martes, 1 de julio de 2014

EL PODER

Desde que escuché el tema de Patti Smith, “People have the power” quedé fascinada, hace ya mucho tiempo de eso y siempre me ha gustado…En diferentes momentos de mi vida he entonado el famoso estribillo, eso sí, acompañado de algún baile improvisado…La cuestión es que el otro día volvió a surgir…Yo sola en casa entoné el famoso “people have the power” y me permití uno de esos bailes míos improvisados, nada que ver con el también memorable ballet del programa “Aplauso”, pero hizo su papel ya que después me reí a gusto de las tonterías que a veces hago, y cuando me senté en el sofá, para continuar con la lectura de la novela que ahora tengo en la mesilla de noche y que había trasladado allí, de repente pensé: El poder, ¿qué es lo que da poder?...

El status, el dinero, las religiones, la información y el conocimiento, las influencias, la representación de cargos altos, medios y mediocres, los apoyos, el sexo…Una enumeración de tristes obviedades, tal vez realidades a las que además podríamos dar nombres y apellidos desde todos los ámbitos posibles, habidos y por haber, el ámbito mundial o internacional, el nacional, el autonómico y el local o municipal.

Sin embargo pienso que hay otras consideraciones en esto del poder, algo así como una visión más periférica del mismo… ¿Qué hay del poder de los sueños?... ¿Y del poder del amor?... ¿Qué decir del poder de la amistad?...Sin olvidar el poder de la mente ni el de la inteligencia, en cualquiera de sus modalidades (lingüística, emocional, musical, lógica-matemática, espacial, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal )…¿Qué hay del poder del silencio?...¿Y del poder del adiós?...En esta enumeración existiría un ámbito claro y predominante, el personal. Ese que anda más descuidado porque no se le dedica el tiempo y la atención necesarios ni cualitativa ni cuantitativamente hablando. Ese que olvidamos consciente, inconsciente o mecánicamente porque trabajamos de afuera para dentro y no desde dentro para expandirnos hacia afuera….

Pienso en el poder que tiene una noche estrellada, o en la brisa cuando balancea las ramas de los árboles, el poder del mar enfurecido o también su gran poder cuando está en calma…Y pensando estas cosas, sólo acude a mi mente una pregunta muy presente en mí últimamente: ¿Tenemos lo que nos merecemos?...

¿Conocéis  el tema de Barry White titulado “The right night”?, pues ahora mientras escribo este post lo estoy escuchando, y no me cabe la menor duda de que es una canción con un poderío bastante considerable…En cualquier caso Patti Smith tampoco va muy desencaminada cuando en su canción menciona  la importancia  del poder del pueblo, a ver si tomamos buena nota.

sK


                                                                  






22 comentarios:

  1. el señor draghi asoma, dice un par de frases, y la bolsa baja o sube a nivel mundial, con todo lo que eso conlleva. un poder triste y obvio, de esos que mencionas. una religión te impone el celibato para ser miembro activo de su club, no puedes relacionarte íntimamente con las personas, porque no, porque así lo quiere dios. otro triste poder obvio. a mi también me gustan más los poderes periféricos, no sé, el poder de una sonrisa, el poder de una canción, el poder de la gente, ese me gusta mucho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo Raúl, gracias por pasarte :)

      Eliminar
  2. Si supieras las veces que me pasa eso con tanatas canciones...sigo escuchando paralisis permanente..leño..cualquiera de mi época...y grupos de distintas connotaciones...un saludod esde Murcia...me despido cantanado a Joaquin sabina..qeu tambien me gusta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sin música, no sé, es difícil imaginar la vida sin música, ¡imposible!

      Saludos desde Alicante alp!

      Eliminar
  3. Muy buena la reflexión que te surgió al escuchar a Patti Smih! Y si te soy sincero, al leerte esta mañana me sirvió de inspiración para publicar en mi espacio :) ... Gracias!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasaré luego a ver esa inspiración tuya Manuel, gracias a ti siempre.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Creo que todo y todos tenemos poder. El secreto está en saber utilizarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sigo a Patti hace muchos años, su música y la profundidad de sus letras, del mensaje, sin embargo el día a día nos acaba demostrando que todo suena más a Barry White.

    People have the power ¿?... por la noche, me parece a mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sus canciones tienen siempre mensaje.

      Gracias por pasarte Sergio!

      Eliminar
  6. Reitero lo que he dicho en tu otra entrada. Esto hace honor al título de tu blog, con lo que escribes se aprende y mucho para la vida.
    Texto intenso y profundo, lleno de poder, y de hacer pensar.
    Un besazo Sofya.

    ResponderEliminar
  7. muy pero muy buena reflexión.

    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy, pero que muy agradecida.

      Abrazos Carlos!

      Eliminar
  8. Es tan amplio el Titulo-pregunta que podríamos decir infinidad de cosas. Como bien tu dices existe el poder de los sueños. el poder del amor. el poder de la amistad, el poder de la mente y un etc muy grande, todos ellos como una dulce caricia del poder.. Pero me temo que en el mundo en el que vivimos los que valen más y los poderes más poderosos son los poderes políticos, para desgracia nuestra. Ahí entran en acción el poder del control, el del imperio, del dominio y jurisdicción que un hombre dispone para concretar algo o imponer un mandato. Así, el poder se relaciona con el gobierno de un país o con la herramienta en el que consta la facultad que un ser humano le otorga a otro para que, en representación suya, pueda llevar a cabo un cierto plan. Es decir que el poder tal como lo entendemos y funciona, es una posesión o la tenencia de algo, como por ejemplo y maldito ejemplo: "tengo la sarten por el mango".
    Se que existen poderes extraordinarios sumamente positivos, pero desgraciadamente el que he nombrado es el que manda este puñetero mundo.

    Voy a escuchar a Patti Smith y su "la gente tiene el poder" a ver si me hace soñar.

    Un beso Sofya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Arkaitz.
      Felices sueños!

      Un beso :)

      Eliminar
  9. Me gustaría haber podido ver por una rendejita ese baile tuyo, qué bien se lo pasa usted Señorita Sofya, y bien que hace... muy buenas reflexiones, muy poéticas, aunque estos tiempos son malos para la lírica, como decía la canción y uno no puede permanecer mucho tiempo en las nubes, o le bajan de un batacazo... Besicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayss!, es que son bailes muy íntimos...¡Pero bueno! lo mismo un día....Ya veremos ya...¡Verás cómo te ríes!...

      Besitos Señorita Uve!

      Eliminar
  10. Probablemente tenemos muchas cosas que nos merecemos y otras que no han dependido de nosotros. Aunque el pasotismo y el mirarse el ombligo al final traen consecuencias que no controlas, el problema es que cuando todo va bien, a nadie se le ocurre pensar en esto. Y ahí queda mi comentario en cuanto al tinte social.

    En cuanto a los bailes improvisados de salón he de decir que son lo mejor, sobre todo cuando después de un rato te ríes tú solo de la cantidad de tonterías que se te ocurren pero ¡qué nos quiten lo bailao! (a lo mejor se inventó para esas ocasiones)

    Y ojalá aprendamos a mirarnos más por dentro antes de mirarnos por fuera.

    Salud y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que está dentro de nosotros y no somos capaces de verlo....No puedo estar más de acuerdo con tu exposición...¡Que nos quiten lo bailao!.

      Un abrazo Oski!

      Eliminar
  11. Pues si estoy muy de acuerdo. Tenemos el poder que es la fe en si mismo.es mas profundo de lo que la gente cree. Buenisima entrada.Un cálido saludo.

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.