martes, 26 de junio de 2012

Y ESTE CUENTO SE HA ACABADO -Relato-

Callado le decía mucho más… En silencio… Porque junto al silencio a la princesa le resultaba más fácil extraer los mensajes y rara vez se equivocaba en sus extracciones, aunque en ocasiones esto le provocara lágrimas. En silencio con sus lágrimas venía la pena y entonces ella entendía que su solidaridad, su responsabilidad y su tolerancia eran prioritarias en su actividad pública pero no en la privada, al menos no con él… En su palacio estaban rodeados de todo tipo de riquezas materiales, todas las comodidades posibles e inimaginables, todo tipo de enseres cuya utilidad distaba mucho de la felicidad subjetiva. Objetivamente el mundo entero creía que no les faltaba de nada, sin embargo la realidad se ubicaba muy lejos de esa apreciación colectiva, y se situaba en un punto de no retorno desde el cual ella no dejaba de recordar algo que leyó y cuya idea era algo así como que sin apego no hay empatía, era algo así como que la vida íntima trasciende de la propia situación personal y sin la presencia del otro no podemos llegar a ser nosotros mismos, ¡no podía dejar de recordar esta idea porque ni él estaba ni ella sabía quién era!. Claramente si el amor es una expresión de la intimidad entre dos personas siempre y cuando se preserve la integridad de cada uno, esto no era ni podía ser amor, ella pensaba esto además bajo ningún concepto podía ser amor, bajo ninguno.
Esta ficción era mantenida por ambos, continuamente la pintaban, la apuntalaban por aquí y por allá, sin cesar porque cuando conseguían apuntalarla por un lado empezaba a desmoronarse por el otro y así día tras día. La princesa empezaba a ver la belleza de la verdad que no necesita mantenimiento, que es y punto. Ella empezaba a darse cuenta de que el tamaño del pene de su príncipe, el tiempo de resistencia antes de eyacular y el número de orgasmos que alcanzaba no era importante, no más que su conducta antes y después del acto sexual, que era deplorable, egoísta y en no pocas ocasiones hasta cruel. La princesa empezaba a ver que su príncipe le devolvía sus frustraciones en forma de agresión, que la violentaba y se dejaba llevar por sus pulsiones haciéndole mucho daño, causándole mucho dolor. Ella no se sentía una princesa, no se reconocía a sí misma, no encontraba sentido a su vida y no conseguía llenar de una manera fértil el vacío existencial en el que vivía desde hacía mucho, mucho tiempo atrás.
Él creía en Maquiavelo y por eso pensaba que el príncipe  debía ser desleal, mentiroso, cruel, calculador, déspota, vengativo, egoísta y codicioso como lo eran todos los hombres, pero en su caso debía saber disfrazar bien este carácter y tener habilidad para fingir y disimular.
Ella creía en Marco Aurelio y por eso entendía que si no convenía no había que hacerlo y si no era verdad no había que decirlo. Tal vez es cierto que el ser humano es el único animal que se ha extraviado…Tal vez nos hemos dejado seducir muy fácilmente por el famoso “Y fueron felices y comieron perdices” ya que nunca se nos dice cómo se las comen o cómo se las comieron…Tal vez el príncipe le introdujo una perdiz entera en la boca a la princesa, la cual se atragantó, tal vez hasta se ahogó y pereció…Tal vez fue ella la que hizo lo propio, o quizás fueron los dos a la vez.
Y tal vez ahora sí que proceda el famoso “Colorín Colorado este cuento se ha acabado”… Ahora sí que somos conscientes, ahora sí porque nos hemos dado cuenta, ahora sí y no antes.

sK


                                                     





                                  

jueves, 21 de junio de 2012

PRIMER ANIVERSARIO DEL BLOG

Hace un año que escribí por primera vez en este blog. No podría imaginar que a fecha de hoy tuviera tantas visitas...En este aniversario sólo quiero agradeceros a todos: a los seguidores públicos y a los anónimos, a los que dejáis comentarios y a los que hacéis vuestra reflexión en silencio, a los que me siguen a diario y a los que de vez en cuando os dáis una vuelta por aquí...A los que estáis en países muy lejanos, a los lectores de países vecinos o colindantes y a los de mi propio país...A todos y a todas quiero daros las gracias por leerme y también por animarme a seguir escribiendo con vuestros comentarios y correos electrónicos...Mis más sinceros agradecimientos, y por supuesto mis mejores deseos en el aprendizaje de vuestras vidas...

sK


                                                         



                                                    



                                                                       

miércoles, 13 de junio de 2012

EL DOLOR DEL CRECIMIENTO


Nacemos…Somos...

Crecemos…Nos relacionamos e interactuamos…

Dejamos de ser…Nos convertimos…

Miedo, no somos lo que aparentamos…

Traición a nosotros mismos y cobardía…Angustia…Mucho miedo…

Millones de personas pasan sus existencias buscando su verdadera y profunda esencia, estas personas que conservan este anhelo son buscadoras natas, son hombres y mujeres que funcionan de una determinada manera pero que realmente no son así. Ese anhelo de volver a recuperar su esencia les ocasiona constantemente angustia, ése es el dolor del crecimiento, que surge tempranamente cuando amputamos nuestras almas dejando de ser para ser como nos dicen que seamos…Ese anhelo es el centro magnético y no debemos perderlo hasta que volvamos a encontrarnos con nuestra esencia y la recuperemos definitivamente de nuevo…

Vivir con miedo es difícil y encontrar un lugar en este mundo siempre conlleva traumas, sin embargo el dolor del crecimiento es de gran utilidad si sabemos cómo y cuando usar nuestras energías.


sK


                                                     



                                                

jueves, 7 de junio de 2012

AMANECE QUE NO ES POCO

Leí que para uno mismo no hay nacimiento pero sí amanecer. En ocasiones amanecemos tristes, a veces lo hacemos alegres y también nos ocurre que amanecemos sin sentirnos nosotros mismos. Sin embargo esto es en un sentido literal, amanecemos cuando nos levantamos después del sueño reparador y nocturno, pero también lo hacemos cuando después de mucho tiempo sentimos que algo trastorna nuestras seguridades, cuando entendemos que no estamos cansados de vivir sino de vivir de una determinada manera, lo hacemos cuando entendemos que el afecto puede ser terapia, lo hacemos cuando somos conscientes de que el aburrimiento y la prisa son formas de huída, lo hacemos cuando entendemos que estar descalzo es tener los pies en la tierra, en algunos momentos necesitamos un amanecer porque no tenemos modo de llegar a nuestras palabras, son  nuestras propias palabras pero nos faltan…Amanecemos cuando nos atrevemos a vivir por encima de nuestras realidades y no de nuestras posibilidades y también cuando tenemos muy claro que no tenemos sustitutos y que por lo tanto somos seres irremplazables.
¿Empezar o reanudar?... ¿Nacer o amanecer?...Pero siempre llover y llorar… Tal vez cuando no sabemos qué nos pasa es porque necesitamos un nuevo amanecer... Aunque tal vez sólo necesitemos compañía.

sK