sábado, 29 de junio de 2013

NOS IREMOS SOLOS PERO NO DE VACÍO

Cuando nos marchemos definitivamente, aunque en ese preciso instante alguien nos acompañe, el sentimiento de soledad debe ser cuanto menos inevitable, tal vez incluso pueda ser devastador. Realmente esa compañía podrá reconfortarnos y convertir la escena en un momento de bella tristeza inolvidable para el que se queda y se despide de nosotros, sin embargo, nos vamos solos pero no de vacío. Con nosotros nos llevamos lo nuestro, nuestros sueños, nuestras emociones, nuestros pensamientos, experiencias y momentos…Todo…Aquel día de playa en familia, aquella escapada romántica de fin de semana a París, aquellos días de fiesta en Ámsterdam, aquel dolor irreparable ante la pérdida de los que marcharon antes que nosotros, la felicidad esperanzadora ante el nacimiento de otros, los éxitos y los errores, los encuentros y los desencuentros.

Nos iremos solos con un equipaje tan valioso como peculiar, y por ello dejaremos un vacío en las vidas de los que se queden porque algunos de ellos habrán compartido con nosotros ese material que será nuestro equipaje y nos lo llevaremos definitivamente, dejando aquí para los que nos hayan querido y se queden, recuerdos…Sólo recuerdos…Del día en la playa, del fin de semana en  París, de los días en Ámsterdam, del compartir tristezas y alegrías…Sólo recuerdos…La importancia de esos recuerdos es que por su categoría y su peso nos convertirán o no en seres inmortales, y esto desde luego supera con creces las expectativas que en nosotros mismos podemos tener depositadas como especie y como humanos que somos, tan dignos como indignos, tan merecedores de lo bueno como de lo malo…Y tal es la categoría de esos recuerdos, nada que debamos infravalorar aunque supongo que lo importante es que nos dejen y nos vayamos en paz.


sK


                                                              



                                                          

7 comentarios:

  1. Yo no creo en almas inmortales ni otras vidas, pero siempre he sostenido que lo que dejamos en los demás es lo que nos hace, de un modo u otro, eternos. Cuando todos los que nos conocieron se vayan, nosotros seguiremos en gestos, sonrisas o formas de pensar. En eso consiste, en mi opinión, vivir.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Aiiiis Sofya… menuda simbiosis jejeje! Vengo de publicar una entrada en la que hablo del fin y de la permanencia y justo me encuentro con esta maravilla de reflexión tuya :)
    Nunca nos vamos de vacío, tampoco estoy segura de que nos vayamos tan solos...quién sabe. Al final quizás no se trate de lo que dejamos o nos llevamos, si no de lo que somos.
    No somos una mentira, tampoco una verdad...somos una ilusión...y la ilusión SIEMPRE permanece en el alma de los que la han conocido.
    Preciosa y emotiva entrada!!! : )
    Un abrazo inmenso!!!

    Puede que no petendamos ser verdad

    ResponderEliminar
  3. Irse en paz... suena tan lógico y tan inalcanzable a un tiempo. Pero tienes razón: la vida es una pirámide de recuerdos.

    Gran reflexión. No vale ponerse metafísicos. :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Como Ladrón, opino que los recuerdos que más importan son los que dejamos aquí.

    Me ha gustado la idea de que el vacío que dejamos en los que se quedan es producido por la parte de recuerdos que nos llevamos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Dicen que hay que vivir la vida de tal forma que cuando te marches los demás lloren tu muerte y tú seas capaz de sonreír. Supongo que es una definición de dejar huella, que al fin y al cabo es lo que nos hace eternos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Me has emocionado y hecho soltar más de una lágrima, pienso demasiado en este tema, y sobre todo el los recuerdos, es algo tan liviano y a la vez con tanto peso e importancia. Me ha gustado muchísimo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que te hayas emocionado Patricia.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.