lunes, 24 de septiembre de 2012

LOS ALTIBAJOS

Nuestra vida y nuestra historia están llenas de altibajos, por eso para aquellos que ven en el negro el color de la muerte, les diría que el de la vida podría ser muy bien el gris. Esto es sólo mi parecer hoy, tal vez mañana el blanco y el rosa hagan su aparición estelar y entonces la vida y la muerte serán diferentes, o por lo menos yo las veré de otra manera distinta. Probablemente esto ocurra porque hoy estoy abajo y mañana porqué no, me vendré arriba. Tengo la excusa perfecta, la vida es así y así es como se hace la historia de una vida, subiendo y bajando , bajando y volviendo a subir.
Nadie nos enseña a vivir, las pautas que nos dan son fruto de historias ajenas y para poder vivir y crear nuestra propia historia están los altibajos, esas circunstancias cómodas e incómodas, fáciles o difíciles, alegres o tristes, deseables u odiosas que van ocurriendo y se van sucediendo a lo largo y a lo ancho de nuestras existencias. Junto a ellas nuestro carácter y personalidad jugarán un papel primordial y de la misma manera lo que llevemos hecho o trabajado en nuestra historia de vida también servirá como guía, incluso en ocasiones actuará como un visionario que nos llevará con precisión hacia la bajada o hacia la subida. Quiero pensar que ésta precisión será el resultado de lo que necesitemos no de lo que queramos.
Tal vez el secreto está en obtener un buen aprendizaje, por lo tanto la historia de vida que construyamos tiene que ser buena para aprender en y con ella.
Veo en nuestros altibajos un claro conjunto de elementos de vital importancia en nuestro proceso, sólo con ellos podremos aprobar la asignatura de la vida, subiendo y bajando, bajando y volviendo a subir...
sK


                                                    
                                                  


5 comentarios:

  1. Algo parecido a una montaña rusa, dependiendo de como te lo tomes puedes disfrutar como un enano o por el contrario salir aterrorizado...

    Creo que de todo se aprende y lo que hoy es negro mañana es blanco y viceversa.

    Si siempre estuvieramos arriba o siempre abajo la vida sería bastante aburrida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. queremos convertirnos en lo que somos pero seguimos siendo lo que éramos...lo que nos necesita, es saber maximizar nuestras ganancias y potenciar nuestras suficiencias inter-comunicativas,porque que a lo largo y ancho (aveces efímero) de nuestra vida, a cada santo le llega su fiesta...
    la vida es una putada caprichosa, de agridulces sentimientos, aveces como una camisa de fuerza, como un beso de una mujer araña y otras veces como un bálsamo, como un sueno, así , es la fuerza del sino...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una vez más,tu visión me parece colmada de sensatez. Tememos mucho a estos altibajos, creemos que son anormales, patológicos, pero subir y bajar la cuesta es hacer camino al andar: no hay otra forma de aprender a vivir.

    Existe. sin embargo, una inmensa diferencia entre estas fluctuaciones y las que sufren aquellos que no avanzan, que se extravían o se quedan tirados a la vera del camino.

    Y parece que no nos gusta en estos tiempos aceptar que la vida es más bien tirando a gris, con parches rosas y otros bien negros. Nos la pasamos comprando recetas mágicas para lograr que siempre todo sea color de rosa: ¡imposible e indeseable! Como apuntas con mucho tino, el color que se va formado en la paleta de nuestros días es "el resultado de lo que necesitemos no de lo que queramos."

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que, tal y como dices, la vida es una montaña rusa a la que merece la pena subirse.

    Aparte ¡Qué demonios! Ese cosquilleo que se siente en el estómago cuando estás arriba del todo lo puede todo. Incluso la oscuridad más absoluta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Así es, a veces arriba, a veces abajo...la noria de la existencia no se detiene, y nosotros tampoco. Estamos hechos de cambios y permanencias y, como bien apuntas...también de carácter. Fuerza, fragilidad...me gusta la idea de que aprendemos lo que necesitamos, no lo que queremos.
    Un abrazo inmenso preciosa!!!
    Maravillosa reflexión!!!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.