miércoles, 29 de febrero de 2012

EL EQUILIBRIO

Es el "deseado", el más buscado, sin él estamos abocados al fracaso entendido éste como el "no-aprendizaje" vital. El equilibrio es EL OBJETIVO con letras mayúsculas.
El hombre es el ser vivo que nace más dependiente y necesitado de todos los seres que habitan el Planeta Tierra, y desde que nacemos intentamos a toda costa conseguir un equilibrio, nuestro equilibrio. Nuestra aventura iniciática en la búsqueda de éste se remonta a la función básica del desplazamiento cuando nos adentramos en nuestro aprendizaje para andar o caminar, de bebés nos arrastramos o gateamos hasta que finalmente caminamos y esto siempre lo hacemos buscando un equilibrio que nos permita la autonomía necesaria para desplazarnos. A partir de ahí comienza nuestra partícular Odisea dentro de la colectiva y en ambas que es toda una, la gran Odisea de la vida el equilibrio aparecerá y desaparecerá a cada paso, en ocasiones asomará como una realidad, en otras aparecerá como una fantasía ¡porqué no como una utopía!, a veces se mostrará como un sueño o ilusión, incluso en no pocas apariciones surgirá como un ideal, pero siempre está y estará presente o ausente su consecución y ésta siempre andará jugando a desequilibrarnos...Paradojas de la vida.
Se habla de equilibrio en todas las esferas, en todas las facetas y planos: en lo social, en lo económico, en lo político; en lo físico y en lo emocional. Los Orientales hablan del camino medio que muy bien podría asemejarse al equilibrio lejos de los extremos que tienden a desestabilizar.
Nuestro auto-apoyo es imprescindible para la consecución de nuestro equilibrio...¿Qué ocurre cuándo éste no es suficiente?, es entonces cuando necesitamos ayuda, un sostén o simplemente una mano que coja la nuestra y que nos acompañe para que nosotros mismos vayamos poco a poco consiguiendo el equilibrio perdido o ansiado. Sin embargo no siempre sabemos realmente que necesitamos ayuda, a veces lo que ignoramos es que nuestro auto-apoyo no es tal sino que es más bien el causante de nuestro desequilibrio, otras veces no queremos pedir ayuda y también ocurre que  hay momentos en los que no sabemos a quién pedírsela.
El equilibrio es muy importante en nuestras vidas y para su consecución nuestro auto-apoyo y los apoyos externos oportunos o necesarios; todo esto no es más que el fruto de un intenso y laborioso trabajo personal que nos lleve a identificar plenamente nuestra esencia más profunda, es tan sencillo y tan complejo como vivir y aprender viviendo.

sK


                                                     


                                              

martes, 21 de febrero de 2012

LA CALLE: MODESTA EXALTACIÓN AL ÁMBITO RURAL

La calle tenía el encanto del mundo rural, era tortuosa y en pendiente, sus adoquines hablaban de otras épocas, de mulas y carros, de grandes nevadas, de pobreza material pero riqueza de espíritu.
Al final el manantial de aguas frescas ofrecía altruístamente su musicalidad a toda la calle, las balconadas unas frente a otras alegraban con sus macetas floridas el paseo y en las esquinas al final y al principio de la calle, dos grandes farolas centinelas negras y antiquísimas le daban un encantador aire de leyenda.
El abuelo bajaba todos los días su calle y llegaba hasta el manantial, allí se sentaba en el banco de piedra y madera mirando el agua caer...Siempre decía lo mismo: "El agua es vida". Los vecinos que pasaban le sonreían y saludaban asintiendo ante su afirmación. Cuando estaba en casa siempre dejaba abiertas las ventanas para seguir escuchando el rumor del agua del manantial y preparándose la comida, recogiendo el salón o haciendo lo que estuviera haciendo siempre decía lo mismo:"El agua es vida"...Y sonreía.
Hoy ya no corre el agua por ese manantial, las balconadas de la pequeña y tortuosa calle no tienen macetas floridas, sus farolas centinelas se han deteriorado y ya no dan luz. El abuelo al igual que muchos de los vecinos falleció, los demás se fueron.
La quietud infinita y la espiritualidad abandonada habitan el pueblo fantasma y todos los días bajan la calle y esperan en el banco de piedra y madera a que el manantial se llene de aguas frescas. Ellas saben que el agua es vida como decía el anciano lugareño, pero igualmente saben que el mundo rural también lo es y su esperanza no es otra que confiar en el buen criterio del hombre.

sK


                                                    



                                         


lunes, 20 de febrero de 2012

UNA ARMADURA DE ORO

Nada dura...Por ello debemos disfrutar de la vida aunque en ocasiones pueda resultar ser una visión de un espejismo trémulo, o tal vez una innumerable procesión de "deja vus", quizá parezca un corsé o también pueda parecer una mácula o mancha y de tarde en tarde porque no, pueda resultar  ser una lascivia maravillosa...Nada dura y por eso y por nuestro propio impulso primigenio, debemos aprender que en ocasiones es inútil tratar de dilucidar y que en cualquier caso si hay algo de vital importancia y sentido en nuestras cortas existencias, eso es nuestro crecimiento como seres humanos y nuestro aprendizaje durante el tiempo que dure nuestra vida, esto es lo mejor que podemos hacer...Prepararnos...
Cuando Cleopatra habló de "una armadura de oro" para Marco Antonio en lo más profundo de su corazón probablemente sabía que él al igual que ella estaba condenado...Tal vez si las cosas salen mal mejor ir preparado ¿no?...
¿Nosotros también estaremos condenados?.

sK


                                                    


                                               

viernes, 17 de febrero de 2012

EN EL FONDO DEL MAR...

