lunes, 21 de enero de 2013

¿QUIÉN TE LO CONTÓ?...-Relato-


Le enseñaron a no ser transparente, la transparencia es dadora de problemas así que se convirtió en un ser turbio y opaco, oscuro e impenetrable.
Creció mientras los demás debían adivinar su estado, descifrar su sentir, acertar sus opiniones y gustos reales, incluso algunos se veían obligados a constantemente tener que vaticinar sus acciones. Creció mientras los otros no podían ni tan siquiera imaginar que tenía amantes, además tuvo muchas amantes y nadie pudo suponer nunca que a todas ellas les dio luz, una fantástica luz turbia y opaca, oscura e impenetrable que les dio y les quitó la vida a todas, a todas ellas, a algunas en el sentido estricto de la palabra, a otras en el figurado. Nadie pudo suponer jamás que todas sus amantes creyeron ser felices, que creyeron gozar enormemente de su turbiedad y opacidad, de su oscuridad e impenetrabilidad, que creyeron disfrutar de esto hasta la disgregación de sus propios seres. Nadie pudo sospechar que todas sus amantes cayeron turbiamente enamoradas de él y que fue él mismo el que se permitió abandonarlas a todas ellas utilizando su ser y su sentir, turbios y opacos, oscuros e impenetrables como única excusa, causa y consecuencia de su mal y de todos los males ajenos.
Y en su féretro opaco y oscuro junto al hedor impenetrable de la muerte no cabía más vida oculta, ni más experiencias secretas, ni más amores malsanos; Y entonces le rodearon todas sus amantes, las fallecidas como opacas energías y las vivas cual impenetrables damas…Y así se fue como todos se van, con lo puesto, con los secretos inconfesables y con la contradictoria transparencia de la muerte, con el desconcierto y el desasosiego que su transparencia ocasiona…

Me lo contó él un día antes de su marcha definitiva, me lo contó porque sabía que definitivamente se iba…Me lo contó porque entendió que en definitiva alguien debía saber la turbia y opaca, oscura e impenetrable verdad de su vida.

sK


                                                      





                                                   

11 comentarios:

  1. Conozco a alguna de esas personas, y al final, no las conoces.

    Y es una pena, porque son buena gente, si de verdad hablasen de sí mismos.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Guauuu Sofya!! Que relato tan "Turbio y oscuro"
    La verdad, que me ha entristecido leerlo. Lo que no significa, que no me halla gustado :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. El drama que él mismo se crea se convierte en excusa para crear más drama, más dolor a su alrededor.

    Pero quizá tenga algo de razón en el hecho de que por norma se nos enseña a no ser transparentes. A golpe de palos y decepciones cada vez que te permites mostrar un poco.

    Me ha gustado este texto, un poco diferente a lo habitual del blog.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hay gente fría como el hielo y dura como el diamante. Supongo que cada cual se pone una coraza a su manera, pero hay que gente a la que la coraza ahoga de tal forma que consigue dominar todas y cada una de sus acciones.

    Es triste por dos lados: por la persona que lleva esa coraza, que nunca es feliz del todo porque nadie la conoce realmente y vaga de aquí y allá y para las personas que se cruzan en su camino, que como bien dices sufren su "luz turbia y opaca, oscura e impenetrable".

    ¡Un abrazo Sofya!

    ResponderEliminar
  5. Es una lección que cuesta aprender...hasta que ves que todo acabará por salir, quieras o no, por las buenas o las malas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola amiga!

    Acabo de visitar tu blog gracias al de un amigo también blogger, que conozco desde hace ya una temporada y quería pasarme por tu rincón para saludar, con tu permiso volveré.

    Hoy en día es complicado sacar tiempo para ciertas actividades como es el hecho de mantener un blog en activo, con todo el mérito que esto implica y me llena de alegría comprobar que todavía hay personas que se esfuerzan por hacerlo.

    Por eso lo primero de todo, me gustaría felicitarte por mantenerlo, renovando ideas y siendo fiel a un estilo personal, el que cada uno de nosotros de una u otra forma, tenemos.

    Es un gusto y una experiencia muy grata aprender de tanta gente que se encuentra en este mundillo, mi más sincera felicitación por contribuir con tu granito de arena a todo este mundo.

    Si te apetece puedes pasarte por felicidadenlavida

    Un abrazo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita Francisco, pasaré por tu blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hay gente que les sucede eso mismo a partir de una excesiva educación, del "qué dirán", del miedo a quedar mal, del deseo de sentirse integrados...

    Un abrazo!

    Jose.

    ResponderEliminar
  9. ¿Te lo contó porque eras una de ellas? ¿O lo hizo porque nunca lo fuiste?

    ResponderEliminar
  10. Drywater me lo contó porque yo nunca fuí una de ellas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bufff,que escalofrío! Diría que he conocido a ciertas personas como la que describes,pero a esas personas no se las conoce.Devoradores de Almas les llamo yo,siempre están cerca de la luz,pero al final su propia luz interior no alumbra nada. Lo más triste es que acaban por devorarse a si mismos de tal forma que llegado el final lo único que pueden hacer es confesarlo. No sé de cuanto lleno y cuanto vacío están compuestos cuando llega su momento...en realidad puede que no importe demasiado...a veces sí es demasiado tarde. Me alegra saber que fuiste confidente de sus carencias y no una víctima de estas:) Un abrazo inmenso preciosa!es un texto profundísimo!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.