domingo, 30 de septiembre de 2012

EL DECÁLOGO DE LOS TRECE SÍES Y NOES

Si huimos del dolor no superaremos nuestros sufrimientos.
Si no sabemos reflexionar no tendrán sentido nuestros pensamientos.
Si no creemos en nosotros mismos no creeremos nunca en los otros.
Si vivimos conforme a los principios y valores ajenos no viviremos nuestra propia vida.
Si vivimos con miedo no podremos temer a las experiencias que nos estamos perdiendo.
Si somos capaces de guiarnos por los prejuicios no estaremos preparados para el encuentro auténtico.
Si no sabemos lo que queremos no seremos nunca conscientes de lo que necesitamos.
Si no podemos ponernos en el lugar del otro no podremos esperar que el otro nos comprenda.
Si teniendo fe estamos intranquilos no estamos teniendo una fe auténtica.
Si afirmamos por afirmar no debemos extrañarnos de las negaciones ajenas.
Si nuestras mentiras nos fortalecen no podremos esperar alcanzar nuestra esencia.
Si tener vida no es motivo suficiente no conocemos la verdadera implicación y el verdadero sentido de nuestro latir.

En resumidas cuentas, si nuestra vida carece de sentido no tendrá sentido tampoco nuestra muerte.

sK


                                           

 

11 comentarios:

  1. Profundas frases!! para leer y releerlas.
    Con tu permiso añadiré otra:
    Si en nuestro caminar por la vida andamos deseando, no disfrutaremos de lo qué tenemos.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Profunda también la tuya Manu, muy cierta...Muchas gracias por tu aportación y gracias por seguirme.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, sobre todo la originalidad de que sea un decálogo de trece.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Encantado de poder aportar!! Gracias a ti también. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Interesante decálogo, a veces deberíamos pararnos a pensar este tipo de cosas, nos ayudarían mucho :-)

    Siempre salgo de aquí con buenos consejos y lecciones. Mil gracias.

    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  6. Estimada sofya, tus palabras de honda y sobria sensibilidad me adormecen como la lluvia de agosto, tus ideas son más dulces que la azúcar sabrosa, que alivian los estados crepusculares de la conciencia...
    El hombre es el ser más penoso del universo empañado de una radical imperfección...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu poético comentario hamada mariposa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muchos de los puntos de este decálogo son difíciles de llevar a cabo, pero al final todos merecen la pena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Mientras la Dormidina y el Frenadol, rica combinación, van surtiendo efecto, un retorijón me doblega y parte las entrañas, no puedo dejar de leer estos ricos relatos, paulatinamente me voy sumiendo en la oscuridad, ¡¡pero no la de la muerte!! la del sueño reparador.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.