sábado, 1 de junio de 2013

AÑICOS -Relato-

Se cayó todo de repente, todo cayó contra el suelo y con el impacto se hizo añicos el proyecto de vida, se rompió el amor, se truncaron los momentos especiales e irrepetibles, todo cayó con un estrepitoso silencio empapado de lágrimas y cargado de pena…Todo hecho añicos y en forma de pequeños átomos se desintegró salpicando el sentir y las emociones…Tocándolo todo, haciéndole tocar fondo.
Y así, rodeada de ésos átomos flotantes empezó a darse cuenta de que la vida era jodidamente trágica, tristemente compleja y lamentablemente breve. Y así, rodeada de esos átomos flotantes que parecían simular confetis o serpentinas, empezó a darse cuenta de que no era una fiesta, ¡no había fiestas, no habrían fiestas nunca más, o tal vez no en muchísimo tiempo!...
Sabía que tarde o temprano remontaría, esto no era nuevo en su vida, pero el hecho de saber que era algo único situaba la recuperación más en la tardanza que en la anticipación. De repente pensó que lo que es único debería ser intocable, nada ni nadie debería conspirar ni romper algo único. Y tocando fondo como estaba, comprendió que éste era sólo un pensamiento, su pensamiento, y que la vida en forma de cruda realidad había osado romper violenta y cruelmente ese algo único e irrepetible, que era suyo, mejor dicho de ambos, y que ahora estaba hecho añicos tan minúsculos que sería tarea imposible el recomponerlo o reconstruirlo ya que por su condición tan especial no sería factible una remodelación que hiciera justicia a tan puro y profundo amor.
Cayó y al tocar fondo sintió miedo…Se dio cuenta al intentar levantarse que estaba ya cansada de tantas luchas y que de momento iba a dejarse arrastrar por la caída…Una vez barrido el fondo se plantearía levantarse para continuar, por lo menos respirando.

(A todas aquellas parejas que por la crisis y la situación actual están viendo, han visto o verán caer y hacerse añicos sus proyectos de vida en común, su amor y sus momentos especiales e irrepetibles…Hay que resistir, la vida no tiene sentido sin amor).

sK 


                                                         



                                                  


                                                                                       

7 comentarios:

  1. A veces se rompen cosas que no esperabas y con ello todo se viene abajo.

    Supongo que muchas veces se rompe por la falta de paciencia y las ganas para luchar. Había una canción que decía "sin amor no hay futuro" me vino a la mente mientras te leía.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. la vida ES jodidamente trágica, tristemente compleja y (lamentablemente?) breve

    Cualquier cosa, por mínima o nimia que sea, puede dar al traste con todo. Lo importante, reconstruir los añicos y conformar una nueva.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada me ha recordado a uno de los personajes que una vez construí. Es difícil remontar el vuelo cuando las alas están rotas de tantas heridas. Aún así, el amor de los que te rodean es un "deber levantarse"; por ti, por ellos.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué habrá sido de aquello de "contigo pan y cebolla"?
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  5. El amor es una de nuestras grandes luchas personales, de las luchas por nuestra vida, y por muy bonito que sea, habrá veces que haya que luchar por ello.

    Sin embargo... creo que hay también veces en las que ya no merece luchar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Vivimos tiempos revueltos, una crisis global en muchos conceptos que nos muestra lo frágiles que somos y en las que las relaciones humanas, de toda índole, se ven afectadas. Cuando entre dos hay poco o nada es ahora cuando acaba existiendo menos... quizás mejor resolver al menos esa faceta.

    ResponderEliminar
  7. Es una entrada muy dura Sofya, pero gracias por el hilo de esperanza final. En efecto, a veces se tocan y se rompen cosas que jamás deberían destruirse, no porque fueran frágiles, si no porque eran hermosas. Pero piensa que...solo lo rígido se rompe.
    Saber reconstruirse es un arte, y por desgracia una necesidad en los tiempos que corren. Sin fortalezas como la tuya estaríamos perdidos. Saldrás, ya conoces el camino, y nunca se está lo suficientemente cansado como para no volver vivir. :)Tendremos nuevas heridas, viejas cicatrices...y más sabiduría. Un placer llerte amiga, como siempre. Tus entradas siem,pre me llegan de una forma especial. No dejes de creer nunca y nunca dejes de luchar :)
    Te dejo un abrazo más grande que todo lo malo que corre en estos tiempos locos que nos toca vivir!!!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.