Dicen que es allí donde están las llaves y si lo dicen es por algo aunque a veces  hablamos por hablar. Desde luego en ocasiones creo que es cierto sobre todo porque no nos va demasiado bien y tal vez será verdad que no están muy accesibles, sin embargo debemos creer que no es materia imposible pues nuestro despertar y nuestra verdad dependen básica y exclusivamente de nuestras llaves, las llaves de nuestra mente y de nuestro corazón. Según Robert Rowland Smith cuánto más verdaderamente eres tú mismo más te despiertas, para este filósofo el despertar y la verdad son como un tándem...No resulta difícil imaginar a sendos aspectos paseando alrededor nuestro esperando a ser usados...No resulta difícil imaginar que además de su paseo en ese tándem ambos sujeten una pancarta con la famosa frase de Sócrates: " Una vida no examinada no merece ser vivida".
El motivo por el cual podrían girar alrededor nuestro agitando esa pancarta no es otro que intentar transmitirnos dos grandes verdades, la primera sería que la muerte no es una cuestión de elección sino de tiempo y la segunda recordarnos que si nuestro juego de llaves está en el fondo del mar podemos entonar el famoso "matarile rile rile" pero desde luego, no quedarnos sólo cantando sino intentar recuperar nuestras llaves para poder despertar y encontrar nuestra verdad, podría ser una buena forma de conciliar entretenimiento y auto-conocimiento.
En nuestro mundo relativista no hay verdades absolutas aunque fundamentalistas religiosos y políticos se empeñen en ello...Yo lanzo una esperanzadora propuesta que podría muy bien asemejarse a un objetivo vital para la colectividad, y éste es que cada persona pueda despertar para encontrar su propia verdad...Entretanto sólo espero  que cuando escuchéis o cantéis la famosa canción, a no ser que vuestro juego de llaves obre ya en vuestro poder, no os limitéis al famoso " matarile rile rile ron chimpón"...

sK


                                                  


                                         
 

miércoles, 8 de febrero de 2012

SÓLO NECESITAMOS QUE NOS DEJEN HABLAR

Todos tenemos nuestra propia erudición o conocimiento profundo de la vida, sólo necesitamos que nos dejen hablar.
Todos tenemos miedo: a la oscuridad, a las tormentas, a los muertos que regresan en la noche, a las personas desconocidas o a las que consideramos más fuertes que nosotros, a no despertar cuando amanece, sólo necesitamos que nos dejen hablar.
Todos creemos en la doctrina de los mundos de Nietzsche según la cual nos inventamos un mundo ideal para escapar del mundo en el que estamos, sólo necesitamos que nos dejen hablar.
Todos podemos demostrar que del margen de error surge la libertad, sólo necesitamos que nos dejen hablar.
Todos creemos en el principio de incertidumbre de Heisenberg ( la teoría del filósofo Lucrecio coetáneo de Marco Antonio) que demuestra lo difícil que es apuntar hacia un objetivo en movimiento, sólo necesitamos que nos dejen hablar.
El quid de la cuestión reside en la posibilidad de que todos sea cual sea nuestra raza, nuestra religión, nuestra clase social, nuestro sexo, cultura o nivel socio-económico podamos expresar abiertamente nuestro sentir.
El quid de la cuestión es que desaparezca el " síndrome de Dios" que sufren nuestros dirigentes políticos, institucionales, bancarios y  espirituales cuya arrogancia desmesurada les lleva a hablar y a actuar por nosotros con una fuerza flagrante, subversiva y violenta...Es tan sencillo... Sólo necesitamos que nos dejen hablar...
Si nos dejan hablar verán que realmente somos humanos, que sentimos hasta la médula y que además estamos llenos de amor...Que sabemos de la vida y de qué va ésta,. que tenemos nuestros miedos pero seguimos adelante, que soñamos con mundos mejores porque no somos conformistas y pecamos de idealistas, que con nuestras equivocaciones somos más libres y crecemos, que podemos ver la incertidumbre como un inconveniente y no como un problema...Sólo necesitamos que nos dejen hablar pues al no dejarnos nos vemos obligados a buscar otras formas de expresión como la violencia y la agresividad, todo está como está porque no nos dejan hablar y entonces nuestras mentes se enferman y nosotros con ellas y por ello matamos, nos matan o en ocasiones dirigimos la agresión hacia nosotros mismos.
Sólo necesitamos que nos dejen hacerlo, nadie mejor que nosotros mismos para identificar nuestras propias necesidades...¿Tal vez el hecho de que otros hablen o decidan por nosotros nos está llevando a nuestra perdición más absoluta?, ¿esto nos está convirtiendo en seres incapacitados para llevar con auto-determinación las riendas de nuestras propias vidas?, ¿Esta situación nos está convirtiendo en malhechores de las vidas ajenas?...¿Seguimos echando la culpa a los demás de lo que ocurre o nos está ocurriendo?...
Para empezar sólo necesitamos que nos dejen hablar.

