lunes, 2 de septiembre de 2013

SEPTIEMBRE Y LA RUTINA

Van pasando los días sin casi darnos cuenta, y resulta que cuando somos conscientes del paso del tiempo acuden a nuestras mentes recuerdos que nuestros hemisferios cerebrales se encargan de guardar celosamente en lo más profundo de sus simas. Estos recuerdos no suelen emerger por miedo al vértigo que ocasiona la velocidad con la que se  pasan nuestras vidas, y esto no es más que un mecanismo de autorregulación, pues a fin de cuentas el pasado es historia y poco más podemos hacer al respecto…Bastante tenemos ya cuando sin pedir permiso, determinados recuerdos se instalan en nuestras mentes provocando con suerte, un sentimiento de impotencia y con desgracia una tristeza nostálgica de muy difícil consuelo y con la que resulta bastante complicado convivir.
Creo que en este transcurrir pasamos inconscientes la mayor parte del tiempo, ya que nuestros actos o acciones, en su mayoría, no son más que programaciones que nuestras rutinas establecen en su monótono y estandarizado proceder, y creo además, que este proceso de estandarización no nos permite llegar ni alcanzar los recovecos de nuestra esencia, tal vez identidad…¡ Pero es que  en el camino perdemos tantas cosas, perdemos a tanta gente!...No se pueden sacar constantemente fuerzas de flaquezas, ni podemos poner siempre buena cara al mal tiempo, no podemos creer eternamente que palos a gusto no duelen, porque duelen…Duelen muchas cosas, y tienen que doler, de lo contrario nunca aprenderíamos ya que inevitable y trágicamente nuestra especie aprende más y mejor de las penas y de las tristezas que de las alegrías y la felicidad efímera de la que es dueña.
Será la rutina la que me ha traído hasta aquí, será mi reflexión una alternativa a la rutina, será que la rutina no es tan mala como la pintan, pero en cualquier caso pienso que deberíamos valorarla más , pues su existencia tiene más sentido del que creemos, tal vez incluso el sentido de nuestra existencia tiene mucho que ver con nuestras rutinas…Tal vez no…Sin embargo creo que podemos sacarle más partido y no quedarnos sólo con la dura monotonía que sin lugar a dudas implica.

sK