domingo, 13 de enero de 2013

PERDIDOS, ABANDONADOS, MANIPULADOS...


Cuando nos inculcan que debemos vivir hasta morir, que la casualidad no existe y que diciendo sí al dolor éste desaparece, deberíamos ver en el libre albedrío el mayor regalo que se nos otorga al nacer, aunque ahora que lo pienso recuerdo que leí que la gente debería llorar cuando alguien nace, porque eso significa tener que comenzar de nuevo toda la tontería del vivir… En cualquier caso y siendo adultos son muchos los días en que nos gustaría ser  niños...Los niños no se sienten obligados a fingir o simular que todo va bien…Son muchos los días en los que estamos hartos de la monserga oída tantas veces y que no nos molestamos ya en escuchar, y en ocasiones llega un día también en el cual entendemos que son sobrecogedoramente importantes y trascendentes las elecciones, las posibilidades que escogemos, lo que decimos, lo que hacemos y lo que pensamos…Oí decir que si hay algo que lamentar es que la vida no dure más rato, sin embargo ¿para qué queremos que nuestras vidas duren más cuando lo que escogemos, lo que decimos, lo que hacemos y lo que pensamos es la voluntad o voluntades de otra persona o personas?.

Nos sentimos aniquilados y aplastados, llenos de temores que se inflaman a una velocidad de vértigo y no sé si bastará con hacer del tiempo nuestro amigo, pues dicen que con él las cosas se arreglan, con él y con paciencia, pero cuando el sufrimiento se alarga y no se consigue ver en él un regalo con una finalidad ¿qué hacer?… No se crece si todo es perfecto y lo que nos pasa son cosas de nuestra vida, pero no nuestra vida… ¿Qué nos falta por saber?...Todos tenemos dificultades existenciales: la soledad, la duda, la muerte, la sexualidad, la agresividad…Todos nos sentimos perdidos a la hora de afrontarlas o saber manejarlas, sin embargo cuando alguien manipula nuestro sentir nuestra dificultad se convierte en problema y cuando no somos conscientes de ello, nuestro problema es aún mayor, pues no somos los dueños de nuestra vida y además de estar perdidos, perdemos la gran oportunidad que con nuestro alumbramiento se nos concedió. Aquellos conscientes de esa manipulación ajena y que deciden así no ser dueños de sus vidas, probablemente de manera inconsciente estén adoptando una actitud de cobardía total ante su oportunidad, que por cierto se está agotando y que además es una opción respetable hasta el preciso instante en el que no hagan daños a terceros claro está, sin embargo, de una manera o de otra siempre andamos perdidos, buscando sin descanso, y cuando se nos concede una tregua, es fácil que pasemos de sentirnos perdidos a sentirnos abandonados.

Tal vez  nuestra condición de humanos nos lleva a andar perdidos, a sentirnos abandonados y a jugar a retorcidos y patológicos juegos manipulativos, sin embargo, creo que vida no hay más que una y por ello no podemos arriesgarnos a no entender estrictamente lo que esto implica en cuanto a pérdidas, abandonos y manipulaciones…Y digo estrictamente y estoy hablando de sólo una vida.

sK 


                                                     



                                        

4 comentarios:

  1. Creo que leí por algún sitio que el verdadero valor de la vida es que se acaba, que no disponemos de un número indefinido de días para realizar las cosas que nos hacen crecer.

    Un placer degustar lo que cuentas, que sirve y mucho.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Porque la vida es sólo una deberíamos evitar gastarla en cosas y con personas que no nos llenan lo más mínimo.

    Supongo que el sentirse perdido y abandonado viene un poco de hacer cosas que no disfrutas, de hacer nuestro el refrán de "al mal tiempo buena cara".

    El truco no está en vivir muchos años si no en disfrutar los que se nos concedan.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo más lamentable es la manipulación que nos inflingen y la aceptación a ello. La vida, no es ningún descubrimiento, está hecha de sufrimiento, fatiga y algunos momentos de felicidad. ¿que para qué queremos que nuestras vidas duren más cuando lo que escogemos, lo que decimos, lo que hacemos y lo que pensamos es la voluntad o voluntades de otra persona o personas? Porque merece la pena vivirla, tampoco hay mucho más.

    Me ha gustado tu reflexión!

    ResponderEliminar
  4. Da la impresión que cuando hablamos de manipulación damos por hecho que existe y que es imposible escapar de ella. Si eso es cierto, se diría que no tenemos opciones, o tal vez esta última afirmación no se sino otra forma de manipulación, y aún podemos escapar.

    Al fin y al cabo, como tu dices, es sólo una vida, y es nuestra responsabilidad ser capaces de hacer que esa vida sea, en mayor o menor medida, nuestra.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.