jueves, 23 de mayo de 2013

PENSANDO AQUÍ Y AHORA


Extraña esta primavera que parece ocultar informaciones apocalípticas… ¡Qué fácil sería no creer en nada!...

Cada vez más manipuladores en nuestro mundo nos están llevando al límite, son muchos, cada vez más y nosotros al límite, en un punto de no retorno tortuoso que se va estrechando a marchas forzadas, reduciendo nuestro espacio vital a una inquebrantable tortura desde la cual sólo podríamos hacer una cosa…Sólo una, ya no hay opciones…La solución es sólo una desde esa inquebrantable tortura.

Los manipuladores tienen una historia de aprendizaje deficitaria, son inseguros y de baja auto-estima, realidad que ocultan a la perfección. En el fondo temen a la evaluación social y en su infancia no les enseñaron valores como la tolerancia, el respeto al otro o el amor no comercial. Además fueron niños que desarrollaron un miedo atroz y visceral que les consume por dentro.
Los manipuladores acomodan las reglas a su propia conveniencia sin miramiento alguno y por esto, pueden resultar ser crueles, inhumanos y por supuesto incompetentes.

Supongo que los problemas se generan cuando algo o alguien se interpone en la consecución de nuestras metas. Y supongo también que la  gran dificultad del ser humano, en este sentido, reside en darle su justa dimensión a los acontecimientos que vivimos como problemas…

¿Qué jerarquía o dimensión le estamos dando a esta crisis provocada y maquinada por esta mafia perversa de manipuladores?, ¿tal vez la estamos minimizando?

sK


                                         



6 comentarios:

  1. Creo que esta crisis está despertando a muchos, en el sentido de al menos hacer que se nos remueva algo por dentro, provocando un cierto malestar al ver o darnos cuenta que nuestra habitual vida acomodada está siendo amenazada.
    Esto hará que cada vez más personas nos levantemos de nuestros cómodos sofás, sobre todo porque cada vez somos más los que somos conscientes de lo que aquí expones, Sofya.

    La solución, quién sabe!! Lo que si creo es que cuando se llega a un punto de inflexión, lo mejor es plantearse la re-evolución... (que no es lo mismo que la revolución, aunque esta también podría llegar a darse)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la palabra...Re-evolución aunque tal vez para llegar a ella haya que plantearse una revolución...

    Gracias por tu comentario Manu.

    ResponderEliminar
  3. Lo único bueno que puedo ver en esta crisis/estafa es que la gente está empezando a darse cuenta de que el estado no es un conjunto de individuos, sino de intereses. Empiezo a saber de mucha gente que está encontrando negocios alternativos, nuevas vías para crear algo sin los canones marcados por el estado, sin que la tradición nos imponga un losa.

    Me encanta la palabra Revolución, aunque no en forma de violencia, sino de cambio drástico, de reinicio, de golpe de efecto. La Re-evolución podría ser un efecto de la anterior.

    Gracias como siempre por estas reflexiones.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que el primer paso era darnos cuenta de la manipulación a la que estamos sometidos para poder escapar de ella y ser libres, al menos, por el momento, de pensamiento.

    Los manipuladores son aquellos que son capaces de cualquier cosa para preservar su modo de vida. Creo que deberíamos empezar a pensar igual.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Supongo que llega un punto en que la palabra "crisis" ya no suena tan crítica como sonaba en un principio, a fin de cuentas todo el mundo busca sobrevivir como buenamente puede y trata de ser feliz.

    Supongo que tanta manipulación ha llevado a apagar la tv, la radio y a dejar de leer periódicos a mucha gente lo cual "anestesia" todavía más y da más poder a los manipuladores para seguir haciendo y deshaciendo a voluntad. Creo que en cierto modo a ellos les interesa sembrarnos de noticias malas, cuando te acostumbras a lo malo nada parece "peor" que lo anterior.

    Pienso que mucha gente se está dando cuenta de que esto es un juego bien montado, ahora nos toca luchar contra el desánimo y creer que el no reendirse conseguirá que por fin la lucha merezca la pena.

    Todo tiene un límite y todo acaba estallando por un lado u otro. Y no será de forma violenta. Quizás la re-evolución venga dada por esas otras formas de hacer las cosas que mucha gente ya tiene en mente. Nuevas formas de hacer las cosas, nuevos negocios, menos bancos, menos multinacionales, menos poder de control sobre nosotros. Quizás estemos cada vez más cerca de ese "Humanismo" que el gran José Luis Sampedro vaticinó vendría después del "capitalismo".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. En el libro que me estoy leyendo los definen como gente tóxica.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.