martes, 29 de mayo de 2012

TENER VIDA ES TENER EXISTENCIA

(A los padres que dan la vida a sus hijos y les quitan la existencia y por ende a éstos hijos de sus padres).

ESCENA PRIMERA
Me resulta difícil aceptar la idea de que llevo intrínseca la fuerza necesaria para afrontar esto…Me resulta difícil porque mis obsesiones infectan mis pensamientos y  mi intelecto me dice repetidamente que no, que no es posible.
No puede ser cierto que yo disponga de cualquier posibilidad que me proponga, esto nunca me ocurrió, además mis padres me lo decían desde niño:” Tu no conseguirás eso, tu no llegarás ahí, tu no sabes, tu no puedes”…Siempre…Yo nunca he podido, eso me ocurría siempre…Nunca supe orientarme en la vida, nunca supe qué camino escoger, mis experiencias casi siempre fueron desagradables, mis problemas nunca tienen solución, además siempre estoy enfermo y con dolores, soy un fracasado.

ESCENA SEGUNDA
Cada persona lleva intrínseca la fuerza que necesita, toda persona dispone de cualquier posibilidad que se proponga. El problema es que esta idea es difícil de aceptar y de llevar a la práctica… Las obsesiones afectan e infectan nuestros pensamientos y nuestro intelecto, es el modo más apropiado o proclive para la negación de nuestras posibilidades.
Nuestros padres nos dieron la vida, pero nuestras existencias son nuestras y no podemos construir sobre la base de unos juicios ajenos, pues son de nuestros progenitores, y por ello son juicios ajenos a nosotros que en muchas ocasiones no ayudan, sino que distorsionan y contaminan la sólida estructura de lo que podrían ser nuestras posibilidades. Nosotros somos los dueños de nuestras vidas y de nuestras existencias, sólo nosotros.
Nunca sabremos orientarnos con mapas y brújulas ajenos, necesitamos los nuestros propios y únicos, acordes a nuestro sentir que además es exclusivo. Así es como aparecerán multitud de caminos, así es como nuestras experiencias desagradables serán aprendizajes y además  surgirán más experiencias agradables que nos reconfortarán para continuar la marcha.
Todos los problemas tienen solución si conseguimos equilibrar cuerpo y mente… Una mente negativa y enferma se reflejará en el cuerpo que la contiene convirtiéndolo en un pozo angosto y oscuro, enfermo y doloroso.
Los fracasos no existen, existen las lecciones y los mensajes de respuesta, que debemos aprender a captar para que nos indiquen la dirección hacia la meta correcta.

ESCENA TERCERA
Tener vida es tener existencia, y tener una existencia propia es el secreto de la felicidad, considerando siempre  a ésta como un bien efímero pues el teatro de la vida no nos permite más.

sK


                                                    



                                            



10 comentarios:

  1. Es maravilloso y poderoso todo esto que dices, pero resulta una fuerza difícil de encontrar y hacer actuar el separarse de los juicios ajenos, sobre todo, de los que hemos mamado y a veces seguimos recibiendo como adultos de parte de nuestros progenitores,inclusive de forma no verbal, para trazar y seguir las propias coordenadas del mapa de nuestra propia existencia. De todos modos, coincido contigo en que eso es algo a lo que debemos aspirar y por lo que debemos esforzarnos por hacer, para lograr crecer y encontrar un sentido trascendente a nuestro paso por el mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Profundo y existencial texto.Aunque nos sintamos desorientados en la vida , aunque como dice el título de Heidegger :El ser y la nada , siempre se sobrepone el vivir , el agradecer cada instante de nuestra existencia.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es innegable que la infancia es una época que definirá cómo seremos en el futuro. Una mala educación, o una educación "indebida" puede ser fatal a largo plazo y hacernos terriblemente infelices.

    Un saludo
    Ehse

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado este texto. Somos, vulgarmente hablando, lo que mamamos!! Es cierto que todos, en mayor o menor medida nos vemos afectados por lo que a nuestro entorno se refiere. Nuestra crianza, cultura y el patrón a seguir impuestos desde bien pequeños es importante a la hora de formarnos como personas, pero indudablemente cada ser es único y portador de su propia personalidad, por lo tanto cada uno es dueño de si mismo como bien has dicho y de lo que a sus propósitos de futuro o manera de vivir la vida sean. Me ha gustado mucho Sofya. ¡Te felicito! Un saludo

