en nuestras emociones, cambio que a su vez podría implicar un saneamiento importante en nuestros criterios. Una revisión a nuestra atención, una importancia considerable a nuestra memoria y un uso productivo para la colectividad de nuestra inteligencia y nuestra creatividad.
Desde luego que la voluntad es primordial en este importante proceso de cambio y siendo conscientes de nuestra homogeneidad sólo tenemos que aunar criterios, sólo tenemos que establecer nuestras preferencias para marcar tendencias, sólo tenemos que aclarar, analizar y esclarecer lo que queremos para que se den cuenta de que tenemos determinación, y finalmente sólo nos quedaría la puesta en marcha en busca de todo aquello que queremos y necesitamos pasando así a la acción.
Es tan fácil como aprender a amar la vida, tan difícil como tolerar a los intolerantes, tan simple como emitir juicios de valor, tan complicado como ponerse en el lugar del otro…Por lo tanto no imposible, pues nuestras luchas, nuestras contradicciones y nuestros criterios están llenos de posibilidades…Sólo tenemos que verlo claro...Todos…Sin separarnos, sin dividirnos.

sK


                                                    



                                                  

2 comentarios:

  1. Gracias por otro precioso texto,Sofya :)

    Durkheim hablaba de nuestra tendencia a dividir nuestras ideas en dos opciones: bueno/malo, listo/tonto, rico/pobre... Eso nos ayuda a pensar y al mismo tiempo nos limita...

    Por otra parte,cuando mencionas la afinidad por equipos de fútbol,religión,etc...a veces es mas por sentimiento de pertenencia y,por tanto, de diferenciación... Es buscar,elegir, para distinguirte...

    Un abrazo!

    Jose

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aportación José, Durkheim sabía de lo que hablaba.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.