sK


                                               


                                         

domingo, 5 de febrero de 2012

NACER, CRECER Y CULPABILIZAR

Nacemos y teniendo suerte podemos crecer felices,  sentirnos queridos incluso sentir que no nos falta de nada, sin embargo en breve empezamos a descubrir que la felicidad es desconcertante y contradictoria.
Todos nos queremos sin embargo mamá culpabiliza a papá de sus continuos fracasos y éste culpabiliza a aquélla de nuestros modales y nuestra mala educación. Visto lo visto los hermanos mayores culpabilizan a los pequeños porque los consideran "ladrones" de su tiempo y los menores culpabilizan a los mayores de su falta de comprensión. Sin embargo todos nos queremos, nacemos para crecer y para después culpabilizarnos los unos a los otros eso sí, desde el afecto y el cariño incondicionales.
Pero lo cierto es que la culpa no siempre es del otro, de los otros, de los demás y ya sea desde el apego como desde la aversión culpabilizar se ha convertido en una pauta patológica que no aporta nada positivo ni productivo al conjunto ni a la individualidad, sobre todo cuando se culpabiliza injustamente o cuando no se asume la propia responsabilidad o culpabilidad, lo cual es más grave todavía.
Y puestos a culpar podemos culpabilizar de nuestra inmadurez al no asumir nuestra propia culpa a esa herencia que arrastramos, sin embargo ésta sería con diferencia la manera más descarada y con menos clase para evadir a la susodicha.
Los dirigentes políticos se culpabilizan los unos a los otros, los del gobierno a los de la oposición y a la inversa, ¿quién ha ocasionado esta crisis?, ¿se les paga para eso?...Los futbolistas culpabilizan a los jugadores del equipo contrario de las faltas que acontecen en el campo mientras están jugando, ¿quién paga esas cantidades astronómicas por los denominados "fichajes" a esos deportistas?, ¿se les paga para eso?.
Los padres culpan a los hijos, los hijos a los padres, en ocasiones la culpa se disputa entre hermanos y hermanas, entre cuñados y cuñadas, entre yernos y suegras, entre vecinos o amigos...Siempre hay un culpable que no soy yo, esa es la cuestión, el planteamiento universal parece ser el "yo no voy a ser menos" y así todos echamos la culpa a alguien siempre, pase lo que pase. Si el planteamiento fuese: "yo voy a ser más"...Más maduro, más íntegro, más responsable, la cuestión y la situación sería muy diferente.
Pienso yo que aunque intentemos evadir nuestra culpa ésta siempre nos vendrá pues todos somos "los otros" o "los demás", así que puesto que ya sea justa como injustamente ésta nos va a llegar ¿porqué no asumirla cuando nos corresponda y responsabilizarnos así de nuestros actos y acciones por muy sucios que éstos puedan llegar a ser?...Es para no ser menos sino para ser más...

sK


                                                   


                                              

jueves, 2 de febrero de 2012

LLUEVE PARA QUE SUEÑE

Recuerdo que mi profesor de literatura de COU pronunciaba esta frase en los días lluviosos...Miraba a través de los cristales del ventanal del aula como caía la lluvia y entonces con su mirada perdida y con toda solemnidad decía: "Llueve para que sueñe". Recuerdo también que yo pensaba de él que era un loco excéntrico de una sensibilidad vigorosa en ocasiones inoportuna, y todos estos pensamientos míos acerca de su persona producían en mí una gran admiración por él, tanta que nunca bajé del sobresaliente en literatura, su asignatura...Era un incomprendido...Hoy llueve...Llueve para que sueñe...Todos soñamos y en los días lluviosos los sueños se deslizan más suavemente, casi no cuesta soñar aunque nuestra vida se encuentre en un estado de caótico desorden, la lluvia actúa como lubricante y entonces los sueños entran en nuestra conciencia y salen de nuestra inconsciencia con mayor facilidad...Es mágico...Sólo hay que ver llover.
La lluvia es agua y el agua es vida, ¿qué decir de los sueños?, mejor dicho ¿qué decir de una vida sin éstos?.
Me encantan los días de lluvia. Tal vez yo también creo que llueve para que sueñe...Sigue lloviendo, sigo soñando...
¿Seré una incomprendida?.

sK