    ResponderEliminar
  5. dice usted en la escena segunda
    "Cada persona lleva intrínseca la fuerza que necesita, toda persona dispone de cualquier posibilidad que se proponga"
    Pues le digo que todos estamos frustrados por cantidad de cosas que nos propusimos y no llegamos a conseguir porque la vida toda ella es una gran frustracion

    ResponderEliminar
  6. Tal vez gosen...Pero tal vez no...¿Porqué nos frustramos?, ¿tal vez proyectamos demasiado?. Yo creo que intentar alcanzar al futuro sí puede resultar frustrante,lo mismo que quedarse anclado en el pasado, sin embargo vivir en el presente no lo es tanto...Pienso que disfrutar de nuestro día a día puede ser más reconfortante, los pequeños logros y los pequeños objetivos nos pueden llevar más allá sin casi darnos cuenta, de eso sí debemos darnos cuenta, de que la vida es el momento y seguramente algún momento bello habrá en ese transcurso, seguro que alguno habrá, en ocasiones no nos fijamos en esas pequeñas cosas...
    Gracias por expresarte.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sofya gracias a usted por su magnifico blog y por dejarnos escribir.
    Le explico mi idea mejor, bajo otro punto de vista. La felicidad de uno se termina cuando se cruza con la infelicidad de otro.
    La sociedad, bueno mejor, la suciedad lleva una inercia tal que no te deja ser feliz o cumplir con tu proposito, siempre habra algo o alguien que se te cruzará en el camino que no te lo va a permitir

    ResponderEliminar
  8. Gracias siempre a vosotros por leerme gosen...¿Porqué dejarnos arrastrar por esas personas que se cruzan en el camino y que no nos van a permitir ser felices?...Yo sitúo mi felicidad dentro de mi, no creo que sea una buena idea dejarla en manos de otros o de factores externos a mi persona. Además siempre la concibo como un bien efímero y limitado a determinados momentos, por eso no corro riesgos dejándola como una competencia ajena. Ciertamente hay personas "tóxicas" o que influyen en nosotros y en nuestras vidas, sin embargo gosen, influir no es arrastrar y yo creo que lo que debemos hacer es fluír, no dejar que la suciedad nos contamine aunque no dejemos de estar manchados, y además funcionar con pequeños propósitos antes que con los grandes, pues en el fondo parece ser que nuestro fin es morir, así pues, yo sólo estoy tratando de vivir lo mejor posible mi vida, por eso os hablo del aprendizaje...Para mí aprender es un pequeño propósito que nos hace muy grandes y además a ratos te hace sentir feliz...¿Quién no puede sentirse feliz sintiéndose grande?... Gracias de nuevo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sofia no puedo situar mi felicidad solo dentro de mi como usted dice, por la sencilla razon que cuando vi morir a mi padre se me rompió la felicidad, toda.
    Me paso lo mismo con mi madre, con mi hermana, con mi hijo.....sigo? Hay demasiados condicionantes que no nos permiten ser felices por mucho que uno se lo proponga.
    Otra cosa es que uno a veces la vislumbre, pero es fugaz dura poco.
    En cuanto a lo que dice de la muerte no estoy de acuerdo con lo que dice usted la muerte no es natural, si no no nos causaria tanto dolor.

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente gosen todas las experiencias por las que has pasado no son las mías, y entiendo que cueste remontar con todas éstas circunstancias rodeándote. De todos modos sin pasar por ellas te puedo decir que la felicidad sigue siendo fugaz y que se vislumbra o se oculta, y se alcanza o tal vez no...Evidentemente todo lo que vivimos deja huella pero yo creo que la muerte es un proceso natural que nos corresponde por biología, porque nuestros cuerpos son de carne y hueso, lo que no podemos asumir con naturalidad son determinadas muertes pues causan dolor y éste sufrimiento. Hay muchas cosas naturales que también nos cuestan asumir (y nimguna comparable a la muerte por supuesto), por ejemplo una enfermedad, un accidente, la ruptura con nuestro gran amor o con un gran amigo, ¿nos cuesta asumir que no somos inmortales, que el amor y la amistad también pueden tener un final?, ¿nos cuesta asumir que el apego a los demás y a determinadas cosas es el causante de nuestro dolor?...Como persona, como hija, como hermana y como madre puedo entenderte muy bien incluso puedo vislumbrar tu dolor gosen, sin embargo te invito a que intentes remontar buscando dentro de ti esa fuerza que te ayude a tener esos momentos fugaces de los que hablamos. Desde luego creo que tu puedes ser un gran maestro de la vida pues yo pienso que de las penas y de las tristezas se aprende más que de las alegrías.
    Gracias de nuevo por compartir tus experiencias y emociones, muchas gracias y ánimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.