lunes, 7 de julio de 2014

PROFUNDIDAD...

La del mar…La de un refugio clandestino…La de las cavilaciones de una inteligencia inquieta…La de una conversación en la que haya una comunicación que transite por las emociones…La de la intimidad de mirarse a los ojos y acercar los rostros…La de esas tristezas a las que tanto tiempo cuesta encontrar una razón…La de las arenas movedizas…La de una felicidad triste que se traduce en un malestar de muy difícil comprensión…La de un dolor físico…La del dolor emocional…La de un abísmo geográfico…La de un abísmo mental...La de una pesadilla de la que no se puede salir…La de la memoria…La de las emociones…La de los traumas…La del sufrimiento…La de la penetración en el acto sexual y la fusión resultante, cuando el sexo no es concebido como un medio de descarga neurótico disociado del afecto…La del silencio…La del sueño…La de la muerte…

¡Y todo esto, señora y puerca superficialidad, es lo que usted necesita saber!

sK


                                                  

18 comentarios:

  1. a la superficialidad no le interesa saber estas cosas, probablemente, le basta con pasar de puntillas. quien quiere la perla, sin embargo, tendrá que sumergirse hasta al fondo, en lo profundo, llegar a la ostra para tratar de abrirla luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante y bonita analogía Raúl :)

      Eliminar
  2. Aún así no se va a enterar, la superficialidad no escucha ni atiende a rezones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Sergio, muy cierto, yo me conformo con que de una manera literaria se pueda ver la diferencia que hay entre vivir de un modo o hacerlo de otro ;)

      Eliminar
  3. ¡Te faltó la profundidad de una entrada!

    Un abrazo Sofya :)

    ResponderEliminar
  4. De un tiempo a esta parte sólo lo profundo me llena (eh, sin intenciones sexuales jajajaja).

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja ja...¿Y, cual sería el problema?....Ja ja ja...
      En serio, pienso que en la profundidad de las cosas que nos ocurren están las lecciones de vida, y además hay que ser muy capaz y ser muy consciente para captarlas y aprenderlas, no es tontería...

      Un beso majo!

      Eliminar
  5. todo está bien Sofya, pero sin olvidar que en ocasiones la profundidad puede llevarnos al abismo......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí LAO, pero desde lo superficial también se cae en el abismo, se me ocurre ahora el mundo de las adicciones, cuando la persona utiliza su adicción como un canal de desconexión o para no llegar a la profundidad existencial por mil motivos, y entonces, cae en un abismo desde esa superficialidad elegida. Supongo que tanto desde un sitio como desde el otro, lo importante es el trabajo personal y la auto-gestión de las emociones, las energías, las actitudes, las experiencias etc, etc...Gracias por tu aportación, así vamos haciendo camino...Gracias.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Alguna vez hay que sacar la cabeza a la superficie para tomar aire!

    Profundidad y superficialidad pueden convivir y complementarse. No me imagino un mundo sin una conversación banal junto a a unos amigos, en una terraza veraniega, (por ejemplo) sin nada más que esperar ni preocuparte en ese momento superficial.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es José, cada una cuando toque!, como dicen los orientales, hay que buscar el camino medio.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Bien es poner a esta señorita en su sitio, se la da tanta cancha en esta sociedad que su prepotencia crece por momentos... lo triste es que tanto ella como los que la practican no lo entenderán jamás...

    Besicos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien!, clara y contundente Señorita Uve, me gusta lo que dices y cómo lo dices.

      Besitos :)

      Eliminar
  8. "cuando el sexo no es concebido como un medio de descarga neurótico disociado del afecto…" ¡brillante!, ¡¡excelente, ¡¡fantastico!! no se de donde sacas estas cosas, eres una artista de la pluma. ¡Bravo!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.