miércoles, 8 de mayo de 2013

ERRANTE NO HAY CAMINO, NO NECESITAS CAMINO AL ERRAR -Relato-



Todos los días le veo pasar cabizbajo con su mirada oblicua que me observa y que me ve distorsionada, alejada de la realidad, alejadísima de la mía propia.
Todos los días pasa lento y dubitativo haciendo lentos los días ajenos y haciendo dudar a todos los que se cruzan en su agónico camino. Pasa como si los días no pasasen, pero pasa todos y cada uno de ellos de la misma manera, que podría parecer hasta ingrata e insensible a los dones de la vida.
Hace su recorrido como en una procesión más cercana a un ritual que a un paseo y a ratos hace paradas que mortifican a los que le observan por sentirse observados desde su mirada oblicua, tal vez cóncava o quizás convexa; Hace su recorrido  generando todo tipo de indecisiones, sospechas y suspicacias ocasionando fluctuaciones y vacilaciones existenciales a diestro y siniestro.

En su rostro grandes y profundos surcos que antes fueron arrugas delatan su edad madura, tal vez avanzada y sus ojos secos que ya no derraman lágrimas, son como dos luceros apagados que se clavan como el frío acero del asesino que aprovecha la oscuridad de la noche para convertir tu sueño en eterno.

No es un caminante, es el errante que eterniza todo lo que a su errar mira u observa, que convierte en dilema todo lo resuelto irresoluto, que transforma lo blanco en negro, la vida en muerte, la luz en oscuridad, aunque quizás en su errar si estás consciente puedas transformar lo que deseas en lo que necesitas, y si continuas consciente sabrás que para el errante no hay camino, pues no necesita camino al errar.

sK


                                                       


                                                 


7 comentarios:

  1. Para errar sólo necesitas un buen libro donde apuntar los errores para no volverlos a cometer.

    Y para los más gordos, un tatuador que sepa remarcarlos para que no se olviden ni debajo ni encima de la piel.

    Pero lo que más se necesita es una mano amiga que te ayude a levantarte cuando te tropiezas con ellos.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Errar es fácil y de humanos. Lo dífícil es dejar de hacerlo sabiendo cuales son los errores para no volver a cometerlos.

    Supongo que si dejas de creer en ti y encuentras en errar la solución te conviertes en el hombre gris chupa-alegrías que relatas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Nos equivocamos tantas veces...

    Me gustan las distintas lecturas de tu texto, muy profundo.

    ResponderEliminar
  4. Errar es tanto como caminar, respirar, ... vivir.
    Y nos afecta a todos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Entonces ¿es principalmente un problema de actitud?
    Un error es cuando se llega a un resultado distinto del deseado, así que supongo que la capacidad de errar está ligada a la de desear...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Tal vez Ehse, tal vez...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y sin embargo ya hay muchos caminos trazados, aunque supongo que las posibilidades son infinitas.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.