domingo, 17 de noviembre de 2013

ES DIFÍCIL

En un mundo en el que todo está inventado es difícil no dejarse llevar por el desencanto. En un mundo en el que se crean constantemente submundos es difícil no sentirse ajeno. En un mundo en el que todo cuesta y nada se ajusta a lo que necesitamos, sino a lo que queremos, es difícil sentirse vivo respirando como respiramos la muerte de nuestros valores y principios. En un mundo en el que nada es lo que parece y la cultura de la apariencia es la que triunfa, es difícil no perder nuestra identidad, pues la esencia se pierde muy pronto. En un mundo en el que no necesitamos respuestas porque todo se sabe, es difícil encontrar el sentido a la vida. En un mundo en el que nadie tiene tiempo para lo que realmente importa y faltan horas para dedicar a las prácticas de superficialidades, es difícil creer en uno mismo.

 En un mundo en el que cada día tiene veinticuatro horas, hay luna y sol, seres vivos y naturaleza, es tan difícil ver como se destruye día a día la especie humana, tan dotada como está y tan despojada como se encuentra… Hoy se podría haber logrado un mundo en el que fuera difícil el desencanto, y la creación de submundos, un mundo en el que sería difícil sentirse muerto por ver morir nuestros principios y valores fundamentales, sería difícil perder nuestra identidad por haber perdido nuestra esencia y por supuesto sería difícil el hecho de no encontrar sentido a la vida, ni creer en uno mismo, sin embargo, en el mundo que hemos creado es difícil considerar que nuestra especie sea la más avanzada, resulta difícil hasta imaginar que pudiera serlo. 

Y… ¿Quién dijo que fuera fácil construir un mundo así?, tal vez es probable que resulte difícil para nuestra especie este tipo de construcción ideal o tal vez idealizada, sin embargo no resulta difícil en nuestro mundo idealizar o imaginar otro mundo mejor ¿verdad?...¿Porqué hacer esto resulta tan fácil?... El hombre ha construido este mundo que tenemos lleno de dificultades para no dejar de soñar ni de idealizar, y es así como nuestra especie vive y crece con sueños alcanzables o inalcanzables pero sobre todo interminables.

 sK