sábado, 4 de agosto de 2012

LA CARCAJADA ESCATOLÓGICA -Relato-

Entre grandilocuentes taquicardias ocasionadas por su mal de altura recordó la frase de Epícteto: “Eres una pequeña alma que sustenta un cadáver”. Este recuerdo en su estado de nerviosismo le hizo soltar una carcajada escatológica. Casi todos los pasajeros le miraron perplejos, su desconocida acompañante se giró hacia él  y le miró por encima de sus gafas cerrando el libro que leía. La azafata sonriente y complaciente se aproximó:” ¿Está usted bien?”. Él la miró sonriente y complaciente y contestó: “Es usted encantadora, gracias estoy bien, aunque tengo un poco de miedo”. De nuevo siguió con sus pensamientos y en esta ocasión recordó algo que leyó, aquella lectura era algo así como que nada sucede por accidente, que existe un Gran Plan y dentro del Gran Plan innumerables planes pequeños, un plan pequeño para cada uno de nosotros…Este nuevo pensamiento acompañado de sus nervios le llevó de nuevo a soltar otra carcajada escatológica. Así fue como por segunda vez se convirtió en el centro de todas las miradas, su acompañante extrañada cerró de nuevo su libro y en esta ocasión se quitó las gafas directamente, la misma azafata  se acercó con la misma sonrisa y complacencia para preguntarle: “¿Quiere que le sirva algo?”. Él igualmente le contestó:”No, muchísimas gracias, es sólo miedo”. Su acompañante tranquila y discreta esperó a que la azafata se alejara y entonces en baja voz le dijo:”Probablemente sea usted demasiado inteligente para creer en Dios”. Él sonrió:”Probablemente señorita”. Ella sonrió también:”En ese caso le diré que lo importante es LA OTRA COSA”…Él extrañado le preguntó:” ¿La otra cosa?"...”Sí, la cosa a la que llega uno al final del sendero” sentenció la joven…El pasajero con mal de altura, taquicardias y nervios le respondió:”Veo que está usted adiestrada en la vida del espíritu”…La joven se puso las gafas, abrió su libro y sacando una foto de un buda iluminado que usaba como marca páginas añadió sin mirar al compañero de pasaje aterrorizado:”¿Y a usted qué es lo que le sirve?”. Ella reanudó su lectura, él permaneció unos instantes observándola pero después desvió su mirada hacia la ventanilla de donde de nuevo surgió el terror, aparecieron sus miedos entre las nubes de algodón y entonces surgió otra carcajada escatológica. Para su asombro nadie le miró esta vez, nadie, la azafata ni se acercó a preguntarle, su acompañante seguía leyendo su libro sin inmutarse. Todos los pasajeros aparecieron ante él metidos en burbujas transparentes y personales, flexibles e irrompibles, resistentes e inaccesibles, la suya se había roto, sus carcajadas escatológicas la habían reventado.
Empezó a sentirse diferente, desnudo ante los otros, sin embargo ahora nadie le prestaba atención, era como si no existiese y todo porque su persona no lucía dentro de una de éstas burbujas, que realmente eran escudos fuertes y recios que todos usaban para aislarse y protegerse, todos sin distinción, todos menos él.
Un nuevo pensamiento acudió a su caótica mente:” ¿Qué puedo saber?,¿qué debo hacer?,¿qué puedo esperar?”, un pensamiento Kantiano desde las alturas que de repente le llevó a otra idea y ésta no era otra cosa que un conocimiento nuevo y revelador que le sirvió para afrontar su miedo:”Tengo que lograr satisfacer estas tres extraordinarias curiosidades” y este pensamiento le hizo dibujar una serena sonrisa que le llevó a mirar las nubes de algodón, que esta vez sí lucían un blanco nuclear que además no se empañó en ningún momento con la oscuridad de sus miedos.
En una hora de tranquilo y apacible trayecto, el avión aterrizó y justo al atravesar el finger pudo percibirla, justo al salir del avión y continuar su viaje su burbuja surgió de la nada, aunque tal vez surgió de la evidencia que supone ser humano, sin embargo caminaba más seguro que antes pues sabía que cuando quisiera podría deshacerse de ella y reventarla como sólo él sabía, con una magnífica y escalofriante carcajada escatológica fruto de sus miedos, esto le hacía más humano, esto le convertía en un ser evidentemente humano.

sK


                                                     



                                             

2 comentarios:

  1. hermoso texto, me ha encantado.
    gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  2. Marcos Liberatore Roth11 de agosto de 2012 06:01

    Esta perfecto Sofy.
    Lo interesabte de todo esto es que podemos pensar diferente o parecido.
    Esto de estar en comunion sin necesidad de pensar igual.
    Gracias por tu comentario.
    MArcos

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.