miércoles, 5 de marzo de 2014

ENTERRADA VIVA -Relato-

Acababa de abrir los ojos y se sentía muy cansada, su cuerpo estaba entumecido y torpe, abrir los ojos  y seguir viendo tanta oscuridad le sorprendió mucho…Para su estupor pudo apreciar que sobre ella, muy cerca de su cabeza y de todo su cuerpo tenía una plancha de unos dos metros de largo forrada en tela blanca, tal vez era raso, quizás fuera seda…


         -¡No es posible, estoy dentro de un ataúd!


Una sensación de pánico y calor atroces recorrieron su cuerpo mientras sus manos torpemente comenzaron a inspeccionar en la oscuridad, dando golpes hacia arriba, intentando levantar la tapa de la caja…


         -¿Estaré enterrada también?... ¡Si es así, no hay mucho que pueda hacer!...Y aunque estoy más o menos sana, no creo que pueda aguantar mucho aquí dentro… ¡Socorro, que alguien me ayude!...


Al gritar sentía que su sensación de agobio iba en aumento, y esto le provocaba taquicardias, así que decidió no chillar más…


         -Aún si lograra abrir el ataúd, sellado a probablemente casi dos metros de profundidad, la tierra con su peso y densidad no permitiría expandirse a mi pecho y de poder moverme la tierra entraría en mi boca y en mi nariz bloqueando mi respiración… ¡Es terrible!, y ahora recuerdo que a lo largo de la historia muchas personas fueron enterradas con vida…Aunque viendo el lado positivo, la muerte por un entierro prematuro no debe ser muy dolorosa, supongo que conforme se acabe mi oxígeno me quedaré como somnolienta hasta caer en un sueño profundo, mi corazón dejará de latir y mi cuerpo morirá…

De repente y ante la idea, una procesión de lágrimas acudió a su rostro acompañando a lo que venía a ser su propio sepelio y además, eran el puro reflejo de una clara impotencia y de una tristeza tal vez inusitada en ella…


         -¿Y quién querría hacerme algo así?...Porque, creo que me han dado algo para poder introducirme en la caja, me han drogado para hacerlo, me siento como desorientada… ¿Quién ha podido ser?... Mi hermana no sabe que manipulé a mi madre para que me favoreciese en el testamento, y mi madre no sabe que la engañé para ello…Ismael ignora que tengo una aventura con mi compañero de trabajo…No sé si alguno de mis vecinos se habrá enterado de que del presupuesto que aceptamos para la reforma en la comunidad yo me llevé una comisión, en teoría no debía saberlo nadie…Tampoco me consta que mi sobrino Daniel se haya enterado que de la compra de su piso también me llevé un pellizco clandestinamente…¿Será que mi amiga Maite se ha enterado de lo de aquella noche con su marido?...¿Y si mi compañera Raquel ha descubierto que yo me encargué personalmente de destruir su proyecto para que no le diesen aquel ascenso que finalmente me quedé yo?...Porque, no creo que mi jefe haya descubierto que lo de mi última baja laboral de casi ocho meses era un chanchullo con mi médico, no, no creo, él no es mal pensado, no habrá investigado…¿Quién querrá esta experiencia tan terrible para mí?...¿Quién?...


No sabía exactamente la cantidad de oxígeno disponible pero lo que sentía era que empezaba a faltarle el aire, no se encontraba bien, y además ahora la claustrofobia hacia su acto de presencia más claramente, sus latidos estaban cada vez más acelerados, notaba excesiva sudoración generalizada, empezaba a tener temblores, náuseas, mareos, terror y pánico, estaba muy aturdida y entonces en un último intento claramente sin razón de ser, decidió impulsarse hacia arriba con todas sus fuerzas, y al hacerlo impactó contra la tapa y al grito de “¡Socorro!” despertó sentada y sobresaltada en su cama. Ismael se despertó también y encendió la luz:


         -Tranquila nena, era una pesadilla.


Ella le miró y se sintió desvanecer, ya sabía la respuesta, ya sabía quién quería esa experiencia tan terrible para ella…No era su madre, ni su hermana, ni Ismael, ni su amiga Maite, ni su compañera Raquel, ni su sobrino Daniel, ni ningún vecino, ni su jefe…Era simplemente su conciencia.


sK


                                                          




13 comentarios:

  1. Y a esa no se le engaña, ¿verdad? Me ha gustado mucho. Muy Poeiano. (¿Se dirá así?)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si, así se dice Drywater...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Olé! No me esperaba ese final.

    Muy bueno, Sofya.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. No me extraña que tuviera remordimientos de conciencia... Buuf, menuda vida tan agitada.
    "No hay mejor almohada que una conciencia tranquila"
    Me gustó tu relato, Sofya. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno, Sofya!

    La tarea más difícil es descubrir que hay vida antes de la muerte... que nos corresponde a nosotros dar un sentido a nuestra existencia y no ir a golpes. Que solo muramos una vez porque hemos hecho de nuestra vida una historia y no hemos ido a golpes de otros, respondiendo a situaciones ajenas...

    Besote!

    ResponderEliminar
  6. Madre mía...qué sensación tan angustiosa la de ser enterrado vivo...

    Cuando no eres un santo la conciencia acaba por ser tu ataud. Supongo que no se puede ir engañando a todo el mundo y pisoteando a los demás sin que eso tenga sus consecuencias a largo o corto plazo. Aunque lamentablemente creo que hay gente que no tiene conciencia, o si la tiene, se pone de acuerdo para no apretar las tuercas lo más mínimo. ¿Crees que hay personas capaces de manipular su propia conciencia? Yo sí lo creo.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Claro que lo creo Oski, no hay barreras para la mente humana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Angustioso... y concienciador. Me has hecho pensar mucho, Sofya, como siempre. Es un buen momento este para hacer examen de conciencia y meditar sobre qué pensaría yo metida en ese ataúd... Como te dicen por arriba, muy Poe, nada más empezar a leerlo he pensado en él, hace tiempo que leí sobre esto y otros cuentos.
    Abrazos grandes :)

    ResponderEliminar
  9. Si lo pienso me atormentan dos cosas: qué sería de mis seres queridos, que no iban a saber de mí, la primera... y la segunda... ¿podré darme la vuelta? A mí me resulta más cómodo estar boca abajo :)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Yo perdí la conciencia hace mucho, pero sé que existe y a veces suele hacer daño.
    Muy buen relato.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  11. Un buen texto, voy a mirar más bajo la falda de este blog.

    ResponderEliminar
  12. Mu, muuu mala persona, ni los gusanos la hubieran querido. ¡Lastima que no fuera cierto! esta vez me hubiera alegrado. Muy bueno, como todos, vamos un rato mas.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.