viernes, 24 de enero de 2014

LA AMAZONA SILENCIADA -Relato-


-¿Porqué me miras así Mónica, qué estás pensando?...

Mónica observa en silencio a Alejandro y en su rostro una ligera sonrisa la hace aún más bella, con su larga melena anaranjada y rizada cayendo desordenadamente por sus hombros mira al joven enfermero que todos los días con sus cuidadas manos la asea paciente y esmerado con esas esponjas de hospital que al humedecerlas con agua sueltan jabón. Alejandro es especial, tendrá unos treinta años, es mucho mayor que ella y es delgado pero de complexión fuerte…Mientras la arregla le cuenta cosas de su propia vida para que ella se entretenga, respetando su silencio y haciéndole esbozar siempre alguna sonrisa, pues Mónica tiene una sonrisa que alegra el día a cualquiera y Alejandro se dio cuenta de este detalle nada más conocerla, por eso  todos los días trata de verla sonreír…

-¡Hoy hace una mañana muy desapacible, así que no te pierdes nada!

Ella le observa en silencio y entonces, de repente, su mente que es la única parte de su cuerpo que no está dormida se activa y empieza a imaginar…

Mónica se imagina fuera del hospital en una cama del que podría ser el apartamento de Alejandro, se imagina sobre él mirándole moviéndose hacia adelante y hacia atrás mientras él le acaricia los pechos, se imagina un sinfín de juegos eróticos y sensuales en los que juntos exploran, a veces tranquilos y otras veces más vivos en la excitación mutua…Ella mujer cazadora y guerrera descendiente del dios de la guerra Ares, con sus pequeños pero prietos y fuertes muslos rodeándole decidida, imagina que con una cabalgada salvaje, él dominado por su maestra de juego, descubre sensaciones en el excitante vaivén que le llevan a un estado de nirvana, liberándolo de todos sus sufrimientos y procurándole un placer perverso, que sólo una joven amazona de dieciséis años como ella tan diestra y habilidosa podría proporcionarle…

-Algún día tendrás que empezar a hablar y a contarme qué piensas cuando me miras de esa manera Mónica…

El enfermero sonríe y añade…

-En un rato volveré para moverte un poco y cambiar tu postura.

Mónica le observa en silencio con una sonrisa. De repente tocan a la puerta y una mujer de mediana edad asoma la cabeza:

-¡Buenos días!
-¡Hola Isabel!
-¿Qué tal Alejandro?
-Mira, terminando de momento con Mónica.

Isabel le hace un gesto al enfermero y ambos salen dejando la puerta entreabierta. Isabel es la psicóloga del centro médico que han asignado a Mónica y le pregunta a su compañero Alejandro:

-Tengo el informe, me han dicho que fue un accidente de tráfico.
-Sí.
-¿Qué ocurrió?
-Murió su hermana de veinte años y ella se ha quedado tetrapléjica, además desde el accidente no ha vuelto a pronunciar palabra.

Isabel entró en la habitación y empezó a trabajar con Mónica. Con el tiempo la chica empezó a hablar y a comunicarse expresando así sus emociones y su impotencia ante el trágico accidente; Sin embargo, hubo un día en el que lloró mucho cuando por iniciativa propia le contó algo a la psicóloga, ésta cuando llegó a su casa se encerró en su dormitorio y lloró también desconsoladamente pidiéndole a su familia que por favor no la molestasen…

-Isabel soy virgen, y además ahora soy una persona tetrapléjica completa, ¿cómo convertirme en una amazona y tener devastadores y explosivos orgasmos igual que otras mujeres?... ¡Dime!... ¿Cómo?...

La joven rompió a llorar…La terapeuta cogió sus manos y mirándola en un reto cargado de afecto y ternura le dijo:

-Mónica tu eres una mujer guerrera, ya eres una reina amazona que además está batallando en una guerra que sólo una mujer de tu fortaleza y flexibilidad puede ganarle al propio destino. Lo demás es solamente cuestión de indagar y buscar cual o cuales van a ser a partir de ahora tus puntos erógenos…Cielo, recuerda siempre esto, es tu cuerpo el que duerme, tu cabeza y tu mente están totalmente despiertas, tienes todo el poder a tu disposición.

La joven miró a la psicóloga y sonrió, con lágrimas en sus ojos resultaba aún más bello su rostro, entonces a sus dieciséis años lo pudo entender todo:

“Era una amazona, justamente lo que ella siempre quiso y siempre soñó ser”.

sK






                                                  



                                              


                                          



                                          


                                                             







11 comentarios:

  1. No sé ni qué decir, estoy con lágrimas y pensando en encerrarme como hizo Isabel al volver a casa. Una historia muy dura, muy dura. Me ha destrozado ponerme en la piel de Mónica. Hay niveles de injusticias, y los de este tipo me derrumban.
    Me ha recordado a la película "intocable", si la has visto sabrás porqué, si no, te recomiendo encarecidamente que la veas, es de hace un par de años.Sin embargo esto, de tan puro, se me hace mucho más difícil y desolador.
    Hay que ser muy fuerte y valiente para poder ser una amazona así.

    Un abrazo Sofya, tremendo que hayas sacado esta historia así y con esa fuerza.

    ResponderEliminar
  2. No he visto la película "intocable", pero tendré que verla, ya me la habéis recomendado diferentes personas y eso será por algo...
    Un abrazo Patricia y gracias por comentar incluso con lágrimas en tus ojos.

    ResponderEliminar
  3. Al igual que Patricia te recomiendo encarecidamente esa película. En cuanto al relato creo que algo se me ha roto dentro y pocas veces alguien me rompe algo dentro...La vida es una putada a veces.

    Un abrazo enorme, no me sale decirte nada más hoy. Gracias por hacernos sentir.

    ResponderEliminar
  4. Pienso que cuando algo se rompe por dentro es porque la certeza hace su acto de presencia y también pienso que es algo que debemos aprovechar...Gracias por tu comentario tan sentido Oski...(¡Ah! sé que te recompondrás así que me alegro de que mi historia haya sido una de esas pocas veces en las que alguien te ha roto algo dentro).

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Excelente y emocionante relato, Sofya!! Felicidades.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Duro, muy duro, pero muy bello; y cierto. Hace poco vino a vernos un jinete parecido a la cárcel.

    ResponderEliminar
  7. Tiene razón Isabel, Mónica ya es toda una amazona, su lucha diaria le hace ser guerrera, fuerte y.........soñadora. Precisamente por poder soñar habrá días que hollara las más altas cumbres y otros que se hundirá en los pozos más profundos. El poder de la mente es terrible. Isabel, la psicóloga tendrá que ayudarle mucho con ese órgano.

    Una muy buena historia sofya, muy dura, pero muy buen relato. Fíjate, me ha puesto triste hasta a mi!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Una historia compleja y difícil, pero leerla de tus dedos me ha resultado maravillosa. Quizás porque tienes ese lado optimista que hace que todo resulte posible.

    Gracias por esta historia y por escribirla tan bien.

    Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti Ladrón de Guevara por todo lo que en tu comentario me dices...Muchas gracias...

    Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  10. Siempre he pensado que, en cuestión de erotismo, el cerebro sigue siendo sin duda el órgano más importante. Con tiempo y aprendizaje, no habrá nada que no pueda lograr esta amazona.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.