lunes, 17 de junio de 2013

CÓMO, NO PORQUÉ

Una tarde cualquiera en algún auditorio de cualquier parte de España. Gonzalo es un gran orador y sabe cómo decir las cosas:

“Cambiamos de ropa, de coche, de casa, de móvil, cambiamos de amigos y a veces de pareja, cambiamos nuestras ideas y también nuestras opiniones. Estamos en continuo proceso de cambio y este estado nos facilita y nos dificulta el propio vivir, nos trae y nos quita problemas, nos somete y nos libera a una velocidad imparable e irrefrenable. Todo esto es un producto en alza, también es producto de nuestra inteligencia y nuestra disconformidad, incluso es producto del vacío al que estamos expuestos por el mero hecho de estar vivos, ¡porque tener vida no es sinónimo de sentirse pleno!, y este aspecto decadente y deprimente es el motivo de nuestro latir. Si cambiamos aspectos o cosas en nuestras vidas para sentirnos plenos es porque la sensación de vacío nos cansa y nos hace sentir incompletos, la cuestión es: ¿Cómo completarnos sin aumentar este vacío?, ¿cómo hacerlo sin auto-engañarnos?...¿Cómo? no ¿porqué?...A fin de cuentas y sabiendo que nuestros pasos nos llevan inevitablemente al vacío, deberíamos pensar que en ese punto las justificaciones del “porqué” no tienen cabida cuando lo importante es la manera o forma del “cómo” llegamos allí. Es volver al discurso de la calidad, en definitiva es plantearse: ¿Cómo estoy viviendo?”

Una tarde cualquiera en algún auditorio de cualquier parte de España. Lucas es un gran charlatán y sabe porqué ha asistido a esta conferencia.

sK

                                                





9 comentarios:

  1. Sólo somos realmente receptivos ante aquellos que nos preocupa o interesa.

    Este blog me interesa.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. El como y el por qué de esos vacíos que hemos sentido, sentimos y sentiremos, creo que no es la cuestión que nos tenemos que plantear... mejor sería que de alguna manera u otra, nos pongamos en marcha para llenar esos inevitables vacíos.

    Un abrazo, Sofya!!

    ResponderEliminar
  3. Lo que intento decir en la entrada es que será más fructífero fijarnos en el cómo llenar esos vacíos que en el porqué los llenamos, pues en el fondo cuando nos planteamos hacerlo, su llenado está ya más que justificado. No sé si ahora me he explicado mejor Manu,pienso que el porqué es también una forma de buscar culpables.Gracias por tu aportación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Supongo que es cierto que para rellenar los vacíos cambiamos una y otra vez, a veces llenándolos de otras cosas y otras veces topándonos con otros vacíos que antes no teníamos. Supongo que a ese continuo proceso de búsqueda se le llama vida pero es importante pararse a pensar cómo estamos viviendo para saber a dónde nos dirigimos. A nadie le gusta estar eternamente perdido.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El cómo siempre importa, las formas. y es que, hacerlo de una manera o de otra hace que ese vacío vuelva a aparecer o finalmente se llene para siempre.

    Por otro lado, en cuanto al porqué, creo que es importante saber porqué existe ese vacío, y no porqué lo lleno.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  6. Si Sofya, te explicaste muy bien y en la entrada también. Gracias por ofrecerme una segunda oportunidad :)
    Otro abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Siempre he creído que el "cómo" es más importante que el "por qué", porque recuerda más a un "a dónde" sin destino, porque se parece más a un viaje. Yo prefiero zambullirme en el vacío, que así uno no tiene nada que llenar. La búsqueda acaba cuando uno se da cuenta de que sólo es el juego repitiéndose. Lo demás... viene solo. Perdona, Sofya, que igual estoy desbarrando por tu blog.

    ResponderEliminar
  8. En absoluto Jorge, me alegra que te animes a comentar y a exponer tus opiniones...
    Muchas gracias, un saludo.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.