miércoles, 9 de octubre de 2013

REDUNDAR EN LA ESPESURA

Ando liada con otro proyecto y tengo un poco abandonado el blog, sin embargo veo que me seguís leyendo y que cada día leéis las numerosas entradas que hay en él, yo también leo a los que tenéis blog y desde luego quiero deciros que no tengo pensado abandonarlo, simplemente estoy volcada en otras cosas. Así pues y hoy que estoy más relajada voy a intentar plasmar una espesura de pensamientos que rondan por mi mente y que tal vez por su espesura sean difíciles de digerir…A estas alturas eso no me preocupa, pues ya conocéis mi estilo de escritura y desde luego la idea es deciros que sigo viva y que aunque no escriba en el blog sigo pensando.

Somos seres incompletos y nos completamos en las interacciones con los demás…Sin embargo existen relaciones que nos ocasionan un terrible vacío y nos cuestionan hasta los cimientos de nuestra personalidad, convirtiendo nuestras experiencias en fracasos, cuando lo realmente saludable es la consideración de la vida y de sus vivencias como lecciones con cuyo aprendizaje se puede y se debe crecer. En el crecimiento personal es posible dotar a la vida de un existencialismo positivo y enriquecedor, que lejos de hacer desvanecer, logre elevar el sentido de esta experiencia a un nivel muy superior, aunque en ocasiones pueda significar un gran o grave amago de indeterminación absoluta. Y es en la espesura de tal indeterminación cuando la duda puede alcanzar cotas insospechadas de belleza, una belleza primitiva aunque no reconocida, una belleza enriquecedora que podría remontarse a los orígenes de nuestra especie y a las dudas que a todos los niveles, existieron entonces. En este transcurrir no lógico, las transformaciones y metamorfosis de todos los sistemas constitutivos de la aldea global, han llevado ritmos diferenciados, diversificados y dispares que contradictoriamente han desembocado en un proceso de homogeneidad humana, cuando la heterogeneidad y la diversidad son las facilitadoras de un enriquecimiento integral. 
Así pues, nosotros mismos, agentes del cambio también nos hemos convertido en sujetos pasivos, por cuanto podríamos hacer y sin embargo no hacemos, tal vez no somos conscientes de la importancia de la alimentación de esa belleza existencial... Yo creo que se pueden evidenciar serias dificultades para desenvolvernos acordes a este menester y esa evidencia resulta patética a la par que lógica puesto que la inteligencia y la racionalidad características del animal humano no dejan de convertirlo tanto por activa como por pasiva en una especie aparte: “la bestia humana”, esto además nos caracteriza y nos descaracteriza generando confusiones a muchos niveles, sobre todo a nivel emocional. 
De otra parte me asustan las escasas dosis de auto-conocimiento, pues son tan amplias y extensas las posibilidades que se nos abren con el pleno empleo de nuestras mentes, con el buen uso que no abuso de nuestros pensamientos, con el compartir que no partir nuestras emociones…Son tantos los frentes que pueden o podrían abrirse conociéndonos más a fondo.
Y visto lo visto, sin desdeñar lo que por ver queda podríamos plantearnos un serio proceso de saneamiento mental, un recurso existente pero sin explorar con cuya conquista mermaríamos el nacimiento de esos bloqueos, causantes del crecimiento malsano y nocivo de la persona como ser humano que piensa y siente…

¿Porqué no creer que esto es posible?.

sK


                                                                         


                                                                    

8 comentarios:

  1. Pienso que hay mucho miedo de conocerse a uno mismo, y quizá ese miedo es el que nos impide saber realmente lo que podríamos llegar a conseguir.

    Cuídate.

    p.d.: Para no tener tiempo, vaya reflexión te has marcado, jeje. :-)

    ResponderEliminar
  2. Tal como apunta Ladrón, yo también creo que hay mucho miedo en conocerse a uno mismo. Quizás porque hay personas que no saben sobrellevar ni aceptar la realidad.

    El diálogo con uno mismo es necesario, pero requiere cierto entrenamiento para no quedarse simplemente en la superficie. Hay que ahondar todo lo que se pueda. Si nos conocemos mejor nosotros mismos seremos más felices.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues... yo creo que hay mucha gente tóxica por ahí y no quieren cambiar o no se dan cuenta de su mal, porque afecta a los demás pero no tanto a uno mismo.

    ResponderEliminar
  4. En la espesura de la vida es importante no flaquear por mucho ánimo y actitud positiva que uno tenga, es una lucha continua contra los elementos.

    Suerte con tus proyectos.

    ResponderEliminar
  5. Normalmente se estigmatiza la duda, cuando en realidad es la base del crecimiento; nada nuevo va a salir de aquello que ya conocemos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Desde luego lo primero es conocerse a sí mismo, y después, aprender a no ser nocivo para los demás. Es demasiado corriente encontrarse a gente vacía, cómo dices, y creo que si fueran mejor amigos suyos y se quisieran más podrían tener sentimientos honestos y sinceros con los demás. Demasiadas veces aquello de "estar solo entre tanta gente". Gracias por sacar tiempo y escribir, y hacernos pensar. Un abrazo y suerte en tu nuevo proyecto :)

    ResponderEliminar
  7. Uf!! Qué artículo más completo!! Creo que con tu afán por descargar todas las ideas acumuladas, has hecho, a mi entender, un resumen de un manual de crecimiento personal muy bueno. Aquí tienes los ingredientes para redactar unos 10 artículos o capítulos! Me encanta que pienses así y des al crecimiento personal el crédito que se merece. Hace falta más gente que piense como tú. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu visita y por lo que me dices Cecilia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.