viernes, 17 de enero de 2014

MÁS DIFÍCIL TODAVÍA

Como en el circo, en ese juego retorcido del “más difícil todavía” nuestras existencias van adquiriendo mayores niveles de complejidad.
Sin embargo no es ningún juego y no debería ser tan complejo vivir, es tan sólo una la oportunidad que se nos brinda y así la estropeamos incluso aprendiendo de las dificultades, pues el gasto ingente e indecente de nuestras energías y esfuerzos nos dejan en ocasiones tan abatidos física y emocionalmente, que el periodo de recuperación se traduce en una cantidad importante de tiempo del que no disfrutamos del presente, por vivir añorando un pasado que ni está ni volverá…Y en este punto nuestras vidas siguen pasando, los relojes siguen marcando las horas…Las horas siguen pasando y nuestras vidas ¿qué?...

Las estructuras social, política y económica empeoran aún más las circunstancias y nuestras mentes empeñadas en moverse en círculos constantes y perversos no se deciden definitivamente por el famoso y ansiado “cambio de chip”.
Es más sencillo de lo que parece, seguro que sí, simplemente dejar de lado antiguos y obsoletos esquemas, valorar lo auténtico y genuino de las relaciones y de lo que ciertas personas nos ofrecen desde la autenticidad de unas emociones profundas y sinceras, que no esperan nada a cambio, o tal vez sí… Afectos, cariño o algo de amor….Interesante y reconfortante intercambio ¿no?.

Es más sencillo de lo que parece, seguro que sí, aunque en ocasiones la vida es como un circo y en ese juego del “más difícil todavía” nos convertimos en tristes payasos que no saben valorar lo que realmente es importante, y ciertamente estos payasos en los que nos convertimos no tienen ninguna gracia, ninguna, sin embargo, siempre hay ocasiones en las que necesitamos ponernos una nariz roja para con nuestra triste actuación aprender que la vida no debe ni puede ser tan compleja.

sK


                                                          



                                                           


                                                                  


6 comentarios:

  1. Yo creo que cada uno es responsable de quién es. No utilizo esto para justificar posibles malos actos bajo una carcasa de legitimidad del tipo "sabías a lo que venías" porque no sería sino la vil manipulación de una buena idea. Pero sin embargo sí me es útil para transformarme y, de alguna forma muy particular, transformar todo lo que me rodea. En vez de ser payasos, podemos simplemente disfrutar de la vida, que es como un chiste buenísimo y con un poco de todo.
    ¡Un abrazo! ^_^

    ResponderEliminar
  2. Nos convertimos en "tristes payasos" cuando nos dejamos vencer por las circunstancias.
    Cuando ocurre esto, siempre es bueno recordar que; soy yo y mi circunstancia... A partir de aquí, solo depende de a quién le prestamos nuestra atención.
    Parece sencillo, y lo es :)
    Un abrazo sofya!!

    ResponderEliminar
  3. pretenden distraernos de lo verdaderamente importante. asi es mas facil controlarnos

    ResponderEliminar
  4. El gran problema es que nos han quitado la red, pero debe continuar la función.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Tomarse la vida un pelín menos en serio.
    Es complicado pero supongo que es la solución a muchos de los problemas que se nos presentan. A fin de cuentas, como ya dijo alguien, no vamos a salir vivos de ella.

    Disfrutemos mientras podamos ¿no?

    Creo que a veces nos empeñamos en complicarnos y en lugar de tomar lo fácil y que probablemente nos haría felices vamos por el camino que está lleno de baches y tropiezos, creyendo que la meta será más satisfactoria, aunque muchas veces nos rindamos a mitad y cambiemos de camino una y mil veces.

    Cuestión de perspectiva supongo.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  6. Hay veces que pienso que la única manera de tomarse la vida en serio, es tomándose la mayoría de las cosas a broma. Así, el más difícil todavía se convierte en una parte más del chiste.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.