miércoles, 22 de enero de 2014

EL VUELO DEL COLIBRÍ

Siempre aparece y surge de la nada de una manera inesperada y sorpresiva. Sólo quiere saber de ella, hablarle y oír de nuevo su voz. Emerge justo en el momento en el cual podría darse una respuesta afirmativa, justo cuando ella está sola y se muestra con sus mejores intenciones desde un afecto incondicional, humano y cargado de emociones auténticas y duraderas.

¿Podría tratarse de un amor romántico, tal vez de uno verdadero?...

Surge y entonces juega a seducirla de nuevo con sus danzas, como un colibrí macho despertando el interés de la hembra, dejando de lado las numerosas negativas de ella, las diferentes aventuras con otros hombres, en otros brazos y en otras sábanas…Agita las alas de sus encantos para facilitar el cortejo, llevando sus genuinas emociones al límite de lo mentalmente soportable, en un vuelo arriesgado y supersónico hacia un sentenciado vacío lleno de negativas e imposibilidades. Y en este vuelo osado se siente expuesto ante ella que no cede y no arriesga jamás, sin embargo nunca da por perdido su vuelo ni por inútil su danza, llegado el momento y ante el nuevo cortejo fracasado, se retira orgulloso de su intento fallido y regresa a esa nada de la cual volverá a surgir cuando ella se encuentre sola tras otra nueva ruptura, desengaño o desencuentro…

Y aparecerá justo en ese momento en el cual pudiera darse una respuesta afirmativa. Y mientras tanto, desde la nada  cuidará y acicalará sus plumas para que la siguiente danza y el siguiente vuelo supersónico, aunque probablemente sin frutos, por lo menos sirvan para poder seguir dejándola a ella admirada y tremendamente sensible ante él, y esa manera suya  de expresar incondicional e intemporalmente unas emociones tan íntimas e intensas, pese al transcurrir del tiempo, pese a las negativas, pese a que hayan otros hombres, pese a todo y pese a todas las cosas incluso pese a que ella no le quiera nunca…Jamás.

sK


                                                    


                                                               

7 comentarios:

  1. Quizá no le quiera de la misma manera que él a ella, pero estoy seguro que cuando inviertes tanto esfuerzo en una persona que merece la pena, ese esfuerzo no se pierde en el vacío.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Amor incondicional es lo que siente y ofrece él a ella.
    Un abrazo Sofy!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y merece la pena? ¿en el tiempo que ella está con otros que hace el colibrí? Tal vez vivir una no vida imaginándose al lado de ella.

    Sinceramente, creo que cuando el amor sólo va en un sentido, por mucha ternura que inspire, el más perjudicado siempre es el que intenta cortejar. Pero bueno, dicen que quién sigue la consigue ¿no?

    ¿Quién no fue colibrí alguna vez? y que conste que a mí me lo han contado...jajaja.

    Un beso Sofya, ¡a cuidarse!

    ResponderEliminar
  4. Prefiero el respeto y la aceptación de la realidad, desgraciadamente el mundo está lleno de gente que ha visto muchas de esas películas en las cuales un hombre, a base de insistir, acaba llevándose a la chica como si de un ataque por saturación se tratara (y más jodido es el rollo ese de aprovecharse de un bache personal). Si el amor no es libre, no acabo de entenderlo bien...
    ¡Un abrazo! ^_^

    ResponderEliminar
  5. Hay tanta formas de llegar al amor que no rechazo ninguna, sea aleteo de colibrí o vuelo de águila.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. perseverar en el amor es una buena lección aprendida.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. No sé si sentir pena o admiración por el colibrí, un poco las dos cosas. Está claro que no todos los aleteos son correspondidos, pero se me hace tan tierna esa imagen, los intentos de ser un pañuelo, un par de muletas, las excusas y las oportunidades buscadas y a veces casi forzadas para intentar "conseguir" algo tan valioso como el amor... El problema es justo ese, que no se puede conseguir, pero sí que se puede cuidar y trabajar, o eso pienso yo. El colibrí perseverante para mí ya cuenta con unos puntos de ventaja, aunque tenga alas pequeñas, lo importante es lo que quiera cubrir con ellas.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.