viernes, 9 de noviembre de 2012

¿POR QUÉ MIRAMOS SIN FIJARNOS EN LO QUE VEMOS? -Relato-


-Vivo en un exilio sin aventuras ni riesgos, sin originalidad ni peculiaridad, una rareza que sólo podría ser inherente a mí y a mi historia de vida.
-Ciertamente amigo, es difícil entender los vicios ajenos…
Ambos rompen a reír.

-¿Sabes?, ni doy mi voto político, ni el económico, ni tampoco doy mi voto del aplauso o del rechazo, a nadie le doy ni le quito prestigios… ¿Y qué?...
-Bueno, tal vez tu sólo estás siguiendo tu propio camino, sin combates ni batallas, sin luchas, tu no discutes con la gente que prefiere a otros… ¿Te parece poco?... ¡Yo te envidio, y no sabes cuánto ni cómo!…
-¿Ah si?, entonces ¿porqué no te retiras al medio rural y te conviertes en un ermitaño auto-suficiente como yo?

Riendo como si no hubiese conocido la cordura jamás contestó a su amigo exiliado.
-Muy sencillo, pues porque para los insensatos nada es más enloquecedor que la sensatez, y tú no te quepa la menor duda, convives con ella, vives en y con ella querido y apreciado amigo.

Ambos rompen a reír de nuevo ante la ironía planteada.
-Tal vez tienes razón pero no me interesa, ni me interesa ni me importa, lo que si he aprendido desde este exilio es que las pérdidas pueden ser ganancias, aunque también es cierto que la espiritualidad de mi madre eclipsó mi realidad, y eso dejó su huella.
-Si, pero este aspecto de tu vida te convirtió en una especie de visionario, el hecho de que tu madre te enseñara a no tomarte muy en serio las palabras y te inculcara el análisis de lo que veías, leías y oías siempre te ha hecho diferente, tu siempre has tenido ventaja frente a los demás, tu estabas siempre más preparado para la vida que nosotros.
-Bueno, tal vez estás dando una sólida razón a este exilio elegido y no es fruto únicamente de mi motivo o razón de vida, ¿recuerdas?...
-¡Claro!...Tu famosa frase:” Hay que intentar lo imposible”.
-Exacto, hay que intentar lo imposible…
-En resumidas cuentas que ser hermoso es una ventaja injusta y por eso ahora tu estás aquí disfrutando de una vida tranquila y apacible, y yo estoy en la ciudad podrido y pudriéndome, jodido y jodiéndome…

Ríen y el amigo jodido continúa…

-¡Mírame soy un Peter Pan, en el fondo no he crecido!
-No te confundas, ser un Peter Pan no significa no crecer, sino hacerlo más tarde.
-Entonces, ¿aún tengo tiempo?...
-Tal vez si, tal vez no…
-¿Ya estamos con la vieja repetición vana?...
-Vana y humana…No lo olvides, nadie está a salvo del horror esencial, nadie, ni tu en la ciudad, ni yo en el campo, sin embargo, ser un Peter Pan en la ciudad es más desatinado y arriesgado, es como el juego eternamente carente de sentido… ¡Prefiero ser una criatura subhumana en el campo!...

Riendo terminaron de pasar la tarde, probablemente hablando de alguna tontería metafísica, o tal vez sobre que es qué, hablando y riendo llamando al ser desde adentro del no ser, con un sentimiento natural alejado de la deformidad antinatural, con el consuelo y la conmoción de que con la muerte se acaba todo…Incluso estos bellos atardeceres en la montaña conversando un hermoso amigo frente a otro jodido…Incluso la fe perfecta que es inexistente…Incluso los Peter Pan urbanos y las criaturas subhumanas campestres…Incluso las gracias gratuitas de nuestra especie…

¿Por qué miramos sin fijarnos en lo que vemos?
sK


                                                 
                                             
                                                      





6 comentarios:

  1. Supongo que porque hay verdades dolorosas que intentamos soslayar, aunque las aceptemos en pequeños tragos y disfrazadas. Muy buena conversación de un tipo humano muy común en estos tiempos y otro no tanto, al menos en esa forma...interesante confrontación. Quizá la risa, la ironía, la broma, preparen para la vida. Quizá nadie esté preparado hasta que deja de racionalizarla. No sé....gracias por hacerme pensar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Qué gran texto, Sofya!! y esa pregunta final... Quizá la respuesta sea; Qué solo miramos aquello qué queremos ver, por lo qué no vemos lo qué realmente es... Tal vez sí, o tal vez no :)

    Un placer leerte!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Tal vez porque, como decía el zorro en El Principito, "No se ve sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos"?
    Si no es por eso, no tengo respuesta.
    Pero sí tengo un saludo. Gran texto.

    ResponderEliminar
  4. La Magia está en que si miramos mucho a veces logramos ver algo.Los Peter Pan urbanos existen...pero por suerte las Wendys campestres también :)Lo mejor de nuestras vidas es que al final son un reloj de arena que invertimos cuando queremos. "porque para los insensatos nada es más enloquecedor que la sensatez"...hacía siglos que no leía algo tan arrebatadoramente cierto.
    Me encanta!!!
    Un abrazo inmenso!!!

    ResponderEliminar
  5. Verás favole, en una ocasión pude conversar con un hombre muy anciano que me habló de la sensación de enloquecer cuando la sensatez hacia acto de presencia en su vida, me costó entenderlo y me envolvió la idea, no sabes de qué manera, hace poco leí esta sensación convertida en frase con Aldous Huxley y al escribir este post vino a mi mente como un arrebato, no me pude resistir y la introduje en este engendro de conversación que he plasmado en esta entrada...Pienso como tu, es arrebatadoramente cierto...Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que siempre es más fácil mirar que observar con atención u oír en lugar de escuchar. Quizás son las prisas o que no aprendimos a hacer otra cosa...

    La verdad que me da temas para pensar. Me planteas preguntas cuando creo conocer la respuesta :-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.